Última actualización: 24.08.19

 

La imaginación no tiene límites y puede ser desarrollada de muchas formas, como en el caso de las decoraciones, de esta manera, podemos encontrar objetos singulares que fueron creados por el ingenio de las personas a partir del reciclaje. Tal es el caso de una pecera diseñada usando un ordenador obsoleto de la reconocida marca Apple, específicamente el iMac Apple G3, que fue convertido en el iMac Aquarium. En este artículo te daremos detalles de sus características y proceso de creación.

 

Si te preguntas por qué fue utilizada específicamente esta marca y modelo de monitor, entonces debes saber que principalmente es debido a su diseño de carcasa transparente, que a pesar de haber sido un equipo lanzado al mercado a finales de los años noventa, todavía hoy es considerado como uno de los monitores más llamativos de la historia de la marca.

En este sentido, esta pecera no solamente es un artículo único, sino que también es un proyecto amigable con el medio ambiente, porque en su fabricación son utilizadas diversas piezas que ya no cumplían ninguna función y estaban listas para ser desechadas. Sin embargo, las razones que llevaron a crear una pecera en el interior de este ordenador son más interesantes.

 

Historia de la pecera iMacAquarium

Jake Harms es el creador de esta innovadora y particular pecera, la idea surgió después de que en su lugar de trabajo le pidieran deshacerse del mencionado equipo, debido a que no cumplía con las condiciones necesarias para seguir funcionando de manera óptima en la oficina.

Sin embargo, Jake prefirió llevárselo a su casa en vez de tirarlo, porque pensó que podría encontrar una forma de sacarle provecho. En este sentido, estaba en lo correcto, ya que el resultado fue realmente singular y creativo. Después de inspirarse en imágenes encontradas en diferentes páginas de internet, decidió fabricar su propia pecera.

Al finalizar con la fabricación se dio cuenta de que el resultado había sido mejor de lo esperado, por lo que fabricó otra pecera a petición de un amigo cercano y a partir de allí el objeto fue ganando popularidad hasta que las personas alrededor del mundo comenzaron a interesarse por su diseño.

 

 

Las 5 mejores características de una pecera iMacAquarium

Esta pecera cuenta con 5 grandes características pensadas para brindarles a los peces un lugar cómodo y agradable para habitar. De esta manera, puede destacar por encima de otros modelos elaborados a partir de materiales reciclados, de hecho, es considerada por muchos como la mejor pecera elaborada con material reciclado.

 

1. Recipiente

Una de las piezas principales de esta pecera es su recipiente, por ser el sitio que albergará a los diferentes peces, de allí la importancia de contar con un espacio amplio y de gran capacidad, que les permita vivir y desarrollarse en un ambiente cómodo donde puedan desplazarse libremente. 

En este sentido, este modelo tiene una capacidad de 13 litros de agua aproximadamente y está elaborado en acrílico transparente para brindar una óptima visibilidad, además, el material no afecta la salud de los peces y puede ser moldeado fácilmente para ser adaptado a las curvas del diseño de la carcasa.

 

2. Carcasa

En el caso de la carcasa, es necesario realizar un proceso de limpieza y renovación de sus piezas para garantizar su brillo y durabilidad. Asimismo, podrás escoger entre una gran cantidad de colores originales de la marca, para combinar la pecera según tu decoración.

Entre los colores disponibles se encuentran el aqua, rosa, blanco, verde limón, naranja, flower power, índigo, rojo rubí, gris grafito y púrpura. Cabe mencionar, que la parte inferior de la carcasa puede ser personalizada para almacenar otros objetos, tales como suministros para el recipiente o la comida para los peces.

 

3. Filtro

Para el diseño de esta pecera, también fue necesario adaptar un filtro de malla de doble cara, que incorpora carbón activado en su interior para mantener las condiciones de higiene necesarias para los peces, lo que te permitirá crear un ambiente más sano y seguro en comparación a otros modelos.

En este sentido, tiene una bomba de aire perteneciente al filtro, que viene completamente cableada con sistemas de seguridad, por lo que no hay peligro de que ocurran fallas eléctricas, además, los repuestos son fáciles de encontrar.

 

4. Iluminación

En lo que se refiere a la iluminación, usa una tira de luz LED resistente al agua, que permite iluminar todos los rincones de la pecera para ofrecer una gran imagen desde el exterior, sobre todo en lugares oscuros o con poca luz.

Tiene un interruptor de pequeñas dimensiones en la parte trasera para encender o apagar la luz según tu gusto. Además, funciona enchufada a la corriente eléctrica con una tensión entre 110 y 120 voltios.

 

 

5. Diseño único

Para lograr el singular aspecto exterior, la carcasa y todas sus piezas han sido sometidas a varios procesos de pulido para lograr que recobre el brillo perdido a través de los años desde su creación, de esta forma queda más parecido al ordenador original y hace lucir su contenido.

Cabe mencionar, que esta pecera incluye en la parte inferior un acceso adicional a la corriente, que permite agregar otro tipo de accesorios que requieran de energía eléctrica para funcionar, como una luz alternativa o calentador de agua.

 

Modding: Otra forma de convertir un ordenador en una pecera

La tecnología cada día nos sorprende más por las posibilidades que ofrece para crear e innovar. Es es el caso del modding, el arte de modificar y transformar la estética y funcionamiento de un ordenador.

La marca GIGABYTE creó el interesante proyecto AORUS, que consiste en la posibilidad de convertir un CPU en una pecera, pero con las funciones principales óptimas para trabajar, estudiar o jugar con solo agregar extensores a los cables del monitor, ratón y teclado.

Esta idea permite tomar todos los componentes que conforman un CPU e introducirlos en una pecera con aceite mineral, lo que no solo mantendrá una temperatura adecuada para todas las partes, sino que ofrece un resultado muy atractivo. Además, con el uso de esta técnica puedes agregarle a tu CPU múltiples accesorios, como luces de neón, sopladores de acuario para hacer burbujas, figuras marinas, entre otras.

En la feria más importante de tecnología de Asia, llamada Computex, fue presentado en 2018 un modelo de pecera dividida en dos partes, una base con el líquido especial para los componentes de un CPU en óptimas condiciones de funcionamiento y la parte de arriba con agua, peces y un ecosistema equilibrado.

 

Última actualización: 24.08.19

 

La crianza de peces es una actividad muy atractiva, sobre todo porque parece fácil, pero muchas personas llegan a sentir frustración ante la muerte de los peces a sólo unos días de haberlos adquirido. En la mayoría de casos, esto es debido a la falta de conocimiento sobre el tema.  Todos los seres acuáticos son muy sensibles a cualquier cambio, por lo que hemos preparado esta guía para mantener saludables a los peces de tu acuario, que esperamos te sea de gran ayuda si eres principiante pero quieres convertirte en un experto de la acuariofilia.

 

Aunque tener bajas, pérdidas o muertes de peces en el acuario es más común de lo que podemos pensar, no debe ser tomado como algo normal, sino que es imprescindible encontrar las razones y corregir los errores, para mantener saludables a nuestras mascotas, que de una u otra manera nos hacen sentir acompañados. Veamos a continuación algunos consejos que aportan los veterinarios y otros expertos. 

 

Estabiliza el agua antes de introducir los peces

Aunque compres la mejor pecera del momento, esto no garantiza la buena salud de tus peces, por esta razón, es recomendable que no te dejes llevar por la emoción del momento, sino que realices todo lo necesario para estabilizar el agua antes de introducir las mascotas acuáticas. 

Nos referimos a los parámetros básicos, entre los que destaca el ph, es decir, el grado de acidez del agua. Este dato es muy importante, puesto que la vida de los peces puede ser afectada gravemente. Si cuentas con un medidor y el resultado es 7, entonces tienes un agua neutra. Mientras más bajo sea el número, significa mayor acidez. En este sentido, es bueno preguntarle a un experto las necesidades de los peces al momento de adquirirlos, debido a que no todos están preparados para cualquier tipo de ph.

Otra característica fundamental es la dureza del agua, que corresponde al nivel de minerales presentes en ella. Dicho de otro modo, el agua es considerada más dura en la medida en que tenga más sales de magnesio y calcio. Es bueno investigar si en tu comunidad tienes agua dura o blanda, para saber si es apta para tus peces o por el contrario resulta perjudicial, en algunos casos, será necesario tratarla antes de introducirla en la pecera.

Por otro lado, un hecho que a veces pasamos por alto y es de suma importancia es la temperatura del agua. Cuando los peces están en la tienda de mascotas, ya están acostumbrados a la temperatura y demás parámetros de ese acuario, por lo tanto, es bueno preguntar a qué temperatura está el agua. De esta forma, puedes proporcionar a tus mascotas el mismo nivel de calidez cuando los lleves a tu pecera.

 

 

Controla los niveles de amoníaco

Algunos expertos en acuariofilia afirman que los principiantes deberían comenzar con un acuario pequeño, puesto que es más sencillo para realizar el mantenimiento. Muchas personas siguen este consejo y sin embargo los peces se enferman y mueren, esto es debido a una alto índice de amoníaco en el agua.

El amoniaco surge naturalmente en la pecera a causa de los excrementos de los propios peces, pero también por restos de comida. Mientras más pequeño sea el acuario, más probabilidades hay de que aumenten los niveles de este compuesto, debido a que hay muy poca agua.

Es posible evitar esto utilizando bacterias, que se encargan de hacer que el amoniaco sea menos dañino. Además, puede ser recomendable cambiar semanalmente el 30 % del agua, dependiendo del tipo de acuario y la cantidad de peces. Si encuentras que tu pecera tiene demasiado amoniaco, entonces puedes pensar en disminuir las porciones de alimentos o la frecuencia. Para esto último será necesaria la opinión de tu veterinario.

Otra forma interesante de sacar el amoníaco de la pecera es aumentando la aireación del agua, para eliminar el compuesto NH3 a través de las burbujas. En este caso, es importante quitar la tapa del acuario durante el proceso para eliminar los gases de forma natural.

 

Incluye plantas vivas en el acuario 

A pesar de que parece más fácil colocar las plantas artificiales que trajo el acuario como accesorios al momento de comprarlo, la verdad es que las plantas vivas son más saludables para los peces, ya que crean un ecosistema parecido al natural e intervienen en el ciclo de vida de todo el conjunto de organismos presentes.

La principal característica de las plantas es que son capaces de absorber fosfatos, nitratos y amoníaco, de manera que funcionan como un filtro natural. Pero hay otros beneficios adicionales, ya que con la presencia de luz, absorben el dióxido de carbono y lo convierten en oxígeno. Asimismo, son una buena contraparte para las algas, ya que se alimentan de los mismo nutrientes, por lo que mantienen un equilibrio en el agua. 

Vale la pena recordar que el agua del grifo contiene cloro, que resulta perjudicial para los peces, por lo tanto, debemos utilizar algún método seguro anti-cloro antes de introducir los peces por primera vez, así como al cambiar el agua durante el mantenimiento.

 

 

Toma todas las precauciones al momento de limpiar el acuario

La limpieza es primordial para la buena salud de los peces, ya que la acumulación de moho y hongos pueden destruir el ecosistema, produciendo daños fatales en los animales acuáticos. Sin embargo, la pulcritud total también es perjudicial, puesto que elimina algunas bacterias que son necesarias para el equilibrio del ecosistema. En este sentido, es recomendable hacer una limpieza parcial cada 15 o 30 días, pero es muy importante observar el aspecto del agua, debido a que no todos los acuarios funcionan igual.

La presencia de detergentes y otros productos domésticos de limpieza, en realidad pueden ser un potente veneno para los peces, pero no para los humanos, por esta razón, cada vez que introduzcas tus manos en la pecera deberías lavarlas correctamente, sin dejar restos de jabón en ellas.

Hay un enemigo silencioso de los peces que deteriora su salud rápidamente y puede causar muchas bajas en tu pecera, nos referimos a la nicotina. Si eres fumador, lo más conveniente es que laves tus manos profundamente antes de introducirlas, ya sea que vayas a limpiar u organizar los accesorios.

 

Última actualización: 24.08.19

 

Normalmente tenemos en casa una habitación repleta de objetos viejos y averiados, que ya perdieron funcionalidad en la era moderna. No obstante, antes de tirarlos a la basura es recomendable replantear su utilidad, ya que con un poco de creatividad podríamos crear productos sorprendentes. Entre estos aparatos en desuso podemos encontrar antiguas pantallas de ordenadores y televisores, con potencial suficiente para transformarlas en atractivas peceras.

 

En primer lugar, debes saber que solo estarás reutilizando la carcasa o la estructura de estos objetos, ayudándote a crear una pecera única y elaborada con tus propias manos. Pero básicamente debe ser fabricada desde cero, ya que todo el diseño necesita de diversas herramientas, paciencia y esfuerzo para lograr el objetivo. Por esta razón, a continuación te explicamos algunas formas para construir la mejor pecera a partir de una pantalla.

 

Convierte un televisor en pecera

En la actualidad, los Smart TV y los televisores en alta definición sustituyeron por completo los televisores antiguos de cuerpo ancho y de madera, aquellos usados en las décadas de los 60 y 70, que empleaban manillas para cambiar el canal y en la mayoría de los casos requerían de una antena. Sin embargo, si eres un nostálgico probablemente tengas el tuyo almacenado o conoces de alguien que lo tenga. Antes de tirarlo, debes saber que es posible convertirlo en una singular pecera de estilo vintage.

Para comenzar, abre el equipo retirando uno de sus laterales, si el modelo no cuenta con estas piezas, entonces es recomendable usar una herramienta para quitar los tornillos de la parte trasera. En ella encontrarás múltiples componentes eléctricos, que es importante extraer con mucha cautela, ya que los televisores antiguos podrían tener piezas más delicadas y difíciles de manipular que los actuales.

 

 

También, podría ser necesario retirar algunos componentes exteriores que traen partes internas, como los botones giratorios, para conseguir más espacio en el interior, debido a que el objetivo principal es desocupar el televisor todo lo posible. Después, es bueno que midas su interior para saber el tamaño del recipiente que necesitas, tomando en cuenta que este debe ser lo suficientemente grande para ocupar toda la pantalla del televisor, pero respetando al mismo tiempo las medidas del cajón. Además, es importante dejar un espacio entre la tapa superior y el recipiente, ya que de esta forma podrás integrar los artefactos correspondientes de la pecera.

En las tiendas de mascotas podrás adquirir el sistema de filtrado, la bomba de aire, los tubos necesarios, una luz para iluminar a los peces y, por supuesto, la caja de cristal que será el recipiente o tanque de agua. Coloca este último en el interior del televisor sin llenarlo aún y fíjate en los espacios disponibles, de esta manera sabrás donde instalar las demás piezas de la pecera.

Es importante primero reforzar con una lámina de madera o metal la parte inferior del televisor, de esta manera será capaz de soportar los litros de agua en el recipiente. La bomba de aire puede ser colocada en uno de los lados internos del televisor, ya que así puedes disminuir el ruido.

Por su parte, la luz va en la parte superior interna y cerca del cristal del televisor. Por otro lado, es necesario abrir algunos agujeros para los tubos en la parte posterior y cortar la parte superior para crear una tapa, así como agregar bisagras para mayor practicidad al abrir y cerrar.

Una vez realizado esto, llena el recipiente y acondiciona el espacio, agrega los tubos y el sistema de filtrado. Los expertos recomiendan usar la pecera sin peces aproximadamente 4 semanas, de esta manera se formarán las bacterias necesarias para acondicionar el espacio y que tus peces no sufran ninguna situación de estrés. 

 

 

Elabora una pecera a partir de un monitor CTR

Este procedimiento es similar al del televisor. En principio, es necesario retirar los 4 tornillos que unen la carcasa y remover los altavoces, tubos y complementos electrónicos del ordenador, incluidos los tornillos de metal que unen el cristal a la carcasa.

Los monitores CTR tienen dos cristales en la pantalla, es necesario romper el trasero con mucho cuidado y remover los vidrios, mientras que el cristal frontal que quedó intacto será parte de la pecera. Una vez realizado esto y vaciado el interior completamente, es el momento de comenzar la medición del compartimento, de esta manera sabrás cuáles son las medidas más adecuadas para el recipiente o tanque.

El recipiente puede ser elaborado manualmente si tienes las capacidades y las herramientas para cortar plástico de ingeniería o acrílico, de esta manera tendrás un producto elaborado justo a la medida de tu monitor. No obstante, también puedes adquirir en la tienda un recipiente de pequeñas dimensiones, pero es recomendable que sus medidas dejen espacio suficiente entre éste y la parte superior interna de la carcasa, de esta manera podrás colocar los accesorios de la pecera.

Después, es recomendable pintar por fuera la parte posterior y los laterales del acrílico, para tapar la parte interna del monitor. Para esto pueden ser convenientes los colores verde, azul, amarillo y sus combinaciones. Mientras tanto, retira el panel de acceso superior, ya que será la entrada para llenar y decorar la pecera.

Cuando el recipiente esté pintado y seco, ya puedes unirlo al cristal de la parte delantera del monitor, para mayor comodidad, es recomendable remover las partes de la carcasa. Una vez ensamblado, puedes proceder a llenarlo para verificar que no tiene ningún tipo de filtraciones. Esto es un factor de seguridad de mucha importancia, ya que si gotea un poco el agua, es necesario cubrir nuevamente los bordes con silicona, hasta que quede totalmente sellado.

En la tapa superior, que ya fue retirada, puedes colocar la iluminación con un socate. El cable que va hacia la electricidad puede seguir la misma ruta que tenía el cable original del monitor y, de la misma forma, es posible colocar el cable del sistema de aire y filtrado. Además, es recomendable incluir una bombilla fluorescente o LED, que no emita demasiado calor. 

Ahora puedes llenar la pecera, decorar con plantas rocas y grava, para finalmente conectar los accesorios, de esta manera tu pecera estará lista. No obstante, los expertos recomiendan revisar los bordes y las conexiones durante los primeros días para mayor seguridad.

 

Última actualización: 24.08.19

 

El avance constante de los estudios ictiológicos comprueban que los peces son criaturas mucho más inteligentes de lo que creemos, por lo que son capaces de reconocerse entre ellos y recordar relaciones sociales, en este sentido, también pueden sufrir y sentir estrés, tal y como lo harían los perros y gatos. Por consiguiente, en este artículo te mostramos algunas de las señales que nos pueden indicar que nuestro pez está estresado, pero también revisaremos cuáles podrían ser las causas de este problema. 

 

Como pasa con los humanos, el estrés continuo en los peces pudiera acarrear consecuencias graves y perjudiciales en su salud, sin embargo, las causas pudieran ser más simples que en organismos complejos, ya que por lo general están relacionadas a las condiciones ambientales que existen en el entorno del pez. 

En este sentido, muchas personas no saben que el mantenimiento pudiera ser más complicado de lo pensado, por ejemplo, el sistema de filtrado debe estar relacionado a las características de la pecera, además, la temperatura y químicos en el agua podrían no ser compatibles con los peces, entre otros muchos inconvenientes que podemos encontrar. Por estas razones, a continuación mencionamos las causas más comunes de estrés en los peces.

 

5 causas comunes de estrés en los peces

 

1. Químicos en el agua

Algunos compuestos químicos derivados del nitrógeno podrían ser tóxicos en mayor y menor medida para el pez. Tal es el caso del amoníaco, que se forma de manera natural por los desechos del pez y desperdicios de la comida, pero que en toda circunstancia es contaminante para él y podría ocasionar grandes niveles de estrés. Por esta razón, una pecera óptima debe tener principalmente un sistema de filtrado, para diluir y transformar rápidamente las diferentes sustancias contaminantes que hay en el agua.

 

2. Condiciones del agua

La temperatura debe estar acorde al tipo de peces, ya que mantener una temperatura muy baja o alta es otra causa probable de estrés. Un ejemplo común es el de los peces dorados, que pueden vivir pacíficamente en temperaturas de hasta 20 °C, sin embargo, también pueden sobrevivir al invierno en temperaturas de congelación, pero estas condiciones eventualmente les causan mucho estrés.

Es importante saber que no todos los peces provienen del mismo tipo de agua, por lo que introducirlos en un hábitat artificial muy diferente del natural puede ser mortal. Aunque ciertas especies pueden sobrevivir en varios tipos de agua, la gran mayoría son específicamente de agua dura, blanda, dulce o salada. Por ejemplo, los que son intolerantes a la sal normalmente carecen de escamas o cuentan con algunas muy pequeñas.

 

 

3. Tamaño de la pecera

Las peceras pequeñas o muy grandes crean conflictos y estrés en los peces, por lo que al momento de adquirir la mejor pecera es importante tomar en cuenta el espacio necesario para que el pez pueda nadar libremente. Encontrarás peceras desde 40 litros que el pez puede ocupar apropiadamente, pero algunas especies necesitan hasta 400 litros para sentirse cómodos.

Además, es bueno pensar a futuro, ya que para reproducirse los peces requieren mayor espacio. Hay especies territoriales que reclaman una parte del espacio si están en etapa de reproducción, lo que podría causar estrés si la pecera no cumple con sus requerimientos, incluso podría aumentar el nivel de violencia si cuentas con varios peces de distintas especies.

 

4. Relaciones entre las especies

No debes olvidar que el mundo acuático tiene jerarquías y animales predominantes, por lo que no todas las especies cuentan con las características apropiadas para convivir en la misma pecera. Por ejemplo, la familia de peces cíclidos suelen ser muy territoriales, por lo que se comerán a los peces pequeños, incluso pueden comer objetos pequeños si caben en su boca.

Asimismo, los peces de naturaleza pacífica se verán constantemente estresados por la presencia de otros peces de comportamiento agresivo, por lo que debes saber el carácter de cada uno si tienes pensado formar un acuario complejo.

 

5. Alimentación

La alimentación es un aspecto que depende completamente de ti, ya que la mayoría de los peces no tienen la capacidad de detenerse cuando están llenos, sino que seguirán comiendo si le sigues proporcionando alimento. En consecuencia, su organismo fallará eventualmente por el exceso de comida.

 

¿Cómo saber si los peces están estresados? 

Cuando un pez se siente ansioso o agobiado puede desarrollar cambios físicos y un comportamiento bastante distinto al habitual, para lo que sería necesario que como dueños estemos muy atentos. Los cambios más perceptibles pueden ser en el color de sus escamas, la respiración, velocidad de nado y es posible que el apetito también esté alterado.

 

 

Respiración

Por lo general tu pez tiene una respiración tranquila y profunda. Sin embargo, al estar nervioso pudiera dirigirse a la superficie y bloquear continuamente, mientras más lo haga peor se siente, por lo que al tiempo prolongado podría fallecer. Esto se debe principalmente a que tu mascota está teniendo graves problemas para obtener oxígeno. Asimismo, el estrés también es capaz de producir enrojecimiento en sus branquias y que estas se abran más de lo normal, lo que es consecuencia de una respiración agitada.

Los problemas respiratorios impiden la llegada de oxígeno apropiadamente al cerebro y conlleva una lenta recuperación, en el caso de percatarse a tiempo de la situación para salvar al pez.

 

Velocidad de nado

Los peces son de nado lento y pacífico, por lo que verlos nadando de forma hiperactiva o con movimientos bruscos es una clara señal de ansiedad. Del mismo modo, está el caso de los peces que son capaces de disminuir en gran medida sus movimientos, a tal extremo que parecen detenidos en el agua, lo que podría ser ocasionado por un gran nivel de tensión en su entorno.

 

Color de las escamas

Si tu pez se encuentra bajo un estrés constante y aún no lo has notado, entonces comenzará a cambiar sus escamas, en donde podría perder la intensidad del color y su brillo. En algunos casos, incluso se produce la caída de las escamas, normalmente esto se debe a la poca tolerancia que tiene ante alguna propiedad del agua.

 

Apetito

Si el pez está estresado, esto podría ocasionar que deje de comer o que lo haga con menor entusiasmo, ocasionando enfermedades al poco tiempo. En este sentido, es recomendable que coma en un horario fijo y de forma responsable, con esto nos referimos a brindarle una nutrición adecuada, según el tipo de pez y su tamaño. Es recomendable revisar las características del agua para definir la causa del estrés.

 

Aislamiento

Algunas veces, el pez permanece mucho tiempo escondido, por lo que podrían pasar días para que logres verlo. Esto puede ser porque no hay suficientes lugares para esconderse y se siente inseguro en el agua. Asimismo, la iluminación muy intensa también puede ser la razón por la que el pez decide ocultarse, por lo que es recomendable no iluminar la pecera en exceso.

 

Última actualización: 24.08.19

 

Un acuario es una buena opción cuando deseas tener mascotas que no requieran de tantos cuidados, pero además los peces son una alternativa si no cuentas con las condiciones de espacio en la casa para tener perros y gatos. Por si fuera poco, los acuarios y peceras crean un ambiente propicio para la tranquilidad y la relajación. Sin embargo, no todos los peces pueden adaptarse bien a los ecosistemas artificiales de cualquier pecera, por lo que en este artículo te hablaremos de algunos aspectos que debes tomar en cuenta antes de adoptar un pez como mascota.

 

En primer lugar, es importante saber que algunos peces son más agresivos que otros, por lo que no es recomendable que coloques varias especies en la misma pecera. En este sentido, es de gran importancia tratar de equilibrar la presencia de los diferentes peces, para evitar inconvenientes entre ellos y que puedan mantenerse sanos. Algunos están preparados para convivir y suelen ser fáciles de encontrar en las tiendas de animales, como los goldfish, guppy, bailarinas, molly, cardenales, betta, pez neón, colisas, pez payaso, danios, pez angel, monjitas, cuchas, pez disco, come algas, tetra, pez tiburón, pez cebra, gobio, pez koi, miracielos, entre muchos otros.

Todas estas especies tienen una  buena apariencia y colores llamativos, por lo que son los primeros que deseamos adquirir. Sin embargo, algunas especies como los peces come algas y los betta no pueden vivir juntos, ya que generalmente los primeros atacan los nidos de los segundos, lo que es posible que genere peleas. Es de gran importancia tener esto en cuenta, puesto que la pecera puede convertirse en un ambiente cargado de estrés y las consecuencias podrían ser fatales.

Asimismo, no deberías tener más de un pez betta macho en una misma pecera, puesto que suelen haber disputas por las hembras y el territorio. En este caso, lo más recomendable es que haya entre 5 y 6 hembras, pero solamente un macho. Por otro lado, los come algas, cuchas y otocinclus no deben convivir con los peces discos, porque tienden a comer su piel.

 

Tipos de peces, sus diferentes hábitos y estilos de vida 

Como cualquier otro ser vivo, los peces tienen diferentes órganos que funcionan de acuerdo al lugar donde se desenvuelven, por lo que al diseñar un acuario debes considerar si deseas tener peces de agua dulce o de agua salada, a partir de allí, podrás planificar las condiciones y dimensiones del acuario, así como el tipo de alimentación y los accesorios. 

Los peces de agua dulce son fáciles de encontrar en las tiendas de animales, además, los ecosistemas que necesitan para vivir no son demasiado complicados de recrear, así que pudieran ser los más prácticos para adoptar. En el caso de los peces de agua salada ocurre lo contrario, porque resulta más difícil y caro crear las condiciones de salinidad del agua, así como el PH apropiado para que tengan un desarrollo adecuado.

 

 

Peces de aguas cálidas y de aguas frías

Es importante establecer las diferencias que existen entre los peces de aguas cálidas y los de aguas frías, para así crear un ambiente apropiado en cada caso, lo que implicaría la instalación o no de un sistema de calefacción que mantenga la temperatura apropiada para su sobrevivencia.

Por lo general, los peces de agua fría son menos llamativos porque tienen pocos colores, pero también necesitan menos cuidados, por lo que son fáciles de atender. Por otro lado, los peces de aguas cálidas requieren de una iluminación tenue y amplitud de espacio dentro de la pecera para mayor comodidad, además, son especies más coloridas y atractivas, por lo que pudieran resaltar dentro de la decoración de la pecera.

 

El tamaño más apropiado de peceras y peces

Si quieres tener la mejor pecera del momento es importante establecer qué dimensiones debe tener en función de la cantidad de peces que van a vivir en ella, por lo que debes recordar que independientemente de su tamaño, todos los peces requieren de espacio para crecer, desarrollarse y moverse de manera cómoda.

Es recomendable que calcules el espacio necesario según una de las reglas más comúnmente usadas para ello, nos referimos al litro de agua por cada centímetro de pez. Esta regla está basada en el tamaño del pez cuando ya es adulto, lo que te permitirá tener unas medidas aproximadas, sin embargo, también debes tomar en cuenta el espacio ocupado por los accesorios.

Igualmente, es importante considerar que la sobrepoblación de peces y la falta de higiene regular podrían provocar enfermedades, debido a la acumulación de suciedad e impurezas en el agua y los accesorios incluidos en ella.

 

 

Importancia de la alimentación y el contenido nutricional 

Los peces necesitan un tipo de alimentación específico para vivir de manera plena, lo que implica que deben consumir materia orgánica, animal y vegetal. De esta forma, cuando un acuario es compartido por diferentes tipos de peces, es bueno que tengas en consideración la cantidad y tipo de alimento que vas a servir en cada comida.

En este caso, debes saber que cada especie tiene sus propias necesidades de nutrición y frecuencia para ser alimentados, por ejemplo, algunos peces de pecera son alimentados por una amplia gama de productos especializados, con fórmulas cuidadosamente elaboradas con proteínas y grasas naturales, para de esta forma suplir sus necesidades. Estos suelen ser triturados y procesados para simplificar el proceso de digestión, pero también para una óptima conservación del alimento. 

Por otro lado, existe un grupo de peces que son criados en estanques y son los que reciben alimentos de tipo complementario, que consisten en productos derivados de la agricultura o plantas terrestres.

En consecuencia, cuando pienses en adquirir una pecera, debes conocer las características y necesidades de los peces que selecciones, para estar seguro de proporcionarles el ambiente y alimento adecuado para su correcto desarrollo y buena salud, ya que un error en este sentido puede ser letal para tus mascotas acuáticas.

 

Última actualización: 24.08.19

 

Cuando una persona se acerca a una tienda de animales con el objetivo de comprar peces, muchas veces lo hace dependiendo de su aspecto y tamaño, sin conocer su mundo, costumbres, espacio, tipo de nutrición que necesitan, entre otras cosas. Es por este motivo, que en este artículo te presentamos información pertinente de algunos aspectos de la vida de los peces, de esta manera evitarás los errores más comunes al adquirir estas mascotas acuáticas.

 

Algunas personas que deciden tener peces como mascotas piensan que no necesitan demasiado tiempo de dedicación. Sin embargo, esto no es del todo cierto, ya que hay múltiples características que debemos tomar en cuenta antes de escoger una especie de peces, puesto que al igual que los perros, gatos y otros animales, también merecen disfrutar de una vida agradable mientras nos hacen compañía. 

 

Cantidad aproximada de peces que pueden compartir una pecera 

Existen varias reglas por las que se rigen la mayoría de las personas que conocen del tema, una de ellas es la del centímetro de pez por litro de agua, como una manera práctica y sencilla de calcular la cantidad de peces recomendable para vivir en una pecera. Este cálculo permite obtener un número aproximado en el que basarnos al momento de adquirir una pecera, ya que no es lo mismo tener 10 peces cebras que 10 peces dorados en el mismo contenedor.

Sin embargo, otros expertos señalan que en algunas ocasiones la cantidad de 1 litro por centímetro podría ser insuficiente, ya que mientras más agua almacene la pecera mayor será el desenvolvimiento del pez. En este sentido, algunos sugieren que este cálculo deberían ser 2 litros de agua por cada centímetro de pez.

Asimismo, debes considerar también algunas variables, como el tamaño de la pecera, tipo, sexo de los peces, la cantidad de objetos de decoración o accesorios que vas a colocar dentro de ella y el espacio más cómodo para nadar. Otras personas piensan que el cálculo no debe ser ni de uno ni de dos litros por centímetro, sino que debería ser de al menos 10 litros de agua por centímetro de pez, sin embargo, las peceras no siempre cuentan con tal capacidad, sobre todo si solo deseas adquirir uno o dos peces.

 

 

Importancia de elegir un sistema de filtrado para la pecera

Las peceras incluyen un sistema de filtrado estándar, que en ciertas ocasiones no brind la mejor calidad, ni son adecuados para las dimensiones, cantidad y tipos peces que vivirán en ellas. Por esta razón, es importante considerar la utilización de un sistema de filtrado que pueda ser adaptado a tus necesidades.

Es bueno tener en cuenta que la salud de los peces depende en gran medida de este sistema, ya que es el que mantiene el agua limpia y saludable. En este sentido, es capaz de eliminar los desechos generados por los mismos peces, así como las impurezas del agua, por lo que si tienes muchos peces, es de gran importancia que el filtro tenga un nivel óptimo de funcionamiento.

 

Tipos de sistemas de filtrado para peceras

Existen al menos tres tipos de sistemas de filtrado, el mecánico, el biológico y el químico, por lo que debes prestar atención a su funcionamiento para decidir cuál de ellos le conviene más a tu pecera.

El filtrado mecánico es capaz de eliminar las partículas contaminantes y la suciedad mediante un tipo de espuma u otro tipo de material esponjoso, sin embargo, debe ser cambiado de forma regular para mantener su eficacia, mientras que el filtrado biológico actúa sobre los desechos, productos químicos y toxinas mediante el cultivo de una colonia de bacterias, que son capaces de establecer un ciclo de nitrógeno que descompone los residuos, para que sean eliminados con el cambio de agua.

Por otro lado, el filtrado químico disuelve los residuos presentes en el agua mediante el carbón activo, para después eliminarlos. Además, es capaz de eliminar los malos olores y el amoníaco.

También, estos sistemas de filtrado cuentan con filtros que componen en gran medida su diseño, estos pueden ser internos y externos. El filtro interno es un dispositivo sumergible, que suele ser usado en peceras pequeñas de entre 10 y 200 litros, se coloca en un rincón para no entorpecer el desenvolvimiento de los peces, resultando muy silencioso y fácil de instalar. Por su parte, el filtro externo no ocupa espacio útil para los peces, ya que es colocado del lado de afuera de la pecera, por lo que está disponible en diferentes tamaños y con diferentes capacidades de limpieza.

Asimismo, encontrarás filtros medianos y grandes, que cuentan con una capacidad que puede variar entre los 70 y los 700 litros de agua. Por lo general, son fáciles de limpiar y evitan el riesgo de ensuciar el agua al momento de cambiarla.

Cabe mencionar, que es posible usar ambos filtros de manera conjunta para conseguir las características de la mejor pecera (En este enlace puedes encontrar algunas opciones de compra) posible, ya que el filtro interno puede servir como refuerzo para los puntos ciegos de la pecera y en donde el tanque exterior no puede llegar.

 

 

Mantener una higiene balanceada en la pecera

Otro de los errores más comúnmente cometidos al hacerle mantenimiento a una pecera, es que algunos piensan que debe permanecer absolutamente limpia y no es así, ya que como en otros aspectos de la vida, los excesos son perjudiciales.

El secreto del agua de la pecera está en mantener un equilibrio entre la limpieza y los microorganismos naturales que la deben habitar, puesto que algunas bacterias son de mucha importancia en la alimentación y nutrición de los peces. En este sentido, lo recomendable es realizar cambios parciales de agua, entre el 15 y el 25% de la capacidad de la pecera, cada 3 o 4 semanas. Además, no debe contener cloro y la temperatura del agua nueva debe ser similar a la que ya tiene la pecera, de esta manera, es posible evitar los cambios bruscos para los peces. 

También, debe ser controlado continuamente el crecimiento de las algas, para que estas no ocupen demasiado espacio en la pecera. Es posible realizar este seguimiento mediante el uso de un limpiador de algas.

Los expertos recomiendan lavar los accesorios con lejía y no con detergentes o productos de limpieza del hogar. Igualmente, no conviene hacer mantenimiento al filtro interno al mismo tiempo que la grava, ya que representa una modificación excesiva del ecosistema.

 

Última actualización: 24.08.19

 

Los acuarios de agua fría y agua cálida no son uno mejor que otro, solo se trata de sistemas diferentes y en cualquiera de los casos, debemos comprometernos en brindar las condiciones y cuidados adecuados a fin de preservar en óptimas condiciones, la vida de peces y crustáceos que allí habiten.

 

Para los principiantes que se inician en el mundo de la acuariofilia, uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es el tipo de acuario que se desea instalar; ya que los requerimientos entre uno y otro modelo, podrían variar de acuerdo a las condiciones ambientales, el entorno donde se desea ubicar y el tiempo disponible para su mantenimiento y cuidado.

No obstante, el factor principal a considerar es el tipo de peces a incorporar, ya que dependiendo de ello debemos adaptar el ecosistema; la idea es recrear lo mejor posible su entorno natural. En este sentido, el agua del acuario juega un papel fundamental para la adaptación de las especies. Aunque muchos ejemplares sobreviven al cambio del agua, otros muy especializados requieren el control de parámetros, tal como el pH (acidez) del agua y el DH (la dureza).

Los acuarios se clasifican de acuerdo al tipo de agua que contengan. Por esto, existen los de agua dulce fría y los de agua salada; dentro de esta última encontrarás acuarios de agua salada cálida y acuarios de agua salada tropical. Siendo los de agua tropical uno de los mejores acuarios, gracias a que brinda espectaculares réplicas del fondo marino.

 

 

Acuario de agua fría

Estos acuarios se caracterizan por mantener la temperatura del agua baja, alrededor de los 18ºC; sin embargo, si es menor, los peces se ven obligados a reducir su actividad y a bajar su metabolismo a fin de no perder calor. Así mismo, necesitan de un buen sistema de filtrado que permita conservar las propiedades del agua y de esta manera, garantizar tanto la supervivencia de los animales como una óptima oxigenación.

Dado que su montaje y mantenimiento es menos complejo que otros acuarios, son una excelente opción para los principiantes en acuariofilia. El agua fría retiene más oxígeno y por ello, es recomendable introducir plantas acuáticas naturales, con un sustrato adecuado para que estas puedan realizar su proceso fotosintético y así contribuyan a oxigenar el ecosistema. Dentro de las especies vegetales, entre las más adecuadas para este tipo de acuario, se encuentra la Vallisneria, por su tolerancia a las bajas temperaturas.

Sin embargo, una clara desventaja que puede presentarse en estas peceras, es que en las regiones donde el verano suele incrementar la temperatura del agua, los peces podrían llegar a asfixiarse. Por esto, es conveniente que instalemos una columna de burbujas o aireador, a fin de aumentar el movimiento de la superficie del agua y ampliar la disponibilidad de oxígeno.

 

Conoce las especies que podrás incluir

Existen diversidad de peces que pueden albergarse dentro de este tipo de ecosistemas, entre ellos destacan las carpas koi (Cyprinus carpio) y las variedades de Carassius auratus, ya que son muy llamativos por su variedad de colores: rojos, azules, naranjas blancos o negros. A su vez, existen subespecies con características morfológicas distintivas, como es el caso del pez telescópico o el cabeza de león.

 

Acuario de agua salada cálida

Estos estanques albergan una gran biodiversidad de especies, desde peces, invertebrados, hasta cangrejos ermitaños e incluso plantas marinas de diferentes tipos. Sin embargo, son acuarios que requieren un cuidadoso control de parámetros, tanto físicos como químicos. Controlar la salinidad, el pH, la temperatura, la concentración de fosfatos y de nitritos, conlleva a un coste muy elevado. Así mismo, dada la complejidad en cuanto al mantenimiento y cuidado de algunas especies, es importante adquirir los accesorios y sistemas especiales en tiendas con personal calificado para una adecuada asesoría.

Por su parte, el acuario de agua salada tropical resulta una atracción desde el punto de vista decorativo, por albergar una gran variedad de corales, peces, gorgonias y crustáceos de colorido y fisonomías de inigualable belleza. Además, proporcionan a las personas amantes de los paisajes marinos, sensaciones placenteras y beneficios a la salud.

El acuario marino de agua salada cálida es recomendable porque no requiere estrictamente de un filtro de alto rendimiento, reactores de calcio, ni lechos fluidos, ya que no contienen corales, ni esponjas; además, las especies para este entorno son más robustas y resistentes. Entre los peces que se adaptan mejor a este tipo, se encuentran las damiselas, mariposas o payasos.

 

 

Acuario de agua dulce cálida

También existen acuarios de agua cálida y dulce, los que resultan más sencillos de mantener. Son acuarios que destacan por su riqueza de ornamento y son característicos de diferentes espacios, dada su belleza y atractivo para todo el público. Se distinguen por estar provistos de un sistema de calefacción que permite templar el agua fría y mantenerla a una temperatura óptima entre los 22º y 27ºC.

Entre las ventajas más resaltantes de los acuarios de agua cálida dulce, se encuentran la simplicidad en el montaje y la facilidad de mantenimiento, en relación con los de agua marina cálida. Por esto, no es necesario una experiencia previa y además, permiten introducir gran variedad de peces de formas y colores.

A pesar de que pueden albergar muchas especies, es indispensable tener cuidado en la introducción al ecosistema. En este sentido, debemos buscar ejemplares compatibles con la finalidad de evitar enfrentamientos, dado el carácter territorial y agresivo que manifiestan algunos de estos animales acuáticos.

Por otro lado, integrar plantas naturales acuáticas siempre será la mejor alternativa, ya que además de decorar, aportan un ambiente marino idóneo. De igual modo, contribuyen con el ciclo biológico del acuario y sirven de alimento y protección a muchas especies.

 

Mayor variedad de especies

Las tiendas destinadas al comercio de este tipo de fauna, pueden ofrecer una amplia selección de especies, desde los más resistentes que pueden tolerar variación de los niveles de pH y temperatura, hasta los más delicados con requerimientos y cuidados más específicos.

Dentro de los peces de agua cálida más comunes, se encuentran los Guppys, Mollys, Platys, Cebra, Arlequin, Guramy azul y Betta, entre muchos otros de gran colorido y dinamismo.

 

Última actualización: 24.08.19

 

Después de veinte años de controvertida actividad e innumerables fallas que causaron la muerte de diferentes especies marinas, cierra definitivamente el Acuario de la Plaza Nueva de Alicante; decisión tomada por el gobierno local después de evaluar, el alto coste del proyecto de recuperación, la puesta en marcha y el mantenimiento de la instalación.

 

La desilusión se hizo un hueco en los corazones de los niños y adultos, quienes transitaban presurosos a observar las vidrieras del acuario ubicado en la Plaza Nueva al centro de Alicante; la razón es que este atractivo turístico de la ciudad, nuevamente en julio de 2018, se convirtió en un escenario de mortandad de las especies acuáticas que allí vivían. Por esto, el ejecutivo municipal anunció el cierre de esta instalación, la cual funcionó como acuario demostrativo del ecosistema marino del Mediterráneo desde 1998.

El concejal de Medio Ambiente, Israel Cortés, aseveró que el acuario fue una referencia en toda Europa al ser el “único visitable en plena calle” y el cual albergó más de 200 ejemplares de unas 50 especies marinas diferentes. Entre las especies que allí vivían tenemos estrellas de mar, langostas, pintarrojas, cangrejos ermitaños, galateas y castañuelas. Además, era un icono de la ciudad por contribuir durante muchos años al comercio y al turismo. Pero dada la serie de incidentes y el coste excesivo de mantenimiento, no resultó sostenible que permaneciera abierto por más tiempo.

 

Las causas reales del cierre

La ocurrencia de una avería del sistema de refrigeración de la instalación, sería el factor causante del aumento de la temperatura en el agua, lo cual resultó perjudicial y ocasionó la muerte masiva de la población de peces que allí se conservaban. Por este motivo, los técnicos de la Concejalía de Medio Ambiente expusieron la dificultad de seguir garantizando la vida de las especies marinas.

Así mismo, la instalación había sido denunciada por diferentes causas y en reiteradas ocasiones por las diferentes asociaciones ecologistas, ante el Defensor del Pueblo y el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona). Entre las causas denunciadas tenemos, el incumplimiento de la legislación de Conservación de la Fauna Silvestre en los Parques Zoológicos, de la ordenanza municipal sobre Tenencia y Protección de Animales y de la normativa sobre Protección de Animales de Compañía.

 

 

Una muerte anunciada

En el anterior gobierno compuesto por un tripartito de izquierdas (PSPV-PSOE, Guanyar Alacant y Compromís) ya se había presentado un hecho similar.  Específicamente en el verano de 2015, cuando murieron todos los ejemplares marinos que residían allí para el disfrute de propios y visitantes. Sin embargo, la legislatura con supervisión de un concejal de Protección Animal, invirtió cerca de 120.000 euros en reparar el sistema de mantenimiento del acuario, cerrando sus puertas durante 20 meses para la ejecución de los trabajos.

La organización de Ecologistas en Acción calificó para ese entonces, de “descabellado” el proyecto de reapertura de la instalación, después de aseverar que incumplía con la normativa legal, acerca de la preservación de especies y la reproducción de fauna en cautiverio. Además, la ONG argumentó que podría suceder que algunas especies se convirtieran en depredadoras de otras, ya que existía la inadecuada distribución de ejemplares sin criterio alguno y sin verificar su compatibilidad dentro de los estanques.

La edil Marisol Moreno, que ocupó la Concejalía de Protección Animal en el tripartito, expresó su desacuerdo de reapertura del espacio tras lo ocurrido en 2015, cuando murieron todas las especies de peces. También criticó que la Concejalía de Infraestructuras para ese entonces, no hiciera responsable a la empresa contratista por el mantenimiento inadecuado de la instalación.

 

Un nuevo hogar

Los peces sobrevivientes fueron trasladados al Oceanogràfic de Valencia, tal como lo señaló en julio de 2018 el concejal de Medio Ambiente, Israel Cortés; quien abogó por trasladar a los ejemplares del mar mediterráneo de manera definitiva, bajo la supervisión de varias asociaciones animalistas. Estas asociaciones fueron invitadas a estar presentes durante todo el proceso de extracción y transporte de las especies a su hogar definitivo. El traslado se realizó, con el visto bueno de un veterinario municipal de Alicante y otro profesional de este campo, que se trasladó desde el acuario de Valencia. Sin embargo, no se dio a conocer con certeza el número de ejemplares que sobrevivieron a tan lamentable incidente.

Una vez dentro de las instalaciones del majestuoso Oceanogràfic, considerado el mejor acuario de Europa, los sobrevivientes fueron sometidos al protocolo habitual de cuarentena; a fin de evaluar las condiciones en las cuales se encontraban para ese momento y también para ayudarles a recuperarse y aclimatarse a los cambios que les ofrecería su nuevo hogar.

 

 

Un nuevo comienzo para la educación ambiental

A pesar de la tan controvertida historia de la infraestructura que albergaba al reconocido acuario de la plaza de Alicante, el ayuntamiento propuso un nuevo proyecto a fin de convertir este inmueble en un espacio con equipamiento interactivo dirigido a la ejecución de actividades de educación ambiental. Es decir, transformarla en un lugar de intercambio pedagógico, con pantallas interactivas y audiovisuales 3D para todo el público.

El concejal de Infraestructuras, Israel Cortés, señaló que el nuevo proyecto fortalecería la actividad social en este lugar, habitualmente concurrido del centro. El proyecto brindaría una programación permanente, mediante la exposición de documentales relativos tanto al medio ambiente característico de la ciudad, así como de sus costas y otros temas de interés local. De igual manera, brindará talleres y otras actividades de educación ambiental, dirigidas tanto a la población infantil como al público en general.

El objetivo fundamental es convertir el inmueble del antiguo acuario, en una sala biblioteca-ludoteca, en la que se divulgarán contenidos relacionados con el medio natural y la sostenibilidad de la región de Alicante y sus alrededores, especialmente vinculadas con el medio marino y la gestión del agua. Para esto, se tiene previsto que la instalación disponga de pantallas electrónicas en el lugar donde antes existían los estanques, a fin de exhibir vídeos relacionados con la reserva marina de Isla Plana o Nueva Tabarca, la pesca en la provincia de Alicante, el cambio climático, la contaminación del medio marino y el manejo integral del agua.

 

Última actualización: 24.08.19

 

El secreto de la longevidad de los peces en cautiverio no depende directamente de cuán más grande y sofisticado sea el acuario, ya que de acuerdo a investigaciones recientes, la clave para mantener por más tiempo la vida de estos pequeños ejemplares, está en el manejo adecuado de los microorganismos que intervienen en el ciclo biológico de estos particulares ecosistemas.

 

Actualmente los acuarios se han hecho un lugar en la mayoría de hogares y espacios para el disfrute público, no solo porque embellecen y decoran, sino por el deleite y la compañía que nos brindan los peces contenidos en su interior. Sin embargo, cuando se tiene un pez mascota, poco nos preguntamos cuánto viven y si puede llegar a completar su ciclo dentro de ese hábitat reducido que hemos recreado para él.

Factores como la especie, la edad, las necesidades nutritivas, la higiene y los cuidados que les brindemos, son los que van a determinar en gran medida la longevidad de estos pequeños animales. Por ello, los especialistas afirman que si propiciamos un entorno positivo y una buena alimentación, un pez podrá crecer sano y alcanzar entre diez y quince años, similar al promedio de vida de un gato.

Estudios científicos en el Carassius auratus (pez dorado), un pez domesticado muy común en acuarios y del cual se tienen registros de haber alcanzado una vida de hasta 43 años, han demostrado que actualmente no alcanza a superar los 5 años de existencia. En esta investigación acerca de su muerte prematura, se llegó a la conclusión de que se debe a su propio excremento, ya que contiene amoníaco. Esta toxina puede quemar sus branquias e incluso causar daños en su cerebro.

En los lagos y estanques de agua dulce, los desechos orgánicos no son un problema, puesto que en ellos habitan de manera natural colonias de bacterias que los descomponen en productos químicos menos perjudiciales. Por esta razón, cuando nos aventuramos a instalar una pecera en casa, antes de introducir la variedad de peces de nuestro agrado, debemos incluir estos microorganismos y darles tiempo necesario a que se establezcan.

 

El rol de las bacterias dentro del acuario

Las bacterias nitrificantes tienen la capacidad de transformar y aprovechar para su propio beneficio, la materia orgánica proveniente del excremento de los peces, restos de alimento y plantas, disminuyendo así los niveles de amoniaco, nitratos y otros compuestos tóxicos. De esta manera, favorece la calidad del agua y reduce la necesidad de cambios y limpieza frecuente del estanque.

 

 

Aprende a preparar el ambiente ideal

Ante todo, lo más importante es preparar el agua con anticloro y acondicionadores. Así mismo, se debe hacer funcionar el sistema (filtro, iluminación, elementos decorativos y plantas) durante varios días, a fin de crear el ambiente adecuado para el desarrollo de la bacteria, la cual puedes obtener a partir de cultivos comerciales provenientes de laboratorios o bien, esta puede crecer de forma natural sobre las rocas o plantas que has introducido como decoración.

En este sentido, los expertos recomiendan utilizar plantas vivas en lugar de las artificiales, ya que brindan importantes beneficios a tu acuario. Las plantas vivas recrean el ambiente y el hábitat natural de los peces, sirviendo de fuente para el crecimiento de microorganismos benéficos; también ayudan a consumir los nitratos, completando la eliminación de los desechos orgánicos nitrogenados en el agua y sirven de alimento natural, en el caso de los peces herbívoros.

Una vez establecida la bacteria, solo debemos aportar el sustento para que continúe creciendo su población a los niveles adecuados y luego, incorporar los peces (alrededor de dos meses después). Una fuente idónea para hacer crecer la población de bacterias, es la comida de pescado, la que al descomponerse libera amoniaco, alimento selectivo de estos microorganismos.

Sin embargo, surge otro factor a tomar en cuenta, como es el tamaño del estanque. Por esto, en un acuario reducido, no es suficiente con que existan bacterias benéficas que mejoren el ecosistema; ya que se necesita suficiente cantidad de agua para diluir el propio excremento de estos microorganismos. Este excremento podría afectar en forma negativa la pureza del agua y llegar incluso a causar la muerte de los peces.

 

 

Un acuario saludable

Los especialistas de Science Insider exponen que incluso el mejor acuario (En este enlace encuentras varios productos para analizar) requiere reemplazar el 30% del agua cada dos semanas, una rutina que debemos incorporar al mantenimiento del ambiente de nuestros peces. Además de los excrementos, los peces también liberan en el agua hormonas y feromonas, que si no se controlan, pueden estancar su crecimiento. Por esta razón, muchas veces observamos que los peces en ambientes naturales pueden alcanzar grandes tamaños, mientras que en un acuario por lo general no crecen mucho.

Para la limpieza de nuestro acuario, debemos tener presente dos cosas: el agua a incorporar y lavado del filtro. Los expertos recomiendan utilizar agua fría, de ningún modo caliente, ya que contiene iones tóxicos, ni agua directamente del grifo por el contenido de cloro. Por esto, el agua de cambio debemos acondicionarla e introducirla a la misma temperatura del acuario para evitar alterar a los peces.

En cuanto a la limpieza del filtro, es importante lavar con agua del mismo acuario, ya que si lo hacemos con agua del grifo, el cloro ataca a las bacterias, dejando el filtro desprovisto, pues buena parte de estas habitan dentro de él. Esto se debe, gracias a la circulación de agua, ya que les provee de los compuestos de nitrogenados de los que se alimentan.

Una vez que tenemos nuestra pecera desintoxicada, solo nos queda estar atentos a nuestros peces y al conjunto como tal, pues es mejor atacar preventivamente cualquier alteración que lo afecte o que provoque su muerte, como por ejemplo las enfermedades y las infecciones por hongos y la variación de los niveles de pH, compuestos fenólicos y nitratos.

Cuando detectamos algún problema, lo primero es evaluar si el agua está en perfectas condiciones con ayuda de los test de evaluación, ya que por lo general el origen del problema radica en esta y no hace falta medicar los peces, solo corregir ciertos detalles o hacer algún cambio parcial de agua. También es conveniente evaluar el tipo de alimentación o si hay modificaciones en el ambiente externo que les pueda causar estrés.

 

Última actualización: 24.08.19

 

La tendencia a reciclar objetos a fin de sacar el máximo provecho de los materiales usados, es una opción que no solo ayuda a salvar el planeta, sino que también favorece la creatividad y el ahorro de dinero. Si te gustan los peces y deseas un acuario en casa, podrás hacerlo a partir de la caja vieja de tu GoPro.

 

Beneficios que brinda una pecera en casa

Tener un acuario en casa, no solo es un pasatiempo beneficioso para la salud, sino que también te ayuda a conocer y a relacionarte con la flora y fauna marina. Así mismo, es considerado un hobby anti-estrés que ayuda a bajar la presión y a relajarte después de un largo día de trabajo. Es más entretenido observar un acuario, que mirar la tele; además, muchos apasionados de la acuariofilia crean estrechos nexos con los peces que cuidan, por lo que los consideran como mascotas.

Por esto, si te gustan los peces y te has planteado la posibilidad de tener en casa una pecera, pero no dispones del espacio para ello; tienes la alternativa de un acuario en miniatura. En este sentido, si conservas la vieja caja de tu GoPro, sin saber qué hacer con ella, te presentamos una opción muy creativa para reutilizarla y darle un valor que ni te imaginabas: transformarla en un pequeño acuario.

Tratándose de un acuario muy pequeño y con una capacidad de tan solo 0,5 litros de agua, podrías ponerlo como adorno en tu escritorio, en un estante o junto a tu ordenador; allí podrán vivir en óptimas condiciones, de 3 a 5 peces pequeños y algún mini cangrejo.

 

Lo que necesitas tener y saber

Para convertir la caja de plástico de tu GoPro en una pecera, es necesario que realices una transformación, a fin de brindar la mejor calidad de vida a los peces que allí van a vivir. Para ello, es fundamental que cuentes con herramientas especiales y dado que se trata de un procedimiento complejo que requiere de un nivel de destreza elevado, es una labor recomendada para expertos en bricolaje y con conocimientos básicos de electrónica.

Entre las cosas que necesitarás comprar tenemos, una barra miniatura de luz LED (tipo USB) o en su defecto un trozo de cinta LED, un purificador de agua de poca capacidad, una cápsula de CO2 de tamaño pequeño, un contenedor de alimentos a prueba de fugas (con unas dimensiones semejantes a la de la caja GoPro), papel autoadhesivo negro, imanes pequeños y una lámina delgada (que servirá de base al acuario).

 

 

Hazlo tú mismo

 

1-Prepara la caja 

Lo primero que debes hacer es limpiar la caja de la GoPro, a fin de eliminar la suciedad y residuos de pegamento, característico de las etiquetas de identificación del fabricante.  

 

2-Adapta el sistema de iluminación

A continuación, deberás adaptar la lámpara LED de acuerdo al tamaño de la caja y como soporte del sistema de luz que has adaptado, puedes ayudarte con el mango de una simple máquina de afeitar desechable. Para ello, deberás descartar su hojilla y ajustarlo mediante la ayuda de pequeños cortes y tornillos, tanto a la base de la barra led, como de la caja que funcionará de acuario. Una vez fijada la luz LED a su base, no te olvides de soldar los cables que alimentaran posteriormente el sistema de iluminación.

 

3-Coloca un fondo y estabiliza la luz LED

Seguidamente, procede a medir y a cortar el papel de fondo (decorativo) de tu preferencia, en este caso un tono oscuro que le aportará un toque elegante. Fija imanes pequeños tanto a la base móvil del sistema de luz, como al respaldo de la caja de acuario para garantizar una mejor sujeción.

 

4-Provee un sistema de CO2

Un factor importante a tomar en cuenta, es el aporte de dióxido de carbono para las plantas, requerido en su proceso fotosintético; gracias a lo cual se desprende el oxígeno importante para la estabilidad del ecosistema que estás creando. Para ello, puedes apoyarte con una cápsula de CO2 y crear un sistema utilizando algunos elementos, tal como un acople regulador, un trozo de manguera y la base de una aguja de inyectar; a la cual debes acoplar mediante cortes y lijado un trozo de madera porosa e incorporar a un microtubo del largo ideal que permita adaptarse al tamaño de la caja.

 

5-Acondiciona el filtro de agua

Con respecto al sistema de filtración, podrás utilizar un filtro convencional de pequeña capacidad; el cual deberás adaptar al tamaño del acuario, utilizando como soporte el contenedor de alimentos. Procede seguidamente a desmontar el motor de filtro y a cortar el plástico de cobertura, a un tamaño de acuerdo al depósito. Luego, corta a la medida del filtro, la fibra sintética y reserva para el momento del ensamblaje.

 

 

6-Verifica su funcionamiento 

Con ayuda de un taladro, procede a realizar los puntos de entrada y salida de agua del nuevo sistema de filtración. Seguidamente, fija el motor el motor y las piezas internas utilizando silicona, agrega fibras, separadores de las gravas filtrantes, el carbón y cierra la unidad (contenedor) herméticamente. Comprueba su funcionamiento, haciendo pasar agua a través del sistema.

 

7- Construye una base para el acuario

Una vez terminada la adaptación del filtro de agua, procede a elaborar una base o stand; la cual, además de armonizar estéticamente con el acuario, te permitirá resguardar dentro el sistema de filtración y el sistema de CO2. Para ello, utiliza una lámina delgada que se amolde fácilmente a tus requerimientos. Mide, corta, pega e incorpora accesorios que te brinden un mejor acabado.

 

8-Monta los sistemas (de burbujas y de filtración)

Ubica convenientemente el contenedor con los sistemas dentro de la base que acabas de construir y fijándolos con ayuda de imanes; de igual modo, marca los puntos por donde pasarán los cables y mangueras de conexión y procede a perforar con ayuda de las herramientas necesarias. Realiza el montaje, instala y ya tienes listo todo el conjunto.

 

9-Añade el fondo marino y prepara el agua

Finalmente, selecciona la grava, piedras y material vegetal natural de tu agrado para recrear el ambiente marino, los cuales deberás lavar y acondicionar adecuadamente antes de introducirlos al estanque. 

 

10-Incorpora los peces

Una vez montado el acuario y tratada el agua, podrás introducir los pequeños ejemplares a su nuevo hogar. El resultado final, será uno de los mejores acuarios en miniatura que podrás tener en casa y sin ocupar mucho espacio.