Última actualización: 15.10.19

 

Si tienes mascotas en casa debes saber que ellas son propensas a contagiarse con pulgas y garrapatas, parásitos que no solo representan un riesgo para su salud, sino que también pueden ocasionarles ciertas infecciones a los miembros de la familia que conviven con ellas, en especial a los niños, porque tienen un sistema inmunológico más débil, por lo que pueden resultar muy peligrosos.

 

Las pulgas y las garrapatas son parásitos que a través de sus mordeduras en la piel del huésped, pueden infectar al torrente sanguíneo con microorganismos, provocando fiebres y hemorragias, entre otros problemas de salud. Asimismo, estos parásitos pueden transmitir bacterias y virus al cuerpo del animal, pero también al ser humano, siendo dichas afecciones traspasadas especialmente a niños, porque son ellos quienes juegan de forma habitual con las mascotas, por lo que es sumamente importante mantener una adecuada prevención en el hogar. A continuación, vamos a hablar de algunas complicaciones que pudieran presentarse en las personas que son mordidas por pulgas y garrapatas.

 

Complicaciones causadas por las garrapatas

En el caso de las garrapatas, por tratarse de parásitos que se alimentan de la sangre de su huésped, producen en el animal adelgazamiento progresivo, anemia, debilidad, y, en casos muy graves de infestación, ocasionan la muerte del perro o gato debido a la severidad de la anemia, ya que el animal queda débil y a merced de otras enfermedades que pueden complicar el cuadro. 

Lo primero que puedes notar en caso de ser picado por una garrapata, es una lesión inflamatoria que se produce en la piel, manifestándose con prurito, inquietud y rascado intenso, debido a los efectos ocasionados por las sustancias irritantes que se encuentran en la saliva del insecto. Pero adicionalmente, las garrapatas pueden producir las siguientes enfermedades infecto-contagiosas: Ehrlichiosis, Hemobartonelosis, Piroplasmosis o Babesiosis, Enfermedad de Lyme o Borreliosis, entre otras.

 

 

Por ejemplo, la bacteria Ehrlichia es transmitida por la garrapata café que puede encontrarse en los perros, la cual puede morder a una persona y traspasar dicha bacteria al torrente sanguíneo. Los síntomas de las Ehrlichiosis son parecidos a la influenza, pues produce dolor de cabeza, dolores articulares, en los músculos, escalofríos y fiebre. En casos muy graves, puede ser necesaria la hospitalización del paciente y una buena dosis de antibióticos.

En los perros, esta misma bacteria Ehrlichia le puede producir pequeñas hemorragias internas en la zona ocular, así como en encías y dolores en las articulaciones, que lo puede llevar a cojear mientras camina, pero esta enfermedad puede ser tratada con antibióticos y el perro volverá a su vida normal.

Por su parte, otra infección peligrosa ocasionada por las garrapatas es la enfermedad de Lyme y la bacteria que la produce se llama espiroqueta. Las garrapatas infectadas con esta enfermedad suelen ser comunes en zonas boscosas, pastizales, habitan en regiones con temperaturas extremas altas y bajas, así como con altos niveles de humedad. 

Tal como el caso anterior, el principal síntoma de esta enfermedad es un sarpullido, pero en esta infección se inicia con un pequeño círculo con tono rosa o rojo, el cual se va expandiendo con el pasar del tiempo y puede crecer algunas pulgadas, en algunas ocasiones puede aparecer un solo círculo y en otras pueden ser muchas, pero brotan entre los 3 y 30 días posteriores al momento en que ha ocurrido la mordida.

También, suele ocurrir que haya personas que solo desarrollan en sarpullido y no sienten otros síntomas. En cambio, otras personas, pueden sentir además dolor, ardor, picazón o la zona se calienta al tocarla, siendo común que la erupción brote en la ingle, la cabeza, el tronco, los muslos, las axilas o en el cuello, y de igual forma pueden sentir escalofríos, dolor de cabeza, fiebre, dolores musculares, ganglios inflamados, etc.

Si la enfermedad de Lyme no es detectada a tiempo, los pacientes contagiados pudieran desarrollar meningitis, que es una infección producida en el sistema nervioso, o una parálisis facial. Pero, por lo general, esta enfermedad se puede detectar y tratar de forma sencilla, usando antibióticos para detener la infección y exterminar la bacteria.                            

 

Complicaciones producidas por las pulgas

Por otro lado, las pulgas transmiten una bacteria conocida como Bartonella henselae, que se localiza comúnmente en las uñas del gato y se contagia debido a que el gato araña a una persona y le transmite la enfermedad. Entre los síntomas destacables podemos mencionar, que esta infección produce decaimiento general, inflamación de los ganglios, fiebre, suele presentarse en niños, y algunas veces puede confundirse el diagnóstico con meningitis, por las similitudes de sus características clínicas.

En los perros, las infecciones con pulgas suelen producir alopecia debido a la dermatitis alérgica generada por la picadura de pulga, ya que su saliva contiene elementos irritantes. Pero los gatos también pueden sufrir este tipo de dermatitis, sufriendo como consecuencias la caída de su pelaje. Otra enfermedad generada por la pulga a los gatos es la micoplasmosis infecciosa felina, un tipo de anemia que produce inapetencia, debilidad, mucosas amarillas en encías y ojos, hemorragias internas. 

 

 

5 tips para combatir y prevenir este tipo de infecciones tanto en humanos como en las mascotas

 

Los médicos veterinarios dan las siguientes recomendaciones para prevenir este tipo de enfermedades:

1. Desparasitar a nuestras mascotas desde los primeros meses de vida, siendo aconsejable el uso de productos como sprays antiparasitarios, que se pueden aplicar a partir de los 6 meses de edad del can, puedes usar pipetas, las cuales tienen una mayor concentración del tratamiento antiparasitario, los baños sanitarios, entre otros.

2. Debes estar pendiente de los días calurosos o muy fríos y no debes relajarte, porque los huevos de las garrapatas y pulgas suelen eclosionar con tan solo 26 grados de temperatura, contagiando a tus mascotas.

3. Puedes utilizar el mejor collar antiparasitario del momento como medida de precaución, ya que es un accesorio que tu mascota puede usar durante todo el año, sin riesgos de alergias y son un buen tratamiento contra las garrapatas y pulgas. 

4. Recuerda que debes cambiarle el antiparasitario a tu mascota al menos una vez al año, para que el parásito no cree resistencia al componente activo. 

5. Ten en cuenta que el perro o gato, pueden sufrir de alguna reacción alérgica al tratamiento antiparasitario, por lo que debes estar atento y consultar inmediatamente con tu médico veterinario de confianza.