Última actualización: 29.10.20

 

Una de las principales funciones de la vitamina K es ayudar en los procesos de coagulación de la sangre y en la salud de los huesos. Además de esto, los médicos veterinarios la administran en perros en casos de envenenamiento por raticidas. Sin embargo, puede llegar a provocar efectos adversos si es administrada en dosis inadecuadas.

 

Entérate de los tipos de vitamina K que existen

La vitamina K es un elemento que está clasificado en dos tipos: naturales y sintéticas. La vitamina K natural a su vez está dividida en dos: la K1 o Fitonadiona y la K2 o Menaquinona. La K1 está presente en verduras de hoja verde tales como  brócoli, espinacas, hojas de lechuga, las coles de Bruselas, entre otros. Por otro lado, la K2 es una vitamina presente principalmente en productos lácteos; aunque también es producida por las bacterias que habitan el intestino de los mamíferos, por lo que puede generarse durante el proceso digestivo.

Aunado a esto, también tenemos que la industria química ha ahondado en la fabricación de vitamina K sintética. Por esto, hoy en día contamos con la vitamina K3 o menadiona, la K4 y K5; no obstante, la menadiona resultó ser un compuesto tóxico, pues contiene excipientes con altos niveles de alcohol que pueden causar daño hepático, así como también daños en las membranas celulares. Por este motivo, su uso en humanos quedó restringido desde hace décadas.

A pesar de este inconveniente, las tres formas de vitamina K sintéticas son utilizadas actualmente en diversas áreas; este es el caso de la industria de alimentos para mascotas, quienes usan la vitamina K3 y para impedir la proliferación de los hongos en la comida procesada, muchos fabricantes también utilizan la vitamina K5. Para facilitar la identificación de la vitamina K3 en las etiquetas de los alimentos fabricados, las marcas ponen su nombre científico: bisulfato de sodio de menadiona.

Lo que hace la vitamina K en beneficio de la salud de tu perro

Las mascotas son un miembro más de la familia y como tal, debemos velar por su integridad física y seguridad. En este sentido, siempre es necesario tomar todas las medidas que les garanticen una buena salud y es por esta razón, que debemos escoger entre las mejores vitaminas para perros aquellas que nuestro can necesite y administrarlas siguiendo las indicaciones de un profesional veterinario.

La vitamina K es conocida por desempeñar un papel fundamental en la coagulación de la sangre, tanto a nivel humano como en animales. Se han descrito sus diversos beneficios para la salud de los perros y cada vez hay más evidencias científicas que apuntan que diferentes formas de vitamina K, tienen un impacto distinto en la reducción del riesgo de diversas enfermedades en las mascotas.

Las vitaminas K1 y K2 son solubles en grasa y mientras la K1 es absorbida en el intestino delgado proximal, con ayuda de la bilis; la K2 es absorbida en el íleon y el colón. Después del proceso de captación intestinal, la vitamina K es reciclada en el hígado de la mascota, donde modifica las proteínas que están incluidas en la coagulación de la sangre. Además, es un factor de crecimiento muy importante para la estructura ósea, la formación de la dentina y la osteocalcina, cuya función es la fijación del calcio.

 

La Vitamina K, un gran aliado en caso de intoxicación con raticidas

Las vitaminas para perros como la K, resultan de gran ayuda para salvar la vida del can ante un envenenamiento accidental con rodenticidas o raticidas como la warfarina. Estos raticidas actúan básicamente como inhibidores de la vitamina K activa en el organismo, mediante el bloqueo efectivo de su reciclaje, el cual es producido en el hígado; lo que genera un acelerado déficit en los factores de coagulación II y VII.

Por lo tanto, en estos casos es necesario identificar ante todo qué tipo de raticida ha causado la intoxicación, para lo cual el personal médico calificado deberá realizar las pruebas pertinentes y administrar la dosis exacta de vitamina K. Esta vitamina ha sido utilizada con éxito como un antídoto, ya que es capaz de restituir la salud de las mascotas intoxicadas de modo accidental o intencionalmente con estos raticidas anticoagulantes. De igual manera, también ofrece efectividad cuando se trata de casos en seres humanos.

Otros usos de la vitamina K en los perros

La vitamina K también puede ser administrada en los casos en que exista una condición previa que inhiba o impida su absorción de forma natural; como en procesos de enfermedades hepáticas y en patologías asociadas con huesos débiles y en casos de osteoporosis.

Así mismo, es de gran ayuda para perros que presentan un severo trastorno de coagulación llamado hemofilia; una enfermedad hereditaria que podría causar la muerte por hemorragia sanguínea. Por ello, un tratamiento médico con la dosis adecuada y según los factores individuales de tu mascota, podría reducir el riesgo de sangramientos importantes que pongan en peligro su salud o incluso su vida.

Otro caso en el que es de suma importancia la administración de vitamina K en los perros, es cuando la mascota ha sido sometida a tratamiento antibiótico de forma prolongada. El antibiótico afecta los niveles de flora intestinal y la vitamina K ayuda a restablecer el ecosistema bacteriano y a evitar de esta manera, cualquier otro riesgo de infección que pudiera generarse.

 

La importancia de administrar la dosis correcta

A pesar de todos los beneficios de la vitamina K en los perros, es importante saber que las dosis altas de este suplemento deben ser administradas con precaución; esto se debe a los efectos secundarios que podrían presentarse y afectar la salud de las mascotas. Existen evidencias que señalan que la vitamina K3 o menadiona puede inducir anemia hemolítica en perros, sobre todo en los casos de que sea administrada por un tiempo prolongado.

Además de esto, hay que tomar en cuenta que la vitamina K tarda en actuar aproximadamente 24 horas, sin distinción de la vía de administración que se use. Por esto, en casos de hemorragias graves no debes confiar en una acción inmediata, por lo que es aconsejable recurrir a una transfusión de sangre como fuente de coagulación activa.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments