Última actualización: 09.12.19

 

Si se tienen mascotas en la casa, lo apropiado es contar con comederos prácticos, como los automáticos, que proveen el alimento a través de distintas formas. Los tipos varían de acuerdo a la raza y tamaño del animal. Para su elección, se deben tener algunas consideraciones, pero hay tres opciones que cumplen con funciones que mejoran el bienestar de la mascota. 

 

En el mercado de artículos y productos para las mascotas hay un amplio catálogo. Entre estos se encuentran los dispensadores que proveen alimento a las mascotas por programación electrónica o por gravedad. Cada una de las modalidades se ajusta a diferentes demandas de los dueños y de sus mascotas. 

 

La automatización de las comidas

Según la recomendación de los médicos veterinarios, los caninos tienen necesidades de alimentación puntuales que deben respetarse. Lo adecuado es que la ingesta sea por la mañana y por la noche. Sin embargo, puede que no todos los dueños cuenten con la disponibilidad para atender a estas demandas. Por ello, lo recomendado es hacer uso de comederos automáticos que ofrecen prestaciones útiles para quienes pasan muchas horas del día fuera de casa. 

Este tipo de comederos sirve para proveer la alimentación a las mascotas de forma automática, a través de un sistema electrónico o aprovechando el principio de gravedad. Son muchas las alternativas disponibles, pero solo algunas pocas están incluidas en el top tres de los mejores comederos para perros del 2019 por estar equipadas con rasgos de calidad y materiales resistentes, así como por tener el aval de los compradores.

Una de las ventajas de este tipo de comederos para perros es que tienen la posibilidad de dar una cantidad de comida al animal, de acuerdo a los requerimientos del amo. Para ello, deben aplicarse una serie de programaciones y el equipo comenzará a funcionar con los parámetros establecidos. De hecho, algunos modelos más avanzados están dotados con tecnología de última generación, que permite al usuario tener un control a través del móvil. 

 

 

Los comederos con alta capacidad

Para quienes buscan una alternativa automática y resistente con gran capacidad, pueden optar por comederos con temporizador digital, programable hasta con 12 comidas diarias. En estos casos, poseen un depósito de gran tamaño para guardar unas 24 tazas de alimento. 

En el caso de estos modelos, también están equipados con cintas anti atasco y son aptos para incorporar tanto comida húmeda como seca. Por lo general, funcionan con dos modos: uno para alimentación lenta mediante el control de la ración en 15 minutos y otro para alimentación rápida, que sirve para dispensar toda la ración en una sola tanda. 

Al optar por este tipo de comederos para perros, el usuario podrá estar seguro de que el suministro de alimento se mantendrá constante aunque no esté en casa. Además, estas alternativas suelen estar equipadas con platos de acero inoxidable resistentes, que se pueden lavar en el lavavajillas. Por otro lado, requieren de una batería que tiene una duración promedio de un año. 

 

Alternativas con audio

Si el modelo anterior parecía tener propiedades tecnológicas, entonces este también te sorprenderá. Estas alternativas tienen un coste más barato que las anteriores, pero son funcionales porque están equipadas con una grabadora y un altavoz. A través de esta función, el usuario puede grabar hasta 10 segundos de contenido para indicar al perro que ya es momento de comer. 

Estos modelos son piezas que resultan convenientes para aquellos perros que responden al llamado del amo y que están adiestrados. Además, tienen la capacidad de proveer hasta cuatro comidas de 350 gramos al día, a través de una programación. Asimismo, tienen un sensor que impide que el aparato se active si aún hay comida en el plato. Como punto en contra, estos modelos están fabricados para croquetas pequeñas. Por otro lado, su diseño es práctico, su uso sencillo y además es fácil hacer la limpieza.

 

 

Comederos por gravedad 

Ahora bien, si se trata de ahorrar sin tener que prescindir de un comedero de calidad, entonces la alternativa más indicada podría ser un comedero por gravedad, ya que su coste es mucho más asequible que el de los anteriores. Este está equipado con un depósito amplio, con capacidad para unos cinco kilos de alimento. Asimismo, no tiene restricción en relación al tamaño de la croqueta y funciona por gravedad. Por lo general, está equipado con dispensador de agua y de comida. 

En cuanto a su fabricación, los comederos para perros por gravedad están construidos en plástico de alta densidad y transparente, para llevar un control de las cantidades y poder surtir cuando se esté terminando el alimento. Además, todas las piezas son lavables.

Igualmente, son muchos los modelos de este tipo que están equipados con asas laterales que mejoran la sujeción y portabilidad. De igual modo, incluyen una base antideslizante y no es necesario reemplazar las piezas, por lo que su vida útil es extensa. 

 

Consideraciones adicionales

Una vez que se han conocido los tres modelos o tipos que funcionan con mayor practicidad para las mascotas, se deben tener otras consideraciones en mente. Por ejemplo, los comederos automáticos tienen que estar fabricados con materiales resistentes y deben ser herméticos para que el alimento se mantenga fresco. Además, es prudente que se tengan en cuenta algunas recomendaciones que te ayudarán a hacer una mejor elección del dispensador de alimento para tu mascota. 

En lo referente a la seguridad, estos dispensadores automáticos no deben tener fallas, ya que esto podría hacer que el perro acceda a la comida antes de tiempo y en cantidades no autorizadas. 

Asimismo, es prudente que el depósito esté totalmente sellado para que el aire no entre en la cámara y el alimento dure más tiempo. En el caso de los modelos electrónicos, lo aconsejado es que las baterías tengan larga vida y sean capaces de funcionar con todos los atributos, sin convertirse en una renta adicional. Finalmente, deben ser envases de fácil limpieza y desmontables para así poder quitar las impurezas de todas las piezas.