Última actualización: 09.12.19

 

Los rascadores para gatos son accesorios importantes para el bienestar de nuestra mascota felina, porque a través de ellos liberan estrés, se relajan, se liman las uñas, marcan su territorio, se ejercitan y se entretienen jugando, pero no necesitas desembolsar grandes sumas de dinero para proporcionarle estos juguetes a tu gato, ya que puedes hacerlo tú mismo en casa. 

 

Si bien nuestra mascota felina necesita cuidados y accesorios para su mantenimiento o entretenimiento, cuando hablamos de ahorrar dinero podemos hacerlo elaborando sus propios juguetes, ya que es posible utilizar materiales reciclados que tenemos en casa, sin tener que gastar nada.

En este sentido, puedes crear un rascador casero de cartón que es bastante resistente y duradero, utilizando varias cajas, los rollos de cartón del papel de cocina o papel higiénico, incluso puedes usar tubos de PVC. También puedes utilizar trozos de madera, felpa, silicona, cuerda, sierra, tijeras, terciopelo, un felpudo, entre otros materiales. A continuación, vamos a explicarte unos sencillos pasos de cómo puedes construir el mejor rascador para gatos del momento, sin tener que gastar mucho dinero.

 

 

Rascador casero con madera y terciopelo

Para construir un rascador para gatos con madera, lo primero que debes hacer es cortar un trozo de madera del tamaño deseado, cubriendo la superficie con la tela de felpa o el terciopelo, lo que sobre deberás pegarlo por debajo. Con los tubos de plástico, o en su defecto con los de cartón, envuelve cada uno con la cuerda, pégalo uno a uno para evitar que se caiga al primer rascado. Para que los rollos de cartón sean más resistentes, es recomendable abrir varios, enrollarlos y pegarlos unos a otros, para que sean más fuertes y puedan soportar los arañazos del gato. 

También, se podría cubrir cada rollo con tela, sobre todo si es de felpudo viejo, pues a los gatos les encanta esta textura. Cuando ya estén varios rollos cubiertos, puedes pegarlos a la base de madera, incluso puedes experimentar creando un segundo nivel para incrementar la altura del rascador, para lo cual necesitas una lámina de madera más fina y la colocas sobre la estructura de los tubos.

Adicional a esa estructura, puedes incluir tiras de cartón que cuelguen de los tubos o cuerdas con bolitas, para que el gato pueda jugar con ellas, haciendo más divertido el rascador. También, puedes incorporar una hamaca para que el gato descanse y una especie de madriguera donde pueda esconderse, así como escalones y cajones. Recuerda tapizar todas las superficies de cada nivel, con el trozo de tela adecuado para cada plataforma.

Una vez que hayas terminado con los detalles, tendrás listo el rascador para que tu gato pueda divertirse en él, pero por si acaso se muestra un poco renuente a acercarse a este accesorio, es recomendable frotarlo con alguna prenda tuya que esté sucia, puede ser una camiseta o un calcetín, para que tu olor se impregne en el rascador y sea más fácil para el gato acercarse a conocerlo. 

Otro aspecto importante que debes considerar es la ubicación en donde estará el rascador, así que lo aconsejable es buscar un lugar adecuado en tu hogar, que el gato reconozca como su zona, para no tener que moverlo después. Ello se debe, a que el lugar indicado le ayudará a tu mascota a saber que ese es su territorio, lo que le brindará seguridad y bienestar.

 

 

Rascador casero de cuerda y madera

Otra opción interesante de rascador es el modelo de cuerda y madera, es menos elaborado que el anterior y más resistente que los fabricados con cartón, aunque su coste de construcción pudiera ser un poco más elevado debido a que tienes que comprar materiales como la cuerda o la madera que cuestan algo de dinero. Para construir un rascador casero para gatos de cuerda, necesitarás una tabla de madera de 60 x 60 centímetros que te servirá de base a la estructura, cuerda de cáñamo o de esparto, pegamento, un trozo de tela o de alfombra y un tubo de madera de un metro de altura y de 10 o 15 centímetros de diámetro aproximadamente.

Lo primero que debes hacer es atornillar el tubo de madera en el centro de la plataforma que te sirve como base. En el medio del cuadrado de madera, deberás hacer un pequeño agujero, ayudándote con un taladro y coloca el tubo sobre el orificio, por la parte inferior del cuadrado de madera introduce un tornillo para que sujete con firmeza el tubo. Procura que el tornillo sea resistente, para que el tubo pueda soportar el peso del gato cuando se trepe sobre él.

En segundo lugar, se debe forrar la base de madera con la tela o alfombra, cortando la misma a la medida del cuadrado de madera, haciendo un agujero en el centro de la tela en donde irá el tubo. Forra la parte superior de la plataforma para que se vea más atractivo para el gato.

Ahora, procede a forrar el tubo con la cuerda. Comienza a pegar la punta de la cuerda a la base del tubo, colocando el pegamento alrededor del cilindro de madera, poco a poco debes ir enroscando la cuerda y en cada vuelta se debe fijar el cordel a la vuelta anterior, sin dejar espacios entre ellas. Una vez que se haya forrado completamente el tubo hay que dejar secar el pegamento y el rascador para gatos estará listo para usarse. Si lo prefieres, puedes añadirle un juguete o peluche en la parte superior, para que sea más llamativo para el gato.

Ten en cuenta que es muy importante para el bienestar de nuestro amigo felino, contar con accesorios que le permitan controlar sus instintos naturales, y esa acción la pueden conseguir con los mejores rascadores para gatos, que podemos elaborar en nuestra propia casa sin tener que hacer grandes inversiones de dinero, mientras le proporcionamos un cómodo lugar en donde pueden afilar sus uñas, arañar todo lo que quieran, soltar el estrés y comunicarse con los demás.