Última actualización: 09.12.19

 

Las mascotas pasan a ser otro integrante de la familia, por lo que muchos hacen un esfuerzo para que estos se sientan felices e incluidos. Una forma de lograr esta inclusión es con la comida, siendo necesario que dispongan de un cuenco adecuado para el tipo de mascota. Por eso, debes elegir acertadamente entre tantos diseños y materiales.

 

Tanto los perros como los gatos hacen compañía, vigilan y son fieles colegas de juego para los niños de la casa. Para retribuir tal entrega, estos animales son tratados con amor y reciben atención a sus necesidades, sabiendo que una de las más importantes es la alimentación.

Para nutrir a los animales de la casa, lo conveniente es que puedan comer sus alimentos de forma cómoda sin que queden restos dispersados alrededor. Para esto, están disponibles los cuencos o comederos para perros. Estos productos son comunes y hay una amplia variedad de opciones en relación al tamaño, diseño e incluso materiales de fabricación.

 

Una elección perfecta para las mascotas

En el mercado, es posible encontrar desde comederos de plástico, hasta otros fabricados en cerámica o cristal. Además, algunas alternativas están construidas en metal y los diseños son tan avanzados que hay opciones con dispensador automático para la libre demanda del animal. 

Por lo general, las personas tienden a hacer la elección basados en el gusto propio, lo que suele ser un error, pues estos cuencos se tienen que ajustar a la mascota, no al dueño. Para comprender el porqué, basta con analizar las razas. Por ejemplo, hay perros grandes y otros pequeños, así como los hay con orejas cortas y otras más largas. Cada una de estas características debe tener incidencia en la elección, porque no será lo mismo un comedero para un Pastor ovejero cachorro, que para un Yorkshire Terrier adulto o para un gato. 

Entonces, hacer la elección de un comedero para perros o gatos no es una decisión que se deba tomar a la ligera. Existen varios parámetros y cumplirlos incidirá en el bienestar de la mascota, por lo que vale la pena tener en cuenta algunas propiedades que harán que sea de su agrado.

 

 

Atentos a las recomendaciones

Uno de los aspectos que se debe considerar es el material. Aunque hay cuencos fabricados en cerámica o cristal, estos no son aconsejados porque su durabilidad es reducida. Por ello, la recomendación general es que los comederos estén hechos en plástico o acero inoxidable. Además, ambos materiales son de fácil limpieza, lo que evitará que se genere mal olor y proliferen las bacterias. 

Otra propiedad son las dimensiones. A la hora de hacer una elección es necesario considerar el tamaño de la mascota. De modo que lo prudente es que el producto se ajuste al tamaño de su hocico y a la altura. Además, deben tener un ancho que les permita comer de manera cómoda. De igual modo, los bordes deben ser suaves y redondeados, sin puntas filosas que hagan daño durante la ingesta. 

Por otro lado, es bien sabido que los perros suelen desesperarse a la hora de comer, de modo que si el comedero no está fijo contra la pared, se aconseja que los cuencos estén dotados con bases antideslizantes que se adhieran al suelo para evitar el deslizamiento mientras las mascotas comen. 

Asimismo, aunque muchas personas no lo tomen en cuenta, la colocación del comedero tiene un impacto en el animal. Según los veterinarios estos recipientes deben estar en un espacio relajado, apartado del bullicio y, lo más importante, debe ser fresco. De igual modo, algunos expertos advierten que la comida y el agua deberían estar separados en envases distintos para que no se mezclen.

 

Los mejores comederos de perro y dispensadores para mascotas 

Son muchas las alternativas disponibles en relación a comederos. Los hay desde sencillos y de bajo coste, hasta otros tecnológicos y de precios elevados. Entre ellos, TK-Pet Inca presenta un dispensador de agua cómodo, cuyo precio varía a razón del tamaño entre los 4 euros y los 7 euros. Destaca por ser translúcido, para así llevar un control de la cantidad de líquido y está fabricado en plástico, con base antideslizante.

 

 

Ahora bien, si la mascota debe permanecer sola por largas horas en casa, entonces requerirá de una fuente constante de agua para mantenerse hidratada, lo mismo en el caso de la comida. Para este escenario la recomendación es el dispensador ZOLIA ZD One de propiedades 2 en uno, conveniente para perros y gatos. Su coste es de casi 16 euros y cuenta con un diseño funcional. Para la comida, está equipado con un depósito grande que permite al animal tener alimentos frescos cuando los desee. Para el agua, solo debe ajustarse una botella.

Por otro lado, si se está en la búsqueda de un modelo más llamativo, entonces vale decantarse por alternativas con decorados coloridos. Algunos comederos con estas especificaciones rondan los 19 euros y están fabricados con materiales que pueden lavarse en el lavavajillas. 

Hay quienes se preguntan cuál es el mejor comedero para perros (aquí puedes encontrar unas opciones para comprar). Para estas personas, el modelo recomendado suele ser el TK-Pet, que es apto tanto para caninos como para gatos. Su precio oscila entre las 4 y los 11 euros. Su diseño es sencillo, siendo un recipiente fabricado en acero inoxidable que mantiene la comida y el agua frescas. Además, está equipado con una base antideslizante que aporta estabilidad. De acuerdo a la raza, está disponible en cinco tamaños para perros o gatos minis, pequeños, medianos, grandes y muy grandes.

 

Otras alternativas

A estos comederos se suman otros de mayor coste como el Yatek petwant inc, que tiene un precio de 129 euros. Dentro de sus atributos, encontramos que es automático e inteligente. Incluye una aplicación que permite vigilar y comunicarse con la mascota cuando está comiendo. Otras opciones son los comederos doble cuenco, que son envases antivoracidad con alimentador interactivo para evitar que las mascotas coman de forma apresurada, para una mejor digestión y control de los alimentos.