Última actualización: 20.11.19

 

El comportamiento de los gatos de arañar todo a su paso es una conducta instintiva y natural en ellos, que les permite expresarse o marcar su territorio, pero hay ocasiones en que esa acción se sale de control, siendo realizada de forma compulsiva en distintos objetos de la casa, por lo que es importante detectar el problema que lo genera para disminuir esa conducta. 

 

El gato puede de forma compulsiva comenzar a arañar los muebles, los tejidos, los tapetes o sábanas, lo que se convierte en un comportamiento molesto e indeseable para los propietarios, porque pudiera ser difícil tratar de controlar esas acciones. Pero lo primero que debes hacer ante esta situación es preguntarte si hay algún problema que lleve al gato a actuar de esa manera, ya que puede suceder que el felino se sienta en un estado de ansiedad o estrés y lo demuestre arañando todo compulsivamente. 

A continuación, te invitamos a conocer las razones por las cuales los gatos tienen el instinto de arañar objetos con diferentes texturas y te daremos algunos tips para manejar esta situación, así como consejos de productos que puedes utilizar como solución a esa conducta desmedida.

 

 

¿Arañar es normal?

Cuando analizamos los comportamientos de la especie felina notamos, que una de sus principales conductas es el arañar objetos, es la acción más representativa y tiene múltiples significados. Los gatos pueden rascar por diferentes motivos y esta acción comienzan a ejecutarla desde que son cachorros, pues a esa edad descubren, exploran y empiezan a desarrollar sus instintos de cacería. 

Una de las razones por la que los gatos rascan es para marcar su territorio, pues a través de sus garras los felinos esparcen feromonas que se encuentran en las glándulas de los espacios interdigitales de sus patas. Adicional a las feromonas depositadas en el objeto el gato deja una señal visual, que es una raya vertical y mientras más arañe ese objeto, esas señas se van acentuando dejando marcas visuales y olfativas. 

Los gatos también arañan para liberarse de restos sobrantes en sus uñas, para afilarlas o para estirar su musculatura, lo que es importante para prepararse en la captura de sus presas y como mecanismo de defensa. De tal manera que, eligen diferentes lugares a lo largo de lo que consideran su territorio y cerca de su sitio de descanso, por lo que es común observar que esta conducta comienzan a practicarla en cortinas, alfombras, muebles, entre otros elementos caseros.

En este momento, si no se les proporciona el mejor rascador para gatos, entonces los felinos desarrollarán un gusto preferencial por esos lugares que no queremos que arañen, como son los muebles y otros objetos de la casa. De la misma forma, cuando el gato ya ha alcanzado su madurez sexual, la conducta de marcaje se intensifica y comienza a orinar, frotarse o arañar por todos lados, dejando impregnado toda la zona donde se desenvuelve con sus feromonas, lo que le permite sentir mayor comodidad y seguridad en su territorio, sirviendo también de alerta para otros felinos. 

Otros factores importantes que explican el comportamiento compulsivo del gato de arañar nuestros muebles y cualquier objeto del hogar son la ansiedad y el estrés. A través de esa conducta el gato tratará de alertarnos que no se encuentra en un estado pleno de bienestar y siente la necesidad de arañar todo para estar más seguro. Adicional a esta conducta, un gato sometido a altos niveles de estrés, puede realizar comportamientos que antes no hacía, como por ejemplo defecar u orinar en zonas distintas a su arenero habitual, puede sentirse excesivamente dependiente, con apatía o puede estar muy hiperactivo.  

Razones como los cambios de hogar, la soledad o el estar encerrado todo el tiempo, pueden ser situaciones estresantes para el gato, lo que pudiera afectar de forma considerable su salud, dejándolo propenso a contraer enfermedades con mayor facilidad.

 

 

Consejos para evitar que el gato arañe todo

Como habrás notado, el arañado de los gatos puede deberse a múltiples razones y es un comportamiento instintivo en ellos, que no representa necesariamente un efecto negativo, por lo que es importante incentivar a nuestro gato para que elija los lugares apropiados para realizar tal acción sin riesgo de dañar nuestros muebles u objetos preferidos de la casa.

Es por ello, que se recomienda ampliamente que procures hacerte con por lo menos dos rascadores por cada animal que tengas en casa, con diferentes texturas y modelos, para detectar cuál sería el rascador favorito de nuestra mascota felina. Se deben colocar cerca de la zona donde habitualmente el felino suele rascar, incluso existen alternativas que sirven para cubrir los muebles arañados, con texturas que sean desagradables para el gato, de manera que sirvan para evitar que vuelva a arañar.

Otro truco que puedes emplear para enseñar al gato a utilizar los rascadores es el uso de catnip. Aunque en el mercado existe un artículo bastante efectivo, como es el Feliscratch de Feliway, un producto de origen sintético que simula a las feromonas naturales de los gatos y los incita a utilizar las zonas impregnadas con este elemento.

También es importante el uso de juguetes que estimulen al gato a nivel físico y mental, para que pueda canalizar adecuadamente toda su energía, por lo que es necesario mantener una buena socialización con sus cuidadores, el uso de juguetes de inteligencia, la actividad física y el ejercicio, para que nuestro gato esté feliz, que tenga una adecuada alimentación y los cuidados fundamentales que le brinden un estado de confort, calma y seguridad.

Pero si notamos que nuestro gato tiene altos niveles de ansiedad y estrés, lo más recomendable es acudir a un médico veterinario, para que nos ayude a solucionar el problema, pues con un rascador lo más probable es que no se vaya a recuperar, siendo apropiado entonces el uso de productos como las feromonas sintéticas para ayudarle a sentir bienestar y calma.

Adicional a lo anterior, los médicos veterinarios recomiendan que no se puede castigar al gato de ninguna manera, porque ello incrementa los niveles de estrés, siendo aconsejable utilizar el refuerzo positivo para hacer que cambie su conducta, entre los cuales puedes incluir premios sabrosos o golosinas para gatos, usar palabras amables, caricias u otras alternativas, que sirvan para que el gato asocie la acción de arañar los rascadores con un hecho positivo.