Última actualización: 25.02.21

 

Que un can vomite espuma blanca, alimentos o saliva espesa, suele ser un mecanismo de defensa de su organismo, para eliminar lo que le está generando daño interno. Por ello, debemos estar atentos a este tipo de situaciones experimentadas por el animal en cualquier momento del día.

 

Los vómitos en perros pueden ocurrir en algunas ocasiones, ya sea porque el can comió en exceso, o ingirió un alimento rechazado por la química de su organismo. De igual manera, estos podrían ser un síntoma de que algo no anda bien con la salud de nuestra mascota. 

En este sentido, el animal puede estar experimentando un colapso en el área traqueal, debido a lo reducido de dicha parte de su cuerpo, un cuadro de gastritis severa o una patología cardiaca, que es frecuente en algunas razas de perros con un corazón recrecido.

Son muchas las causas del vómito en perros, por lo que es importante prestar atención a dicha sintomatología, realizando un seguimiento de la situación, para así evaluar qué tan seguido vomita, si expulsa espuma por la boca, tiembla, tose, etc. 

Sin embargo, el juicio que realices acerca del estado del can es preliminar, ya que el diagnóstico final debe ser determinado por el veterinario a cargo, pues cada animal posee una morfología diferente.

3 causas del vómito en los perros

Ver a tu perro vomitando es una situación que te pondrá en alerta, porque en dicho momento no sabrás lo ocurre en su organismo. En este sentido, es importante documentarse acerca del tema, con el propósito de actuar inmediatamente. Por ello, si eres de las personas que dice “mi perro vomita mucho y no sé cuál es la razón”, te interesará conocer las causas más comunes de este síntoma en los canes.

 

Sobreesfuerzo en el can

Sobreesforzarse realizando alguna actividad física conlleva a una serie de consecuencias perjudiciales para la salud del ser humano y, en los animales, no tendría que ser diferente.

Esto quiere decir que si le exigimos demasiado a nuestras mascotas, llevándolos a dar kilométricos paseos a campo abierto, podríamos causarles deshidratación e incluso el conocido “golpe de calor”, que es el incremento de la temperatura corporal a causa de la exposición al sol. El resultado podría reflejarse en vómitos, mareos e incluso el desmayo del animal.

 

Rápida ingesta de los alimentos

Al consumir demasiado rápido los alimentos, el perro podría terminar ingiriendo partículas de polvo y pelos, que quedarán en el área de la tráquea y generarán irritación. Por ello, el perro adulto o cachorro vomita.

Igualmente, podría tratarse de una obstrucción mayor a causa de un hueso o trozo de alimento que no pudo triturar correctamente. De ser así, el vómito será persistente y el canino deberá ser atendido inmediatamente por un especialista, ya que podría estar experimentando un peligroso cuadro de asfixia.

 

Gastritis y distensión abdominal

La gastritis y la distensión abdominal, también conocidas como abdomen abultado, son dos enfermedades peligrosas en los perros, causantes de vómito, dolor y fiebre.

En el primero de los casos, el canino vomitará una sustancia con un tono amarillo o blanco, debido a la ausencia de alimentos en su organismo. Esto ocurre justo después de despertar, ya que en su sistema digestivo se está generando una mayor cantidad de ácidos que irritan e inflaman dicha área.

Por su parte, la distensión abdominal surge porque en el estómago del animal se acumula un porcentaje significativo de jugos gástricos, alimentos, aire y espuma. Todos estos elementos se combinan y rápidamente el perro comienza a vomitar espuma blanca, mientras el sistema de venas está obstruido, restringiendo el paso de sangre a los demás órganos.

Algunos tratamientos y recomendaciones contra el vómito canino

Ya hemos comentado que el vómito en los perros puede ser generado por varias condiciones de salud en el animal, partiendo desde una simple indigestión hasta experimentar una patología de mayor complejidad.

Lo importante es identificar el motivo específico del vómito canino, para poner en práctica algunos tratamientos eficaces y recomendaciones, que puedan ayudar a aliviar los síntomas y devolverle la buena salud a la mascota.

 

Si el can padece gastritis

El vómito por gastritis puede tener diferentes tratamientos, según la intensidad de la enfermedad. Por ejemplo, el especialista puede recetar algún tipo de protector estomacal, que controle la acción de los ácidos gástricos y un medicamento para el vómito.

Por su parte, para el vómito producido por gastritis vírica, lo ideal son los fármacos antieméticos, cuya función específica es contra el vómito y la sensación de náuseas en la mascota. Adicionalmente, debes mantener al animal hidratado mientras se repone.

 

En caso de padecimientos hepáticos o renales

Si el perro está experimentando un cuadro hepático o renal, vomitará constantemente espuma blanca. De hecho, si buscas en la web “mi perro tiembla y vomita” conseguirás información inmediata sobre dichas patologías.

De ser este el caso del can, todo lo que podemos hacer es llevarlo lo más pronto posible al veterinario y seguir las instrucciones dadas, ya que se trata de un par de padecimientos graves que, de no ser tratados cuidadosamente, podrían causar la muerte de la mascota.

En este sentido, el especialista generará un diagnóstico con base en una ecografía, prueba sanguínea o biopsia, para formular un tratamiento mediante fármacos o una cirugía, según lo avanzada que esté la enfermedad.

 

Si se presenta un colapso traqueal

El colapso traqueal suele ser inevitable en algunas razas, debido a que su tráquea es muy estrecha o existe alguna condición que afecta los anillos de cartílagos presentes en dicho conducto que, en ocasiones, son muy sensibles.

Se trata de un padecimiento que, aunque no posee un tratamiento específico con fármacos, sí puede ser evitado mediante ciertos cuidados aplicados a la mascota. En este sentido, sería necesario evitar el sobreesfuerzo del canino para que no se fatigue y pierda el control de su respiración.

Asimismo, tendrás que ofrecerle al animal una dieta saludable, con el propósito de mantenerlo en el peso recomendado. Además, es conveniente eliminar el uso de collares y sustituirlos por un arnés.

Los distintos vómitos de espuma blanca suelen ser indicativos de que algo no marcha bien con la salud del can. Sin embargo, cualquier patología puede ser prevenida con una buena alimentación y dándole a la mascota vitaminas para perros con una carga de nutrientes extras. Asimismo, debes llevarlo al veterinario anualmente para un chequeo.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments