Última actualización: 25.02.21

 

Las tortugas son animales fascinantes y la variedad de especies es tan amplia que muchas han podido domesticarse, convirtiéndose en las mascotas favoritas para muchas personas. Por ende, conviene conocer los tipos de tortugas y cuáles son los cuidados básicos que requieren para tenerlas en casa como animales de compañía.

 

Las tortugas forman parte del orden de los reptiles y más importante aún, son de los animales más antiguos de la Tierra en la actualidad, ya que existen desde el período Triásico. Son conocidas también como quelonios y se caracterizan por tener un caparazón encargado de la protección de sus órganos vitales. En cuanto al tronco, este suele ser corto y ancho con extremidades cortas.

Su reino es el animalia y existen cientos de especies que pueden clasificarse básicamente en dos tipos, teniendo en cuenta los hábitats en los que se desarrollan, ya sean mayoritariamente de tierra o agua.

 

Tortugas de tierra

Una tortuga de tierra podría fácilmente vivir en tu jardín, siempre y cuando tenga el adecuado acceso a agua para beber y refrescarse, así como también alimento los días que le corresponda. En el siguiente espacio, conoceremos algunas de las especies de tortugas de tierra que podrían ser buenas mascotas en casa:

 

 – Testudo graeca

La tortuga mora puede crecer hasta los 18 centímetros. Sus patas son de color amarillo con manchas negras y presenta una placa vertebral redondeada.

La subespecie, Testudo graeca ibera es más grande que la T. graeca, considerando que los machos de esta especie crecen hasta los 18 centímetros y las hembras hasta los 30 centímetros.

 

 – Testudo hermanni

La conocida tortuga mediterránea, también perteneciente al género Testudo, es cercana a la tortuga rusa o Testudo horsfieldii. Puede vivir muchos años y tiene un caparazón bastante resistente, que muestra un color negro con manchas amarillas.

 

 – Chelus fimbriata

El género Chelus actualmente cuenta con un único representante: la tortuga matamata. Este ejemplar presenta una cabeza de gran tamaño con forma triangular y aplanada; y un caparazón de color oscuro que puede llegar a medir hasta 45 centímetros de largo.

 

 – Chelydra serpentina

Esta especie es conocida también con los nombres de tortuga mordedora, tortuga serpentina, tortuga lagarto, entre otros. Pertenece a la familia Chelydridae y puede crecer entre los 23 y los 49 centímetros de longitud.

Tortugas acuáticas

Una tortuga de agua dulce suele ser más conveniente para tener como mascota dentro de casa, ya que puede crearse un hábitat controlando humedad y temperatura, además de, por supuesto, los parámetros del agua para que esté sana y segura en todo momento.

 

 – Trachemys scripta

Esta familia de tortugas incluye a la T. scripta scripta o tortuga de orejas amarillas y la Trachemys scripta elegans o tortuga de orejas rojas. Ambas son populares como mascotas y son omnívoras.

 

 – Graptemys pseudogeographica

La tortuga mapa falsa es endémica de los Estados Unidos y bastante común como mascota. Su caparazón presenta una fila de espinas de corte bajo y es de color oscuro.

 

 – Emys orbicularis

También conocida como galápago europeo, este ejemplar puede crecer entre los 12 y los 38 centímetros de longitud presentando un caparazón verde con amarillo.

 

 – Macrochelys temminckii

El nombre de tortuga caimán puede sonar atemorizante y es que se trata de una de las especies de agua dulce más grandes del mundo, pudiendo crecer hasta los 80 centímetros de longitud y 110 kilos.

 

 – Mauremys leprosa

Para muchos, el galápago leproso es una tortuga simpática y pequeña para tener en casa. Vive normalmente en ríos y pantanos y sigue una dieta omnívora.

 

 – Chelonia mydas

Aunque no pueda ser considerada una mascota como tal debido a sus requerimientos de espacio para nadar, la tortuga verde marina es digna de admiración, considerando que el ejemplar más grande llegó a pesar 395 kilogramos.

 

Cuidados de la tortuga como mascota

En líneas generales, las tortugas domésticas son una alternativa como mascota si prefieres un animal tranquilo, pero que sea buena compañía y que no requiera tanto espacio como un gato o un perro, por ejemplo.

Sin embargo, aunque puedan parecer animales sencillos de cuidar, las tortugas tienen requerimientos especiales que debes conocer y garantizar al momento de adoptar una. A continuación, te indicaremos varias pautas a seguir, para proveer a tu tortuga de una vida sana, alegre y feliz:

 

 – Hábitat

Un acuario es una buena opción para empezar si quieres hacer un hábitat adecuado a tu nueva tortuga. Este debe estar dividido en, al menos, dos zonas: una húmeda, donde el animal pueda nadar y refrescarse y otra seca, donde pueda descansar y recibir la luz del sol. Si no es posible esto último, puedes instalar lámparas UV que especiales junto a una bombilla de luz cálida, para proveer de la luz necesaria.

El agua, por su parte, debe contar con su respectivo filtro y estar libre de cloro. Para esto puedes aplicar tratamientos especiales y hacer pruebas que te permitan comprobar sus parámetros.

Además, si lo prefieres, puedes adquirir tortugueras previamente preparadas con todo lo necesario para tu nueva mascota, ya sean rampas, división de zonas o accesorios para su comida.

 

 – Alimentación

Las tortugas bebé, generalmente, son carnívoras, pudiendo alimentarlas con trozos de carne y pollo si son de tierra o gambas deshidratadas si son de agua. Al crecer, se volverán omnívoras, pudiendo añadir vegetales a su dieta.

Sumado a esto, es importante respetar los ciclos de alimentación: cuando tu tortuga sea bebé, deberás alimentarla una vez al día. Cuando sea joven, cada dos días y cuando alcance la edad adulta, comerá un aproximado de tres veces por semana.

No obstante, no pases por alto que estas indicaciones deben ser consultadas con el veterinario, para que pueda decirte si son adecuadas para la especie que tengas en particular.

Conclusiones

Tener una tortuga como mascota puede ser divertido, no obstante, hay que considerar lo delicadas que pueden ser algunas especies y las necesidades de cada animal, ya que no todas son fáciles de cuidar.

Por otro lado, y considerando la influencia tecnológica de hoy en día, respecto al Nintendo 2DS, las opiniones consideran a juegos como: Teenage Mutant Ninja Turtles, Save The Turtles y Franklin’s Great Adventures, como buenas opciones si se prefiere interactuar con estos animales de una manera diferente aprovechando la alternativa virtual.

 

 

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments