Última actualización: 20.11.19

 

Lograr que tu gato aprenda a usar el arenero conlleva paciencia y la aplicación de diversos métodos hasta que por fin se adapte. Pero, hay ocasiones en que parece imposible este avance o, de forma extraña, el gato se rehúsa a hacerlo después que se habituó. ¿Hay algo que se pueda hacer?

 

El comportamiento de un gato doméstico dependerá del adiestramiento que reciba combinado con la información instintiva que trae impresa en su código genético, por ello no podemos esperar que con una semana de haber llegado a tu casa ya sepa dónde hacer sus necesidades y nunca cometa errores.

Ahora bien, si has llegado aquí porque ya tu gato estaba habituado al uso de arenero y repentinamente, se rehúsa a hacer sus necesidades en él, entonces hay que evaluar varios aspectos que pueden están influyendo en esta cambio de actitud.

 

1. Revisión médica

Es importante tomar en cuenta la salud de tu gato, si no está usando el arenero y no consigues manchas de orina en casa, puede que esté sufriendo de algún tipo de afección que le impida orinar con normalidad. Pues, aunque no lo creas los gatos padecen de muchas infecciones del sistema urinario al igual que los humanos. 

Por otra parte, la diarrea, estreñimiento, poliuria, entre otros, también son patologías que pueden afectar a los felinos e interrumpir el uso habitual de la bandeja sanitaria, obligándolos a evacuar en cualquier lugar.

La observación de tu mascota es indispensable para percibir si está padeciendo alguna enfermedad, de ser así la pronta atención especializada le permitirá recuperarse para retomar sus hábitos higiénicos. 

 

2. Comportamiento social y el ambiente

La eliminación inadecuada, como los veterinarios suelen llamar a esta situación con los gatos, muchas veces puede ser consecuencia de una alteración en sus hábitos, en que la convivencia con otros animales puede ser determinante. Por ejemplo, si tu gato está acostumbrado a ser la única mascota de la familia y decides adoptar otro felino, puede que tu gato quiera marcar su territorio dejando de usar el arenero. Este, definitivamente, es un factor social muy común en las familias con más de un gato. 

Pero, si este no es tu caso y, además, notas que el felino no se mete a la caja y solo orina en el borde, o no escarba antes y después de defecar, y también muestra desesperación por salir del arenero lo más pronto posible, puede que la causa de su comportamiento sea ambiental. Si, pero del ambiente de su caja. 

Ya debes estar familiarizado con el concepto popular de que los gatos son animales muy higiénicos, así que aunque tu veas el arenero todavía limpio, quizás tu mascota no lo sienta así y no le resulte cómodo pasar mucho tiempo dentro de él. 

También puede suceder que el tipo de sustrato no sea de su agrado, pues a veces olvidamos que algunos fabricantes venden arena con adiciones para gustar a los humanos, con aromatizantes o aglomerantes que compactan la orina para ser más fácil de descartar. Sin embargo, estos elementos pueden no gustarle a algunos gatos con un olfato mucho más sensible que otros. En definitiva, ya puedes ver que son varios los factores a evaluar para entender el comportamiento de tu felino.

 

 

3. Soluciones más rápidas

Si ya has descartado una posible enfermedad en tu gato después de la revisión médica, puedes intentar otras acciones con respecto al arenero para gatos y ver si hay algún progreso en los hábitos higiénicos de tu mascota.

 

Cambiar de sustrato

Los gatos, en su mayoría, prefieren las arenas finas y suaves que prescinden de los desodorizantes, así que intenta cambiar el sustrato de la bandeja sanitaria, recordando que su profundidad debe ser de 3 a 5 cm para que el felino tenga el espacio para escarbar y ocultar las heces. 

 

Buscar otro lugar

Quizás en la última limpieza de tu casa, decidiste cambiar el lugar del arenero. Y este es un error muy común, pues para los hábitos de tu gato es indispensable que la caja esté siempre en el mismo sitio, especialmente lejos de su comida, y en un espacio ventilado para que los olores de las deposiciones no se queden impregnados en la casa. 

 

Tamaño apropiado

Cuando tenemos un gato bebé compramos un arenero adecuado para él, quizás de un tamaño compacto, pero a medida que va creciendo puede que esa bandeja sanitaria le quede pequeña y el gato no tenga el espacio suficiente para hacer sus necesidades de una forma natural, limitando sus movimientos y, por tanto, no la usa más. Entonces, puedes aplicar los pasos anteriores, leer una guía para comprar el mejor arenero para gatos y adquirir una bandeja más grande. Lo más recomendable es que sea 1,5 veces mayor que la longitud de tu gato. 

 

 

4. Un poco de entrenamiento

Ahora bien, si al agotar todos los recursos y técnicas que hemos planteado en los apartados anteriores, tu gato aún se niega a usar la caja de arena, te recomendamos entonces leer las siguientes recomendaciones.

a.Presta atención: Observar los hábitos de tu gato te permitirá saber en qué horarios frecuenta hacer sus necesidades, de esta forma lo podrás acercar al arenero cuando consideres que se aproxima el momento.

b. Enseña con juegos: Para que tu gato tome ciertas rutinas como el cepillado del pelo o evacuar en la caja de arena, los juegos pueden ser tus aliados. En el caso del arenero, jugar con tu gato cerca de la bandeja le ayudará a familiarizarse con el objeto desconocido para él, incluso puedes colocarlo dentro y con tus manos enseñarle a remover la arena. 

c. Usas sus heces: Si el gato está defecando en otras partes de la casa, te recomendamos recoger las heces y llevarlas hasta la arena para que el reconozca el olor y sepa que es allí donde tiene que hacerlo. Repite esto cuantas veces sea necesario, pero recuerda siempre limpiar los otros lugares para que no queden heces ni orina cerca que les sirvan como marcaje. 

d. Evita los regaños: Un gato que nunca ha usado un arenero necesitará orientación, constancia y paciencia de su cuidador para adquirir este hábito, así que evita regañar al gato, porque generarás el efecto contrario. Recuerda siempre mimarlo y felicitarlo por su buen comportamiento, así lo ayudarás a progresar más rápido.