Última actualización: 14.06.21

 

La raza Pug o carlino está asociada a un can de tamaño pequeño, sociable, divertido y muy travieso, que puede ser un excelente animal de compañía. Sin embargo, el Pug está atado a una serie de características que debe conocer cualquier persona interesada en criar perros carlinos.

 

Cuando se trata de animales de compañía, los perros y los gatos suelen ser las opciones más populares.

En esta oportunidad, revisaremos todo lo concerniente a una raza que ha sido capaz de enamorar tanto a niños como a adultos, gracias a su aspecto particular y gran actitud: el Pug carlino.

De esta manera, podrás conocer sus cualidades y requerimientos más a fondo, permitiéndote cuidar adecuadamente de tu mascota o también tomar la decisión de si adoptar un cachorro carlino o no.

 

Origen de la raza Pug

La raza carlino también es conocida como Pug y sus orígenes se remontan a 2.000 años atrás, específicamente en China, cuando fue desarrollada a través del cruce de otras razas por emperadores que se encontraban en la búsqueda de una mascota refinada.

No sería sino hasta el siglo XV cuando personas fuera de la realeza china pudieron poner un collar para perros en su propio Pug, ya que la raza se extendió gracias a unos comerciantes holandeses que la trajeron a Europa.

Su tamaño, carácter y curioso hocico pronto lo convirtieron en una raza conocida y, hoy en día, se encuentra dentro de las 30 más populares en todo el mundo.

 

Características físicas

Un perro Pug carlino es de tamaño pequeño. Su cuerpo suele ser regordete y corto, pero musculoso. Tiene un pecho amplio y patas cortas. Sin embargo, una de sus características más llamativas es su cara.

El Pug negro o de cualquier otro color, siempre tendrá un rostro achatado, grande y redondo sin hendiduras con un hocico corto. Los ojos siguen el mismo camino siendo también grandes, redondos y muy expresivos, lo que los convierte en un aspecto característico de la raza.

En cuanto a las orejas, estas suelen ser de tamaño pequeño, delgadas y pueden clasificarse en dos tipos según los criadores de Pugs: orejas rosas dobladas hacia atrás y orejas de botón plegadas hacia adelante.

Por su parte, la cola del carlino es enroscada sobre la cadera y, generalmente, forma una especie de letra Q, debido al tipo de vértebras en su columna.

Si revisamos la talla de un perro Pug, lo aceptado por la Federación Cinológica Internacional es que mide entre 25 a 28 centímetros y pesa entre 6,3 a 8,1 kilogramos, aproximadamente.

Pelaje del carlino

Cuando revisamos el pelaje de un perro Pug, nos encontramos con que su pelo es fino, liso y suave. Pueden existir en diversas tonalidades de color, tales como negro, leonado claro, plata y albaricoque, manteniendo un estilo neutro en general.

Para su cuidado, se recomienda acostumbrar al Pug desde pequeño a aceptar el cepillado, ya que resulta crucial para su limpieza y, al tener un carácter mayoritariamente tosco, podría ser complicado hacerlo cuando sea adulto.

Asimismo, un carlino negro o de cualquier otro color de pelaje común, generalmente puede tirar bastante pelo, pero si cumples con, al menos, una sesión de cepillado semanal, podrás minimizar esta problemática y ayudarás a que mascota disfrute de un pelaje sano, sedoso y brillante.

 

Temperamento del Pug

El perro carlino se caracteriza por tener un carácter dócil y muy juguetón, convirtiéndose en una opción ideal para familias. Sin embargo, requiere mucha atención, ya que son extremadamente sociables y el descuido puede generar rápidamente episodios de ansiedad.

También son considerados como encantadores considerando lo expresivos que pueden llegar a ser, gracias a sus características faciales. En cuanto al trato con niños, lo más recomendable es que sea con niños grandes, considerando el nivel de atención que necesitan.

Por otro lado, cabe destacar que se llevan bastante bien con otros animales y pueden mostrarse recelosos con personas desconocidas, lo que los hace buenos perros de alerta.

Por último, un detalle importante para conocer es que, durante los primeros años de vida, el Pug será muy activo, pero después del 5to año, probablemente su ritmo comience a disminuir, ya que comienzan a preferir la tranquilidad y el reposo.


Alimentación y cuidados

La alimentación de un pug cachorro puede basarse en pienso seco formulado especialmente para su edad y requerimientos físicos. Sin embargo, es muy recomendable tratar que el animal siga una dieta controlada, ya que su estatura y contextura rechoncha lo hace propenso a padecer obesidad.

Al mismo tiempo, la cantidad y componentes del alimento deben evaluarse en base a la cantidad de actividad física que realiza el animal, considerando que se trata de una raza de interiores.

Riesgos y enfermedades

Antes de decidir comprar un carlino o adoptarlo, es importante que consideres los riesgos propios de la raza.

Los perros Pug presentan características físicas y fisiológicas que los hace propensos a sufrir problemas respiratorios, principalmente debido a su característico hocico achatado.

Además, hay que tener en cuenta que está catalogado como un perro de interiores, ya que los cambios bruscos de temperatura pueden afectar directamente su salud y hacerlo sufrir un golpe de calor.

Otro detalle que se debe conocer antes de tener un pug bebé son sus ojos. Dada la cara plana, estos sobresalen un poco más que en otras razas, lo que los hace sensibles a sufrir de sequedad.

 

Expectativa de vida del perro Pug

Los carlinos pueden tener una esperanza de vida relativamente longeva, ya que alcanza los 13 a los 15 años siempre que el can no se vea afectado por las enfermedades congénitas propias de la raza.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments