Última actualización: 13.11.19

 

Un acuario es una buena opción cuando deseas tener mascotas que no requieran de tantos cuidados, pero además los peces son una alternativa si no cuentas con las condiciones de espacio en la casa para tener perros y gatos. Por si fuera poco, los acuarios y peceras crean un ambiente propicio para la tranquilidad y la relajación. Sin embargo, no todos los peces pueden adaptarse bien a los ecosistemas artificiales de cualquier pecera, por lo que en este artículo te hablaremos de algunos aspectos que debes tomar en cuenta antes de adoptar un pez como mascota.

 

En primer lugar, es importante saber que algunos peces son más agresivos que otros, por lo que no es recomendable que coloques varias especies en la misma pecera. En este sentido, es de gran importancia tratar de equilibrar la presencia de los diferentes peces, para evitar inconvenientes entre ellos y que puedan mantenerse sanos. Algunos están preparados para convivir y suelen ser fáciles de encontrar en las tiendas de animales, como los goldfish, guppy, bailarinas, molly, cardenales, betta, pez neón, colisas, pez payaso, danios, pez angel, monjitas, cuchas, pez disco, come algas, tetra, pez tiburón, pez cebra, gobio, pez koi, miracielos, entre muchos otros.

Todas estas especies tienen una  buena apariencia y colores llamativos, por lo que son los primeros que deseamos adquirir. Sin embargo, algunas especies como los peces come algas y los betta no pueden vivir juntos, ya que generalmente los primeros atacan los nidos de los segundos, lo que es posible que genere peleas. Es de gran importancia tener esto en cuenta, puesto que la pecera puede convertirse en un ambiente cargado de estrés y las consecuencias podrían ser fatales.

Asimismo, no deberías tener más de un pez betta macho en una misma pecera, puesto que suelen haber disputas por las hembras y el territorio. En este caso, lo más recomendable es que haya entre 5 y 6 hembras, pero solamente un macho. Por otro lado, los come algas, cuchas y otocinclus no deben convivir con los peces discos, porque tienden a comer su piel.

 

Tipos de peces, sus diferentes hábitos y estilos de vida 

Como cualquier otro ser vivo, los peces tienen diferentes órganos que funcionan de acuerdo al lugar donde se desenvuelven, por lo que al diseñar un acuario debes considerar si deseas tener peces de agua dulce o de agua salada, a partir de allí, podrás planificar las condiciones y dimensiones del acuario, así como el tipo de alimentación y los accesorios. 

Los peces de agua dulce son fáciles de encontrar en las tiendas de animales, además, los ecosistemas que necesitan para vivir no son demasiado complicados de recrear, así que pudieran ser los más prácticos para adoptar. En el caso de los peces de agua salada ocurre lo contrario, porque resulta más difícil y caro crear las condiciones de salinidad del agua, así como el PH apropiado para que tengan un desarrollo adecuado.

 

 

Peces de aguas cálidas y de aguas frías

Es importante establecer las diferencias que existen entre los peces de aguas cálidas y los de aguas frías, para así crear un ambiente apropiado en cada caso, lo que implicaría la instalación o no de un sistema de calefacción que mantenga la temperatura apropiada para su sobrevivencia.

Por lo general, los peces de agua fría son menos llamativos porque tienen pocos colores, pero también necesitan menos cuidados, por lo que son fáciles de atender. Por otro lado, los peces de aguas cálidas requieren de una iluminación tenue y amplitud de espacio dentro de la pecera para mayor comodidad, además, son especies más coloridas y atractivas, por lo que pudieran resaltar dentro de la decoración de la pecera.

 

El tamaño más apropiado de peceras y peces

Si quieres tener la mejor pecera del momento es importante establecer qué dimensiones debe tener en función de la cantidad de peces que van a vivir en ella, por lo que debes recordar que independientemente de su tamaño, todos los peces requieren de espacio para crecer, desarrollarse y moverse de manera cómoda.

Es recomendable que calcules el espacio necesario según una de las reglas más comúnmente usadas para ello, nos referimos al litro de agua por cada centímetro de pez. Esta regla está basada en el tamaño del pez cuando ya es adulto, lo que te permitirá tener unas medidas aproximadas, sin embargo, también debes tomar en cuenta el espacio ocupado por los accesorios.

Igualmente, es importante considerar que la sobrepoblación de peces y la falta de higiene regular podrían provocar enfermedades, debido a la acumulación de suciedad e impurezas en el agua y los accesorios incluidos en ella.

 

 

Importancia de la alimentación y el contenido nutricional 

Los peces necesitan un tipo de alimentación específico para vivir de manera plena, lo que implica que deben consumir materia orgánica, animal y vegetal. De esta forma, cuando un acuario es compartido por diferentes tipos de peces, es bueno que tengas en consideración la cantidad y tipo de alimento que vas a servir en cada comida.

En este caso, debes saber que cada especie tiene sus propias necesidades de nutrición y frecuencia para ser alimentados, por ejemplo, algunos peces de pecera son alimentados por una amplia gama de productos especializados, con fórmulas cuidadosamente elaboradas con proteínas y grasas naturales, para de esta forma suplir sus necesidades. Estos suelen ser triturados y procesados para simplificar el proceso de digestión, pero también para una óptima conservación del alimento. 

Por otro lado, existe un grupo de peces que son criados en estanques y son los que reciben alimentos de tipo complementario, que consisten en productos derivados de la agricultura o plantas terrestres.

En consecuencia, cuando pienses en adquirir una pecera, debes conocer las características y necesidades de los peces que selecciones, para estar seguro de proporcionarles el ambiente y alimento adecuado para su correcto desarrollo y buena salud, ya que un error en este sentido puede ser letal para tus mascotas acuáticas.