Última actualización: 25.01.21

 

Desde las más inofensivas e incluso tiernas hasta las más grandes y peligrosas. La amplia variedad de especies de serpientes que encontramos en nuestro planeta es enorme, teniendo cada una de ellas unas características específicas.

 

Aunque para muchas personas son animales relacionados con el peligro o la mala suerte, e incluso muchos les tienen un especial miedo, llamado ofidiofobia, lo cierto es que las serpientes son unos animales que cuentan con un papel importante dentro de los ecosistemas en los que viven. Básicamente, son las responsables de mantener el equilibrio ecológico en aquellos lugares en los que se encuentran, dado que como animales depredadores evitan la sobrepoblación de diferentes tipos de roedores y otras especies que, de otro modo, tendrían vía libre para arrasar con cultivos, vegetación y todo lo que encuentren a su paso.

En paralelo, las serpientes también son una fuente interesante de materia prima para todo lo relacionado con el mundo de la salud y la belleza. Y aunque es cierto que no vas a encontrar este veneno entre los mejores primers del mercado, sí encontramos a la venta productos basados en el famoso veneno de serpientes, debidamente modificado. Entre ellos, destacan los productos pensados para luchar contra la edad, en forma de cremas y similares.

Si quieres saber más sobre los diferentes tipos de serpientes venenosas, así como sobre las serpientes más comunes y convencionales, de las que puedes tener cómodamente en tu terrario, te dejamos la clasificación más aceptada para estos ofidios. Por cierto, dada la variabilidad de los nombres de serpientes que existe en el mundo, si quieres saber más sobre alguna de ellas, te recomendamos buscar siempre por su nombre científico, lo que elimina los errores en su identificación.

Por su riesgo

 

Serpientes venenosas

Dentro de los diferentes tipos de serpientes existentes, el que más llama la atención es el de las serpientes venenosas. Todo ello pese a representar apenas el 10% de las 3.600 especies de serpientes catalogadas en el mundo.

Si te preguntas cuál es la serpiente más venenosa del mundo, por ahora tenemos que hablar de la serpiente marina de pico o Enhydrina Schistosa, bastando una dosis de 0,02 miligramos por kilo de su veneno para matar ratones, en pruebas de laboratorio. No obstante, este título queda algo en entredicho, dado que la clasificación es variable respecto de la capacidad y concentración de veneno necesaria y su letalidad.

En lo que sí parece haber cierto acuerdo es en que la serpiente marrón sería la segunda especie más peligrosa. Esta especie australiana tiene unos 2,4 metros de largo y está entre las más peligrosas. 

Algo parecido a lo que pasa con la mamba verde oriental. Este animal se encuentra entre las serpientes verdes propias de zonas arborícolas situadas en la parte oriental de África, contando con un tamaño de 1,8 a 3,7 metros de largo, así como un veneno de alta toxicidad. 

Este es el mismo planteamiento de la Bocará o crótalo cornudo. Esta especie arbórea es habitual de América central y Sudamérica, teniendo un aspecto que ya da señales de su peligrosidad.

Por cierto, si ves una serpiente de colores muy vivos ten cuidado, pues estas suelen ser altamente venenosas, salvo contadas excepciones. Precisamente estos colores son la señal de alerta de ese riesgo, por lo que conviene no acercarse a ellas.

 

Serpientes no venenosas

Completando el porcentaje que decíamos antes, las especies no venenosas cubren cerca del 90% de las serpientes pequeñas y grandes que podemos encontrar en nuestro mundo. En este caso, hablamos de animales que no cuentan con venenos peligrosos, aunque esto no quiere decir que no tengan riesgos. La prueba la tenemos en las pitones. Estas enormes serpientes no tienen veneno porque no lo necesitan, ya que cazan y atrapan a sus víctimas con su enorme fuerza, hasta que las asfixian por completo.

Entre las menos peligrosas, e incluso aptas para vivir en un terrario, tenemos la culebra verde. Un animal de un color verde intenso, inofensivo para el ser humano y que puede llegar a 1,7 metros de largo. También aquí encontramos la falsa coral que, pese a su color vivo, no es venenosa y usa esta coloración para engañar a otros animales. No obstante, dado que la variedad es notable, te animamos a seguir investigando, en caso de que te interese este tipo de serpientes en particular.

Por su hábitat

 

Serpientes marinas

Las serpientes marinas se encuadran dentro de la subfamilia Hydrophiinae y se reconocen por ser animales que viven prácticamente toda su jornada dentro del agua salada. De hecho, la mayoría de especies de este grupo no son capaces de moverse por una superficie sólida. En este entorno marino pasan los días, alimentándose de diferentes crustáceos, anfibios y otras especies marinas. Entre las serpientes más habituales de este grupo, tenemos la serpiente marina de hocico ancho, o Laticauda colubrina, o bien la serpiente marina amarilla, de nombre zoológico Hydrophis platurus.

 

Serpientes de agua dulce

Entre los animales que se mueven en nuestros ríos, encontramos algunos como las culebras de agua. En nuestro país, existen dos especies principales, la culebra viperina y la de collar. No son especies peligrosas, dado que se alimentan principalmente de anfibios, peces e invertebrados.

Fuera de nuestro entorno, tenemos otros animales de mayor tamaño, tales como la serpiente tiburón de Java, capaz de medir hasta 2,4 metros y que es incapaz de estar fuera del agua. Menos sensible es la anaconda, de las más conocidas de este segmento por ser altamente peligrosa para el ser humano, debido a su gran tamaño y su capacidad constrictora.

 

Serpientes de arena

Frente a las especies que viven en el agua, en este apartado encontramos serpientes blancas o de tonos muy claros, así como alguna serpiente amarilla de tonos claros. Este color no es casual, dado que usan la arena como entorno para vivir y esconderse de otros depredadores. Son animales que viven en todo tipo de desiertos y entre ellos se encuentran desde serpientes comunes e inofensivas hasta otras tan peligrosas como algunas serpientes de cascabel.

Entre ellas, tenemos especies como la serpiente de cascabel de Mojave, muy venenosa, o la boa de arena de Arabia, totalmente inofensiva y que incluso es apta para vivir en un terrario, por soportar adecuadamente diferentes temperaturas. De hecho, este es uno de los grupos más adecuados para buscar serpientes domésticas o de terrario.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments