Última actualización: 26.05.20

 

Tener un gatito en casa conlleva a una gran responsabilidad, ya que deberás proporcionarle lo necesario para que se sienta a gusto y esté saludable, pero esto requiere que hagas gatos en cuanto a su higiene y cuidados diarios. Sin embargo, para que puedas hacerlo sin invertir mucho podrías optar por productos ecológicos que son tan efectivos como los que venden en las tiendas.

 

¿Qué son los productos ecológicos para mascotas?

Los productos ecológicos son aquellos que están elaborados de forma natural, es decir, que no poseen químicos que puedan llegar a afectar a las mascotas ni al medio ambiente. Adicionalmente, hay algunos que los puedes encontrar en tiendas y otros que los puedes hacer tu mismo haciendo una pequeña inversión, lo que te servirá para ahorrar algo de dinero al mismo tiempo que mantienes tu calidad de vida y la de tu mascota.

 

¿Cómo puedo hacer una arena para gatos casera y ecológica?

Como bien mencionamos anteriormente, hay arenas para gatos que puedes adquirir en tiendas, pero esto requiere que hagas una inversión constante, pero también tienes que saber que la puedes hacer tú mismo y así minimizar los gastos a su máxima expresión. 

Cuando se trata de cuidar al medio ambiente y darle a nuestro amigo felino un tipo de arena que no afecte su calidad de vida, lo primero que te aconsejamos que tengas en cuenta es la madera. Esta es económica y puedes darla de abono para que las plantas puedan crecer sin que las afecte, pero no vas a usar un trozo de madera, sino las pequeñas partículas que salen de estas al cortarla; algunos pueden conocerlo como serrín o aserrín.

Este es barato y lo encontrarás en aserraderos y carpinterías a un precio muy bajo, por lo que con lo que invertirías en una arena para gatos cara, podrás adquirir el doble en kilogramos de aserrín. Y es que, esta es una de las alternativas más baratas y ecológicas para que tu mascota sea capaz de hacer sus necesidades de una forma mucho más cómoda, ya que el aserrín por ser proveniente de la madera, la capacidad de absorción de líquidos que tiene es alta. Por ello, es la opción más recomendada para usarlo como sustituto de la arena para gatos, pero tendrás que combinarlo con otros elementos para que obtengas mejores resultados.

Te recomendamos que mezcles el aserrín con bicarbonato de sodio para que, cuando el gato haga caca, este se adhiera con más facilidad y el orine se aglomere, lo que te será muy útil para que lo recojas con la palita y así rindas el aserrín. 

Adicionalmente, cuando vayas a mezclar el bicarbonato con el aserrín, tienes que asegurarte de retirar las astillas de madera que puedan estar presentes en este, ya que así evitarás que tu felino pueda lastimarse las patitas cuando vaya a tapar sus heces u orina.

 

¿Qué otras opciones hay para reemplazar la arena para gatos?

Si el aserrín no te ha convencido del todo, también hay una segunda alternativa, la cual es haciendo uso de papel periódico o reciclado, puesto que esta también es igual de práctica y eficaz como la arena y el aserrín. No obstante, tienes que prepararlo para eliminar químicos que, al mezclarse con las heces y la orina pueden llegar a ser tóxicos.

Primero, necesitarás el papel, por lo que deberás conseguirlo en grandes cantidades para que después procedas a cortarlo en trozos muy pequeños haciendo uso de una trituradora, tijeras, guillotina o también puedes utilizar tus manos, aunque esta última te hará invertir mucho más tiempo.

Paso siguiente, usa una olla o cazuela para hervir agua y agrégale un poco de detergente ecológico para que la tinta que esté adherida en el papel se desprenda con más facilidad. Deja la mezcla remojando por 24 horas. Después, colócate guantes y usa un colador para vaciar la olla y quitar el agua con tinta. Introduce tu mano para coger el papel y así puedas exprimirlo fácil e inmediatamente colócalo sobre una superficie plana y extiéndelo. Al terminar, sácalo al exterior para que se solee y remueve cada 2 horas para que no se aglomere, sino que el papel pueda conseguir una contextura similar a la de piedras pequeñas, pero con más suavidad.

Por otro lado, otra alternativa que tienes para ahorrar mucho más es visitando la playa, pero no para llevar a tu gato a que haga sus necesidades, sino para ir a buscar la arena. Esta es gratis, natural, inolora y no es tóxica para nuestra mascota. Además, tampoco necesitarás una preparación especial para que tu felino comience a usarla, pero si puedes añadir pequeñas piedras para aumentar la cantidad y así no tengas que estar yendo hacia la playa cada dos días.

Para que puedas complementar la arena de playa y esta sea suficiente para 1 o 2 semanas necesitarás dos tipos de piedras, estas las puedes conseguir en la playa o en los cauces de los ríos. Además, estas no deben de ser de tamaños muy grandes para que el felino sea capaz de moverla, así como tampoco tienen que tener filo para evitar que se lastime.

Ahora, necesitarás lavar la arena para quitarle el exceso de yodo y sal, por lo que deberás colocarla en un recipiente con abundante agua y un poco de detergente líquido, remover y colocarla al sol para que esta seque por completo. Repite este mismo procedimiento con las pequeñas piedras o bien puedes hacerlo todo al mismo tiempo para ahorrar tiempo.

Asimismo, aunque te mencionamos que la arena de playa no necesita mezclarse con otro componente, te aconsejamos que tengas en cuenta el bicarbonato de sodio para que la arena sea capaz de aglomerarse con mayor facilidad.

Al terminar de secarse la arena y las piedras, mézclalas, colócalas en una bolsa resistente y mantén la combinación alejada de áreas húmedas para evitar la propagación de hongos y bacterias.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments