Última actualización: 21.09.21

 

También conocido como dogo del Tíbet, el mastín tibetano es un tipo de perro feroz y de gran tamaño con un temperamento fuerte, arrogante y noble. Entre las características más comunes de esta raza, está su mente alerta, extrema lealtad, conciencia territorial y hostilidad hacia los extraños, por lo que muchos piensan que es uno de los mejores perros guardianes.

 

El mastín tibetano proviene de Qinghai-Tíbet, una zona fría de China que está entre 3000 y 5000 m de altura. Es considerado como el perro guardián y protector de los tibetanos, quienes lo conocen como el tengu, debido al demonio chino tiangou que, según la leyenda, es un mastín negro o simplemente un mastín gigante que se come la luna durante los eclipses. Por esta razón, en el antiguo Oriente, el mastín tibetano está relacionado con las hazañas heroicas de un protector.

En Europa, durante la época romana fue representado en las artes plásticas como un mastín tibetano blanco y formidable, donde aparece en peleas contra leones, tigres, leopardos y otros animales feroces. Sin embargo, a lo largo de los años, debido a su crianza en praderas y la poca conciencia de protección de la línea de sangre por parte de los pastores, el mastín tibetano gigante original se ha fusionado con otros perros pastores, resultando en un híbrido de pastor tibetano muy diferente a los antiguos de raza pura.

 

Características físicas de la raza

Las duras condiciones climáticas en el entorno de vida le han brindado robustas características físicas al mastín tibetano, por lo que se trata de un perro grande con un cuerpo alto, estructura bien proporcionada, huesos fuertes y una gran cantidad de músculos. Su cabeza es grande y ancha y su pelaje es largo, similar al de un león, lo que le da al mastín tibetano un peso bastante elevado.

Las orejas son de tamaño mediano y tienen forma de V. Además, naturalmente están caídas y se mantienen cerca de la parte frontal de la cara. Por otro lado, los ojos del mastín son de tamaño mediano y profundos, mientras que la nariz es ancha y grande. Las patas son bastante robustas, musculosas y tienen pelos entre los dedos que le dan un aspecto suave.

La conducta del mastín tibetano

El estado de ánimo del mastín tibetano, por lo general, es tranquilo e incluso aburrido, ya que prefiere estar acostado en una caseta para perros (verifica en este enlace algunas opciones de compra) y ver a su dueño hacer sus tareas diarias. Sin embargo, los estímulos externos o la excitación emocional pueden hacer que los perros sientan alegría, ira, tristeza, felicidad o miedo. El dueño normalmente es capaz de reconocer las emociones del perro tibetano basándose en su conducta habitual.

Hay dos formas principales en las que los perros expresan sus emociones: una es a través de un comportamiento de acción y la otra es con un lenguaje de ladridos. Las expresiones de acción y de ladridos a menudo se combinan y se presentan al mismo tiempo, por lo que es difícil separarlas. Por ejemplo, el tibetan mastiff suele ladrar atentamente para informar al dueño de un extraño o persona nueva en la casa, al tiempo que se para firmemente observando al sujeto. En este caso, el dueño debe hacerle saber si se trata de un amigo de la familia, lo que ayuda a disminuir el estado de alerta.

Es importante mencionar que algunos perros, especialmente los cachorros mastín sin adiestrar, tienden a gruñir mientras comen, demostrando su capacidad de codicia y protección de la comida. Es un momento en el que el mastín tibetano está vulnerable, por lo que puede mostrar toda su ferocidad y atacar a las personas que se acerquen a su comida. Como ocurre con otras razas, el trabajo del dueño es hacerle entender al perro que está a salvo y su comida está segura.

 

¿Cómo peinar el pelo de un mastín tibetano?

El cabello debe peinarse una vez por la mañana y otra en la noche, durante aproximadamente 5 minutos cada vez. En este sentido, hay que comenzar de adelante hacia atrás y de arriba hacia abajo en secuencia. Es decir, desde el cuello hasta los hombros, después la espalda, el pecho, la cintura, el abdomen, los cuartos traseros y, por último, las extremidades, incluyendo la cola.

Estro de mastín tibetano y mejor día de apareamiento

El estro es el periodo de celo de los animales. En el caso del dogo tibetano, se da dos veces al año, principalmente en primavera, de marzo a mayo, y en otoño, entre septiembre y noviembre. En las hembras, el estro se caracteriza por presentar un sangrado vaginal que generalmente dura 21 días. Sin embargo, en las hembras mayores puede ser mucho más corto, durante apenas uno o dos días.

Para aumentar las probabilidades de concebir, el primer momento de apareamiento se recomienda en el décimo día del estro de la perra. Después, es recomendable un apareamiento diario hasta el día 13 del celo. Cuando la hembra acepta al mastín tibetano macho para aparearse y el útero es estimulado por los espermatozoides, la ovulación comienza entre 12 y 14 horas después, prolongándose por aproximadamente 48 horas.

El mastín y su promedio de vida es de 10 a 14 años, por lo que es un perro resistente. Además, destaca entre los demás por tener una energía imponente y fuerte. A pesar de esto, el perro mastín tibetano y los diferentes tipos de mastín suelen ser muy leales, siempre y cuando establezcas una buena relación con ellos.

Para finalizar, podemos decir que los mastines tibetanos son grandes perros guardianes, gracias a su físico robusto y ladrido atronador, por lo que se consideran protectores por excelencia.

 

DEJA UN COMENTARIO

0 COMENTARIOS