Última actualización: 30.07.21

 

Aunque el bulldog francés es una raza ampliamente conocida en todo el mundo, muchas personas no saben cuáles son sus características más importantes; algo esencial para aprender a diferenciar al canino entre los demás perros, considerando no solo su apariencia física, sino la forma como se comporta este hermoso ejemplar.

 

Quienes desean tener la compañía de un perro en casa, seguramente ya han considerado tener un bulldog francés o tal vez lo hagan al finalizar esta lectura. Se trata de uno de los perros más cariñosos y pacíficos que podrás encontrar, lo que explica el hecho de estar entre los preferidos de los amantes de las mascotas. 

Para tener una idea clara de cómo son estos perros y porqué podría ser conveniente elegirlos, enumeraremos la mayor cantidad de aspectos posibles sobre ellos, abarcando desde su origen, hasta cuánto vive un bulldog francés, su personalidad, necesidades, etc.

 

Procedencia e historia

Aunque hoy en día hacen alarde un carácter pacífico, esto no siempre fue así, ya que los supuestos predecesores de esta raza, los bulldogs ingleses, eran criados para participar en peleas de perros y en la actividad conocida como bullbating, cuya traducción sugiere el acto de hostigar toros. De hecho, el nombre del bulldog francés viene de este término anglosajón.

Esta raza pertenece a la categoría de perros molosoides, debido a su estructura física. No obstante, su origen no ocurrió sino hasta mediados del siglo XIX. Entre los ancestros del bulldog francés se mencionan a los terrier y a los doguillos; habiendo registros de la fundación del primer club dedicado a la raza en 1880, en París, mientras que, a finales de ese siglo, se introdujeron los primeros ejemplares en Inglaterra.

Alrededor de 1888, la raza tenía su propio estándar bastante claro, de modo que ya no podía confundirse con la del bulldog inglés, y su recepción por toda Europa y América fue tornándose mucho más amplia.

Aspecto físico

Es el cuerpo compacto y musculoso lo describe mejor al french bulldog, como se le conoce en inglés. Por tanto, no es raro que se le considere con bastante fuerza. Claro está, el nivel de fuerza que le permite su pequeña estatura de unos 30 centímetros. En cuanto al peso del bulldog francés, puede ir desde los 8 hasta los 14 kilos aproximadamente.

Para quienes se preguntan por rasgos físicos específicos, deben saber que un cachorro bulldog francés o un perro adulto, tendrá las famosas orejas de murciélago que permanecen levantadas hacia arriba y una cabeza cuadrada con hocico relativamente ancho pero corto, al igual que su cola.

Por ejemplo, para separar los tipos de bulldog francés, solo basta con agruparlos de acuerdo a su pelaje, el cual puede encontrarse en una amplia variedad de colores. Los más representativos son tal vez el bulldog francés blanco y negro, o el de tonos como el azul, marrón, crema; incluso hay ejemplares que mezclan estos colores.

Asimismo, el bulldog francés blanco y el bulldog francés negro resultan muy atractivos por tener apenas un color puro. Este mismo caso ocurre con el bulldog francés gris que, por no ser tan común, llama mucho la atención de quienes lo observan.

 

Comportamiento y personalidad

Cuando se trata del bulldog francés, el temperamento es de las características que más gusta en quienes piensan tener una mascota. Esto porque suelen describirse como cariñosos, inteligentes, de fácil adiestramiento y con mucha calma.

Aunque su presencia puede no ser tan imponente respecto a otras razas, a estos perros se les describe como muy valientes. Asimismo, son una de las razas más recomendadas para vivir con niños, debido a todos estos rasgos dóciles y agradables de su personalidad.

Puede decirse que un bulldog francés es un perro de ciudad, ya que es bastante silencioso, al menos en lo que respecta a los ladridos. No obstante, puede que por las noches sus ronquidos no pasen desapercibidos fácilmente.

En cuanto a su adiestramiento, se recomienda impartir las directrices desde que sea un bulldog francés bebé, ya que podría tornarse más difícil hacer que cambie de hábitos cuando llega a la adultez. Por otra parte, este animal se relaciona bastante bien con los otros perros, le gusta jugar y su instinto de caza es bastante bajo.

Cuidados y necesidades

En el bulldog francés la esperanza de vida es de 9 a 11 años, pero para lograr esto se deben tener varios cuidados. Lo primero a considerar es que su salud y condiciones no son tan simples como su forma de ser. Así, por la forma de su rostro, la mayoría suele tener problemas respiratorios.

Este factor es lo que causa los ronquidos por la noche, algo que se considera tierno mientras el perro es un cachorro, pero después puede llegar a convertirse en un grave problema de salud. Igualmente, por su limitación para respirar, los paseos con el bulldog francés pueden ser diarios, pero deberán ser más cortos, para evitar el cansancio excesivo.

En algunos perros, pueden surgir problemas de la vista, específicamente el llamado ojo cereza, un defecto hereditario que podría requerir una cirugía. Generalmente, son animales de vista delicada, así que una corriente de aire fría en sus pupilas puede causarles incomodidad.

Respecto a su pelaje, solo basta con darles baños regulares a los perros y, en caso de que tengan pliegues pronunciados de piel, se deben limpiar con periodicidad. Esta misma recomendación aplica para sus orejas. Asimismo, los bulldogs no toleran mucho el calor, de modo que necesitan descansar siempre en un área fresca y despejada.

Para alimentarse, el ingrediente principal de su dieta debería ser la carne, así que asegúrate de que se incluya en su pienso, independientemente de si es húmedo o seco. Los cachorros, por otro lado, pueden necesitar alimentarse unas cuatro veces al día, mientras que los adultos comen al menos dos veces. 

Los problemas estomacales también pueden ser otra patología a la que están expuestos estos perros, así que deben ingerir piensos con pocos cereales. En todo caso, estos factores deben ser guiados por un veterinario y dependen de varias condiciones específicas del animal.

Una vez que sabes cómo es un bulldog francés, no olvides que debes tener a mano un arnés para perros, ya que será indispensable para realizar los paseos y, finalmente, queremos concluir que puedes elegir esta raza sin miedo, pues si recibe los cuidados de salud necesarios, el perro te acompañará por muchísimos años, brindándote el amor que esperas dar y recibir.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS