Última actualización: 15.05.21

 

El gato azul ruso es una de las razas más antiguas, siendo reconocida desde la creación de la felinología. De temperamento dócil y tranquilo este felino se adapta muy bien a la vida con humanos, siempre y cuando sea desde temprana edad, estableciendo un lazo fuerte con quien se sienta más identificado.

 

Aunque no se conoce de manera concreta el origen del gato azul ruso, basados en la información disponible, se cree que comenzó en el norte de Rusia; siendo introducido en Inglaterra a partir del año 1.860 por marineros británicos procedentes de la ciudad portuaria rusa Arcángel. De allí que en un principio se conoció como gato arcángel.

Después de la segunda guerra mundial la supervivencia de esta raza estuvo en peligro, por lo cual sus criadores recurrieron al cruce con otras razas como el siamés azul. Posteriormente, recibe su denominación oficial a partir de 1.939 y en los años 60 se prohibió su cruce, retomando así sus características originales.

 

Características físicas

Este gato estilizado y majestuoso es de tamaño mediano, llegando a pesar de tres a cinco kilos. Cuenta además con patas alargadas y cabeza cuneiforme. Su hocico también es corto con elevada base de los bigotes y ojos grandes almendrados de color verde intenso.

En cuanto a su pelaje es corto de doble capa y de tonalidad gris azulada con reflejos color plata. No obstante, algunos criadores presentan ejemplares blancos y negros. Pero, oficialmente estos colores no han sido reconocidos dentro de la raza.

Carácter

Los gatos azul ruso son de temperamento tranquilo. Si se dejan con su madre y hermanos durante sus primeras doce semanas de vida su tendencia a socializar estará muy desarrollada; siendo así, sencillos de introducir dentro de un grupo familiar humano.

A pesar de ser apacible, el gato azul ruso puede ser muy juguetón cuando es cachorro, por eso es recomendable que tenga un compañero felino para sus juegos, y si es enseñado desde que llega al hogar puede resultar muy bueno con los niños.

Sin embargo, su carácter sociable y leal no impide que le guste pasar ratos en soledad, sobre todo para descansar. De igual manera, huye de las visitas y cuando hay reuniones en la casa.

Por otra parte, se debe estimular su inteligencia con juegos, por ejemplo, con la búsqueda de bocadillos. Además, cuando es adulto, es bueno que mantenga una actividad física moderada para preservar su aspecto atlético.

 

Cuidado y salud

El gato ruso se caracteriza por ser saludable y contar con un estado físico corpulento. Aun así, debe tener un control veterinario por lo menos una vez al año y recibir las vacunas correspondientes según la edad.

Su pelaje es fuerte, pues gracias a su doble capa pierde poco pelo y produce menos glicoproteína Fel D1, que es un alérgeno, por lo que es una raza apropiada para convivir con personas que padecen alergias. Además, el aspecto afelpado que le da el subpelo convierte el acariciarlo en un placer. Sin embargo, es bueno peinarlo por lo menos una vez a la semana para sacar el pelo suelto.

Otro aspecto a tener en cuenta es el cepillado de sus dientes de manera frecuente con un cepillo y pasta dental especial para gatos. Otro punto importante en su higiene es la limpieza de sus orejas.

 

Tipos

Debido a la diversidad de lugares donde se establecieron los criaderos, cada uno dio puntos específicos para esta raza. En Europa se distinguen los tipos inglés, escandinavo y continental.

El inglés presenta una contextura fuerte, ojos no tan grandes del mismo color verde intenso y su pelaje es de un tono más oscuro. El escandinavo también es robusto, con el pelaje un poco más claro y el reflejo plata bien definido.

Por su parte, el continental es más pequeño, con patas alargadas, ojos grandes y el tono de su pelo azul claro plateado. El tipo americano es un tanto distinto, tiene una figura más compacta, ojos de forma redonda ligeramente pálidos con orejas de diferente tamaño y almohadillas redondas en las patas.

Dieta

Desde que el gato azul ruso es bebé debe recibir una alimentación equilibrada;  esto a fin de garantizar su crecimiento y futura salud. Al ser llevado al hogar se le debe tener preparada el área donde comerá con algo del producto que acostumbra comer, el cual se le debe ir cambiando gradualmente con la dieta requerida en cada etapa de su vida.

Un aspecto importante a tomar en cuenta es el ceñirse a las cantidades de alimento recomendadas por edad y peso, pues al excederse podría convertirse en un gato obeso. Asimismo, el agua limpia no debe faltar junto al tazón de la comida.

Su dieta no debe complementarse con las sobras de la mesa, lo recomendado es una dieta BARF, esto es algo parecido a lo que comería en estado natural como: carne cruda, vísceras, huevo, huesos y algo de vegetales crudos. Cuando el gato azul ruso cachorro comienza a beber agua significa que su estómago ya no puede digerir la leche, a partir de ese momento se debe sustituir su fuente de calcio por productos derivados como yogurt o queso fresco.

En tal sentido, la comida para gatos industrial o procesada es la mejor opción. Pero, se debe estar atento a los componentes del producto. Lo mejor para el azul ruso es que se elija un pienso bajo en proteínas (25%-30%), ya que cuando es muy alto puede dañar los riñones.

Resaltante también es revisar el porcentaje de otros componentes químicos como colorantes, conservantes o aromatizantes. Por ejemplo, es conveniente tener en cuenta que hay algunas algas cuyo uso frecuente en las fórmulas de comida para gatos puede alterar el tono de su pelo.

Al elegir esta raza de gatos, vas a conseguir un compañero fiel, apegado al grupo familiar, elegante, sereno y tranquilo, aunque sin dejar de ser juguetón y travieso, pues es un gato. Y, si lo acostumbras desde temprana edad será un gran aliado en los juegos de tus niños.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments