Última actualización: 25.01.21

 

Si hay un tipo de animal variado en cuanto a tamaños y aspectos, son las serpientes. Este grupo reúne desde las especies más pequeñas en su tamaño a las diferentes serpientes gigantes que han sido catalogadas, con tamaños que superan los 10 metros de largo.

 

Si te gusta ver documentales sobre animales en televisión, seguramente hayas visto más de uno dedicado a las serpientes. Unos documentales que, todo sea dicho, se ven mejor con un televisor que tenga TDT HD, lo que permite apreciar mejor los colores y los detalles de estos particulares animales. En estos programas se habla, en ocasiones, de especies que pueden llegar a tener tamaños espectaculares, tal como podrás comprobar en este listado de las serpientes más grandes del mundo.

En él te explicaremos cuánto mide una anaconda, cuál es la serpiente más larga del mundo o cuáles son las especies de serpientes más grandes que existen en la naturaleza. Unas especies que, todo sea dicho, no son adecuadas para terrarios domésticos y que conviene tener lo más lejos de casa posible.

Una nota antes de empezar. Cuando hablamos de estas especies, nos referimos solo a aquellas que han sido descubiertas y catalogadas. Por tanto, esta lista está sujeta a cambios por los posibles descubrimientos que puedan surgir en el futuro. Por otra parte, también es importante saber que existe una cierta variabilidad de tamaño en cada especie que comentamos. Esto es, no todas las serpientes llegan a sus tamaños máximos, igual que tampoco todas las personas pasamos de los dos metros de altura, por ejemplo.

La Anaconda Verde

La serpiente Anaconda Verde es una de las especies más grandes del mundo y ha servido como inspiración para diferentes películas. Este animal tiene un tamaño variable, que puede llegar a los 11 metros de longitud y a un peso de unos 250 kilos aproximadamente. Algo que obliga a esta especie a vivir en el agua, dado que le resulta bastante complicado moverse fuera de ella. Esta anaconda no es venenosa, aunque dada su fuerza y su tamaño poco importa. De hecho, su método de caza consiste en capturar a sus víctimas, ahogarlas y comérselas. Así que no le hace falta veneno.

En cuanto a su distribución geográfica, hablamos de una especie que se encuentra en Sudamérica, principalmente en las cuencas de los grandes ríos, tales como el Orinoco, el Amazona o el Alto Paraná, entre otros. Lugares que le dan a esta especie el entorno idóneo para tener a mano a las grandes presas de las que se alimenta.

 

Pitón reticulada

La pitón reticulada es otra de las especies habituales cuando de encontrar la serpiente más grande del mundo se trata. Los ejemplares catalogados por los científicos han llegado a dimensiones de hasta 12 metros de largo, aunque sí es cierto que el peso de este animal es bastante más reducido que el de la anaconda. 

Esta especie es originaria de Asia sudoriental y se encuentra en países como Indonesia y Filipinas, ubicándose en zonas cercanas al agua. Tal como pasa con los grandes ofidios, el animal se mueve principalmente por el líquido elemento, aunque siempre en zonas cercanas a las orillas. Esto le permite cazar diferentes animales, a los que atrapa y ahoga para comérselos.

 

Pion Rock Africana

Cambiamos de continente, pero no de especie, para hablar de la Pitón Rock Africana. Aunque no es tan grande como para ser la serpiente más grande del mundo encontrada, lo cierto es que sí es la especie más grande del continente. Esta especie gigante tiene medidas variables, aunque los expertos establecen su largo en unos 7 u 8 metros aproximadamente, con un peso de 150 a los 200 kilos.

Esta serpiente cuenta con una cabeza ancha y cubierta de escamas, mientras que su color es más bien pardo en la zona dorsal, con fajas oscuras bordeadas de negro. Lo que vendría siendo el aspecto de una piel de serpiente convencional. Respecto de su hábitat, su presencia es amplia en diferentes zonas centrales del continente y, frente a otras especies, se mueve en tierra, aunque siempre cerca de ríos o lagos. Desde aquí, puede llegar a cazar a otras grandes especies, tales como leopardos o impalas, empleando para ello la técnica de constricción, que venimos comentando.

Pitón amatista australiana

Reducimos un poco el tamaño de estos animales para hablar de la pitón amatista australiana. Como su propio nombre nos indica, esta especie procede de Australia, siendo habitual también en Papúa Nueva Guinea. En ambas regiones, es una especie muy habitual, existiendo profesionales dedicados a tratar con ellas.

Esta serpiente forma parte de las especies más grandes del mundo, aunque su largo se queda en unos seis metros. Por tanto, el concepto de serpiente gigante se le queda un poco grande, situándose en la parte baja de este listado. Respecto de su peso, el mismo va de unos 70 a 80 kilos. No obstante, esto no le impide subirse a árboles de hasta 30 metros de altura, desde donde cazar aves. También se alimenta de peces, pequeños mamíferos, walabis e incluso algún que otro perro, si se pone a su alcance.

 

Cobra Real

Hemos dejado para el final a la Cobra Real, que constituye una mezcla extraña entre las grandes especies que venimos comentando. Hablamos de la serpiente venenosa más grande del mundo conocido, bastando apenas 500 miligramos de su neurotoxina para matar a un elefante, de un solo bocado. No obstante, en lo que a tamaño se refiere, el animal tiene un largo que ronda los seis metros, situándose en la parte baja por su extensión.

Respecto de su entorno, esta especie abunda en los manglares y bosques de ribera de Asia. Entre sus curiosidades, en países como la India se considera a esta cobra como un animal sagrado, siendo habitual que aparezca junto a Shiva, el conocido dios hindú. En cuanto a su sistema de caza, este es mixto, empleando la constricción con las presas más pequeñas y usando el veneno para cazar las presas más grandes.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments