Última actualización: 22.09.21

 

El pastor alemán podría ser el perro ideal para cualquier hogar; ya que es leal e inteligente, se relaciona bien con las personas y puede adaptarse a cualquier ambiente. Además, posee un temperamento sociable y un instinto protector, lo que lo convierte en una de las razas preferidas para convivir.

 

El pastor alemán es una raza que nació finalizando el siglo XIX en Alemania. Es un perro que proviene del cruce selectivo y cuidadoso de varios ejemplares pastores. La idea era buscar una raza altiva y elegante, pero también con cualidades de inteligencia, resistencia, nobleza y la capacidad de trabajo presente en sus antecesores.

Es un perro excepcional con grandes cualidades, lo que lo convierte en el compañero ideal para las familias. Sin embargo, aunque se trata de un animal equilibrado y afectuoso, el pastor alemán cachorro requiere ser entrenado o adiestrado adecuadamente en obediencia.

Cuando no es bien educado a temprana edad, estos perros podrían llegar a presentar problemas de conducta como nerviosismo, excitabilidad o agresividad, particularmente con personas extrañas. Esto debido a su instinto guardián o sobreprotector.

 

Características distintivas

Estos canes poderosos son de raza grande, ágiles, fuertes, vitales y con gran temperamento. Poseen una estética equilibrada y una estructura perfectamente proporcionada. Son más largos que altos y poseen un tórax muy desarrollado. De igual manera están dotados de una apariencia armoniosa con rasgos lobunos y la altura de su cruz puede oscilar entre los 55 y 65 cm; dependiendo si es macho o hembra.

Tienen una cabeza ancha que se estrecha hacia un hocico afilado con mandíbulas fuertes. Así mismo, las orejas del pastor alemán son de tamaño mediano, acabadas en punta y siempre se mantienen erguidas de forma natural; mientras que su espalda musculosa se conserva siempre nivelada, en una línea recta con caída en la parte posterior.

Se caracterizan también por presentar una capa de pelo de longitud media, con una textura áspera y dura; aunque también existe el pastor alemán de pelo largo, un ejemplar con doble capa. Una cualidad que lo hace especialmente resistente a los climas fríos. Además, todos estos perros tienen una cola larga, gruesa y con un pelaje bastante poblado.

En cuanto al color de su pelo, el ejemplar más conocido es el pastor alemán negro, aunque también hay perros con pelaje negro y borde rojizo, marrón, café, gris y pardo. Por otra parte, el peso del pastor alemán tiende a ser en los machos de 30 a 40 kilos y en las hembras, de 22 a 32 kilos.

Es aconsejable no cruzar a la hembra hasta su tercer celo, el cual puede tener lugar en su año y medio de vida. De igual modo, la edad máxima recomendada por los veterinarios para su apareamiento y parto, no debe exceder de los 7 años. 

Longevidad

Es normal que quienes estén planeando incluir en la familia un ejemplar de esta raza se pregunten ¿Cuánto vive un pastor alemán? Aunque se trata de una raza de perros resistentes y con gran fortaleza física, su esperanza de vida es de 10 a 12 años.

 

Habilidades destacables

Los perros pastores alemanes son de las razas más inteligentes conocidas hasta hoy. Además, es un perro fuerte, obediente y con un excelente sentido del olfato; por lo que es uno de los caninos más fiables cuando se trata de tareas de salvamento o buscar personas perdidas. Gracias a su desarrollado olfato y a su gran intuición, es un perro rescatista efectivo como rastreador.

Así mismo, su inteligencia facilita su adiestramiento; por lo que son perros que responden positivamente a las instrucciones y son capaces de entender cada palabra u orden dada por entrenador. Por esta razón, el pastor alemán es uno de los pocos perros que brinda servicio a la comunidad.

Puede trabajar colaborando para detectar explosivos y encontrar drogas. También es una raza que suele formar parte de las fuerzas policiales y militares. A su vez, muchos los utilizan como perros-guía para servir de gran apoyo a las personas discapacitadas. Además, gracias a su adaptabilidad, resultan excelentes como perros guardianes y protectores de la familia.

 

Su temperamento y adaptabilidad

El carácter del pastor alemán es firme, sobreprotector, seguro y equilibrado; aunque siempre se mantiene cauteloso y alerta ante los desconocidos. Se trata de un animal cariñoso, noble y sociable con su familia; con quienes desarrolla un fuerte vínculo. Por esto, se les debe brindar mucho cariño y jugar con ellos frecuentemente.

Es un perro valiente con un fuerte instinto de protección, por lo que no dudará en defender a los suyos; particularmente si se trata de niños. Además, su tendencia natural los lleva a ayudar a otros, por lo que puede percibir cuando alguna persona necesita de apoyo o se encuentra en peligro.

Por otro lado, sin importar que se trate de un pastor alemán grande o cachorro, estos caninos no tienen inconvenientes para adaptarse a diferentes entornos. Pueden convivir sin problemas tanto en la ciudad como en el campo y también son capaces de soportar distintos climas o ambientes.

Cuidados a considerar

Indistintamente de los tipos de pastor alemán, todos estos perros derrochan energía y vitalidad. Por esto, es fundamental dedicarles tiempo y atención para seguirles el ritmo; precisan realizar gran cantidad de ejercicio, al menos de tres a cinco paseos diarios, según la edad.

Para poder canalizar toda su energía, se les debe facilitar juguetes con los que el pastor podrá divertirse; considerando la gran fuerza de mandíbula, deben ser juguetes que no representen riesgo alguno para el animal.

Para ser felices necesitan vivir en un hogar que ofrezca un gran patio trasero o un amplio jardín, donde puedan correr y desfogarse a sus anchas. No obstante, el pastor alemán es un perro que no responde bien cuando permanece solo por mucho tiempo.

Debido a su carácter nunca debe confinarse a una caseta para perros, ni tenerlo en espacios reducidos que limiten sus movimientos. Así mismo, para mantener su pelaje saludable es conveniente cepillarlo dos veces por semana y durante su muda, cepillarlo a diario.

En cuanto a su alimentación, requieren gran cantidad de proteína y agua para su hidratación. La mejor opción es proveerles de un pienso seco, rico en nutrientes específicos para esta raza.

Los perros pastores alemanes son animales con un sinnúmero de habilidades envidiables: fieles por excelencia, protectores, inteligentes, trabajadores, guardianes, fuertes y amorosos; cualidades que solo esta inigualable raza canina podría ofrecer.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS