Última actualización: 22.09.21

 

Existen opiniones encontradas acerca de la existencia de los caballos salvajes. Mientras que algunos aseguran que los Przewalski viven libres en parques nacionales o en la naturaleza, un reciente estudio derrumba esta hipótesis. De acuerdo a las investigaciones, esta raza considerada la única salvaje, realmente procede de un grupo domesticado.

 

Los caballos son animales que se caracterizan por su fuerza, gran belleza e inteligencia, lo que los ha llevado a permanecer junto a las personas a través del tiempo. Por ello, desde los comienzos de la humanidad y durante siglos, los caballos han sido domesticados como parte fundamental del desarrollo social y económico.

Es posible que no exista otro animal que haya fascinado tanto al hombre como los caballos. Es de admirar la elegancia de sus movimientos, su fortaleza e incluso su mirada, lo que ha hecho que se conviertan en un animal indispensable en la historia del hombre.

 

Algunas de las mejores razas en la actualidad

Debido a su condición física y atlética, actualmente la mayoría de caballos son utilizados para fines deportivos. Existen aquellos que son entrenados para las carreras, para la práctica de equitación, salto o para la caza. Así mismo, están los ejemplares para montar; son los caballos domésticos usados para fines recreativos o terapéuticos, exhibición, para el arrastre de carruajes e incluso como medio de transporte para algunas personas.

Recolectando información sobre los caballos, tenemos que existen algunas razas consideradas hoy en día como las más cotizadas y mejor valoradas del mundo. Son ejemplares que destacan por sus características únicas.

1. Andaluz

Es originario de Andalucía, España y es considerado como pura raza española. Pertenece a los que una vez fueron los caballos salvajes en España, una raza equina de las más antiguas del mundo. Destaca por su gran melena y cola, su fuerza e inteligencia.

2. Árabe

Es una raza de gran valor por su pureza. Su prestigio habla de su gran fortaleza, resistencia e inteligencia. Son caballos cuya estampa peculiar se caracteriza por tener su cabeza y cola siempre en alto, son de carácter afable y disfrutan de la compañía humana.

3. Tennessee Walking Horse

El antepasado del caballo estadounidense Tennessee Walking Horse se remonta al cruce de las razas Morgan con Pura sangre y Saddle red y fueron los plantadores de algodón quienes los eligieron por su valentía y robustez para vigilar los cultivos.

4. Pura Sangre

Esta raza se originó tras cruzar sementales árabes con yeguas inglesas. Se distinguen por su cuerpo largo y estilizado, capaz de soportar el vigor del galope; por lo que son los elegidos por excelencia para las carreras.

5. Morgan

La raza Morgan fue una de las primeras en Estados Unidos y proviene de un solo progenitor, un caballo nacido en 1973 (Justin Morgan) que logró transmitir su ADN a sus tres vástagos.

6. Miniatura

Los caballos pequeños o también llamados caballos miniatura son de origen europeo. Su altura promedio es de 86 a 97 cm y dado que poseen características típicas de los caballos, no se les clasifica como ponis.

El mito de los caballos salvajes

A fin de conocer donde viven los caballos, cuánto viven los caballos y como ha sido su evolución a lo largo del tiempo; un grupo de investigadores realizó un estudio con 88 muestras genéticas de ejemplares antiguos y modernos; caballos que ha vivido en diversos periodos de la historia y habitado diferentes lugares de Europa y Asia. El resultado del estudio sorprendió a los expertos.

Existe la creencia de que el Przewalski, unos equinos originarios de Mongolia, son la última raza sobreviviente de caballos salvajes en el mundo. Sin embargo, esta investigación arrojó datos genéticos que revelan que se trata de grupo de caballos descendientes de los primeros ejemplares domesticados por los Botai.

Esto deja al descubierto que los Przewalski no son caballos salvajes como hasta ahora se pensaba, sino una especie de caballo cimarrón asilvestrado; bien sea porque escapó de las granjas o porque fue puesto en libertad por sus criadores.

 

Hipótesis sobre la domesticación

De acuerdo a los expertos, la hipótesis que mejor refleja la domesticación equina se remonta a unos 5000 años cuando los Botai domesticaron los primeros caballos salvajes; por lo que se pensaba que todos los caballos de la actualidad podrían haberse originado de estos ejemplares.

El hábitat del caballo en la naturaleza suele ser en praderas, con pastos y manantiales o ríos cercanos. Los Botai por su parte, tomaban a equinos salvajes y los domaban, convivían con ellos, los alimentaban y lograban crear una relación de mutuo beneficio.

Estos pobladores conservaban sus caballos domesticados en una especie de corral, tal como sucede hoy en día con muchas personas que utilizan un pastor eléctrico (si pulsas aquí, tienes varias opciones de compra) para mantener sus animales más protegidos.

Los ancestros del caballo que conocemos

Aunque se creía que los caballos domados por los Botai eran los antepasados de los caballos modernos, lo cierto es que el árbol genealógico de estos equinos apunta a que no existen coincidencias de ADN con los ejemplares de hoy en día.

Por esto, los investigadores continúan analizando e investigando porque los caballos modernos no comparten material genético con los equinos de los Botai.

En tal sentido, se han planteado dos hipótesis: primeramente, se supone que los primeros caballos de los Botai han sido sometidos a tantos cruces que resulta imposible identificar una característica primaria de coincidencia genética con los ejemplares modernos.

La segunda hipótesis viene a plantear un escenario radical, el que sugiere que los caballos de los Botai no lograron sobrevivir. Por esta razón, los caballos que conocemos actualmente se originaron de otros ejemplares que fueron domesticados, criados en otro lugar y en un momento de la historia aún desconocido.

No obstante, dado que se trata de una reciente investigación, resulta imposible dar explicación a todos los hallazgos. Lo que sí se podría indicar, es que los caballos salvajes se extinguieron y que los descubrimientos han generado una revolución de lo que hasta entonces se conocía sobre el origen de los caballos.

Aun cuando estos animales podían vivir en una manada de caballos, siguen siendo los más dóciles de todas las especies salvajes que se puedan encontrar; por lo que montarlos ha sido un gesto de nobleza aún a costa de su libertad. Por esto, hoy en día, los caballos en libertad se han convertido en un mito y solo podrás verlos en películas o a través del lente de una cámara, firmemente sostenida en uno de los mejores trípodes.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS