Última actualización: 20.07.19

 

Algunos collares pueden producir un grave daño en la salud física y mental de tu perro, por lo que diversas entidades y países han actualizado las leyes para proteger a los animales ante el maltrato que pudieran causarle. Por esta razón, en este artículo te explicamos los tipos de collares que están prohibidos y las alternativas que hay para adiestrar a tu mascota.

 

Los collares para perros son los típicos accesorios que colocas alrededor de su cuello, ya sea para identificarlo, indicar que tiene dueño o para enlazar con la correa al salir a pasear por espacios públicos. Por lo tanto, todos queremos un collar para nuestro perro, que sea cómodo, atractivo y que bajo ninguna circunstancia resulte un castigo o tortura.

Por otro lado, es normal que alguna vez hayamos escuchado que ciertos collares de adiestramiento han resultado eficaces a un familiar o conocido a la hora de controlar a sus mascotas, sin embargo, estos animales podrían haber sufrido daños irreversibles. Por esta razón, es importante mencionar algunos de los collares más dañinos para los perros y las consecuencias que tiene su uso.

 

Los collares para perros más peligrosos

Es posible que algunas razas de perros nos hagan tener algún prejuicio ante el nivel de violencia y agresividad que puedan tener, esto es comprensible, ya que así lo aparentan por su estructura física y esta imagen negativa ha sido alentada por los prototipos de perros violentos que muestran los medios de comunicación. Esta es la excusa principal que alegan los maltratadores de animales para utilizar collares de tortura. 

Sin embargo, no hay nada más alejado de la realidad, ya que todas las razas de perros pueden ser entrenadas de una forma sana y positiva para evitar la agresividad. Este es el caso de los pit bull, doberman, pastor alemán, rottweiler, dogo argentino, dogo de burdeos, bull terrier, mastín napolitano, incluso los chihuahua y los beagle, entre otros. Por esta razón, bajo ninguna circunstancia tu perro debe ser torturado ni castigado con el uso de los siguientes collares, puesto que están prohibidos por la ley.

 

Collares eléctricos

Estos probablemente sean uno de los collares más dañinos para los perros, ya que cuentan con un dispositivo que podría emitir sonidos incómodos, vibraciones y en el peor de los casos, descargas eléctricas con distintos niveles de intensidad.

Además, algunos de los collares eléctricos más peligrosos no son accionados únicamente por la mano del hombre, ya que también son capaces de percibir los movimientos en el cuello del perro, de esta forma el collar se activa cuando está ladrando y le produce una descarga eléctrica automática.

El funcionamiento básico de los collares eléctricos se basa en enviar una descarga eléctrica directamente a la médula espinal, lo que produce una contracción de todos los músculos del perro e interrumpe su comportamiento. No obstante, una de las consecuencias físicas más comunes son las quemaduras en el área del cuello, asimismo, a nivel psicológico incrementa el estrés. Además, el animal puede hacer asociaciones incorrectas, por lo que no tiene ningún efecto positivo en él.

 

 

Collares de púas

Por lo general, este tipo de collares están elaborados con metal y su principal función es causar presión en el cuello del perro, en donde las púas se clavan cuando es tensada la correa de paseo, ya sea por movimientos del perro o por voluntad del dueño.

En este caso, el collar puede ocasionar un dolor constante en el área frontal y en la tráquea, causando molestias en la tiroides, generando al mismo tiempo múltiples problemas de salud.

El perro suele asociar este dolor de forma incorrecta, lo que motiva las conductas agresivas y negativas, ya sea que salgan a pasear, al encontrarse con otros perros o con el simple hecho de colocarle la correa. En este sentido, diversos estudios confirman que el comportamiento solo se agrava con el paso del tiempo.

 

Collares de ahogo

La correa de estos collares está compuesta principalmente por una cadena y un aro en una de sus puntas. Al pasar la cadena por el aro se forma el collar de ahogo, capaz de apretar el cuello del perro tanto como él mismo tire de la correa, por lo que es usado erróneamente para adiestrar, pero por contrario, lo que produce es un paseo tortuoso para el perro.

Si la asfixia del animal es prolongada debido a su inocencia e incomprensión, entonces podría colapsar la tráquea o quedar totalmente sin aire, ya que el collar puede ser apretado hasta un nivel crítico. De cualquier manera, podría generar las consecuencias psicológicas y físicas anteriormente mencionadas, sin mejora alguna en su conducta.

 

Regiones en las que es de carácter ilícito el uso de estos collares

Aquellos que fabrican estos collares podrían decir que son totalmente inofensivos y que brindan eficacia para mejorar la conducta de tu perro, pero los representantes del conocimiento científico veterinario tienen otra opinión, ya que han comprobado efectivamente que todas las mascotas que usan este tipo de collares son más propensos a tener daños físicos y problemas de comportamiento.

A raíz de estas opiniones y estudios, diversos países del mundo han optado por prohibir estos collares, además, muchos de los que aún no han implementado estas prohibiciones en sus leyes, se encuentran en acuerdos para lograrlo.

Países como Alemania, Suecia, Noruega, Eslovenia, Dinamarca y Australia han implementado estas leyes con varios años de anterioridad. Es importante resaltar, que los mismos ciudadanos de estos países han evitado y reportado su uso antes de que fuera oficialmente ilegal, de manera que siempre habrá la posibilidad de denunciar a un maltratador. 

En varias regiones de España también se han elaborado varias leyes en protección a los animales, tal es el caso de Cataluña y Madrid, que actualmente prohíben el uso de todos los collares de adiestramiento.

 

 

Alternativas para evitar el uso de los collares de adiestramiento

Los profesionales caninos y las múltiples asociaciones veterinarias alrededor del mundo recomiendan principalmente el refuerzo positivo. Esto quiere decir que el perro debe ser adiestrado con el uso de múltiples recompensas, generalmente, son muy efectivos los aperitivos o dulces para perros.

Este método es eficaz tanto para reprender algún comportamiento en la casa como para reforzar el entrenamiento profesional. Lo primero es tener suficiente paciencia y tiempo para enseñarle de la forma más sana y correcta.

Por otro lado, si piensas que es muy difícil controlar a tu perro durante los paseos, entonces lo más recomendable es el uso de un arnés, ya que  le ofrece más comodidad a tu perro y te proporciona más control de sus movimientos, por lo que refuerza la relación de ambos, les brinda más confianza y facilita el entrenamiento.

No obstante, si tu perro ya ha sido adiestrado correctamente, entonces puede usar un collar doméstico, que normalmente está elaborado de tela o cuero y tiene grabada alguna información de contacto. Por si fuera poco, este tipo de collares (Puedes encontrar aquí unas opciones de compra) son los accesorios más baratos y puedes conseguirlos en gran variedad de diseños y colores en una tienda para mascotas.