Última actualización: 20.11.19

 

Si tienes una mascota o estás pensando en adoptar una, debes considerar ofrecerle la mayor comodidad posible. Ya sea que esté dentro o fuera del hogar, tu perro necesita una caseta, así que si quieres construirla tú mismo debes conocer los aspectos más importantes para darle una morada acorde a sus necesidades.

 

Antes de iniciar el diseño de la caseta para tu perro, es necesario analizar sus características físicas: edad, tamaño, peso, pelaje y contextura. Si es un cachorro, debes tomar en cuenta las probabilidades del tamaño que tendrá en la adultez, de esta forma podrás hacer una caseta espaciosa que le sirva en todas sus etapas. 

 

Dónde colocar la caseta

Ahora bien, la ubicación de la caseta de tu perro es muy importante, pues debe ser un lugar fresco y ventilado para los días de verano, pero también debe proporcionarle una temperatura agradable durante el invierno y protección para los días de lluvia. 

En este aspecto también influye el espacio con el que cuentas, si vives en una casa con jardín o en un apartamento, si tu mascota es de raza grande o pequeña. En fín, son varios elementos a tomar en cuenta para decidir el mejor lugar para la caseta. 

 

Elegir los materiales

En el mercado encontrarás una gran variedad de casetas para perros, desde una buena y económica hasta los diseños más elaborados y elegantes para mascotas. Sin embargo, cuando decidimos hacerla nosotros mismos tenemos la oportunidad de elegir los mejor materiales para ampliar su resistencia y durabilidad. La madera es uno de los más utilizados, pero debe tener un tratamiento especial contra la humedad para que resista los diferentes cambios de estaciones. Por su parte, el techo puede tener una capa de asfalto como aislante y que al mismo tiempo, aporte un mejor aspecto a la caseta.

 

 

El tamaño adecuado

La caseta de tu perro no debe ser tan pequeña que limite la movilidad de este para entrar, salir o acostarse en ella, ni tan grande que quede holgado y pase frío en los días de invierno. Así que, para que el tamaño sea apropiado y acorde a las dimensiones de tu mascota se recomienda tomar como referencia la altura, ancho y grosor del perro.

En este sentido, el largo de la caseta debe ser 1 y ½ veces el largo de tu perro, sin medir la cola. El ancho será ¾ del largo del perro, también sin la cola, y la altura será aproximadamente ¼ más alto que la altura del can hasta la cabeza. Para la abertura de la puerta se hará midiendo el ancho de los hombros y agregando de 5 a 10 cm más para que pueda entrar y salir cómodamente. 

 

Fija o removible

Hay quienes no logran decidirse si prefieren una caseta fija o removible. Algunas personas pueden optar por fijarla con concreto a la superficie, esto se puede hacer siempre y cuando tengas la certeza de que el lugar tendrá un buen aislamiento durante el invierno y tendrá suficiente ventilación en el verano.

De lo contrario, lo mejor será que la caseta sea completamente móvil y puedas cambiarla de lugar según el clima, espacio o necesidades de la familia. En cualquiera de los casos, siempre es recomendable que la base de la caseta quede elevada varios centímetros del suelo en donde se colocará. 

Con esta medida se evitan accidentes de inundaciones si el suelo está mojado por la lluvia, manteniendo seco el interior de la caseta. Además, podrás colocar mantas, cojines o una cama que aumente el calor del perro durante el invierno.

 

 

Manos a la obra

Una vez que ya has plasmado en papel el diseño de la caseta, las medidas y materiales que necesitas es hora de darle forma al proyecto. Para ello, puedes comprar la madera en tiendas especializadas con las medidas que deseas y así solo tendrás que usar pegamento de carpintería, tornillos y un taladro, para unir las piezas y concluir la construcción de la caseta.

Una recomendación muy útil y que vemos en las mejores casetas para perros del 2019, es la tendencia de construir el techo abatible con bisagras. Esta funcionalidad permite una limpieza más fácil del interior de la caseta, pues solo habrá que remover una parte del techo o levantarlo, para acceder por arriba y limpiarla con mayor comodidad.

En este sentido, también es recomendable no pegar las alfombras al suelo de la caseta, porque eso dificultará la higiene de la misma. Lo mejor es que todo lo que se coloque dentro se pueda remover para lavar completamente. 

 

Accesorios fuera de la caseta

Para no afectar el espacio interno de la caseta lo más recomendable es colocar los envases de comida y agua en el exterior de esta, para evitar derrames y más suciedad dentro de ella. 

De igual forma, la parte externa de la caseta se puede usar para colocar otros accesorios como la placa con su nombre, algunos elementos decorativos y funcionales como los ganchos para las correas, y hasta darle un toque de estilo con una pintura llamativa en las paredes, de esta manera sirve también para adornar tu patio o jardín.

Con estos sencillos consejos podrás proveer un espacio de descanso diseñado especialmente para tu mascota, lo que aportará beneficios tanto para el desarrollo del perro como para toda la familia. Aquí te explicamos algunos de ellos. 

  • Desarrollará más independencia y autonomía, ya que podrá salir y entrar a su casa cuando quiera, jugar y regresar a descansar.
  • Tu perro se sentirá querido y protegido, porque cuenta con un espacio para él con el confort que necesita.
  • Es más higiénico para la familia que el perro duerma en su propia caseta y no en el suelo de la casa o las habitaciones.

Y si crees que es muy difícil elaborar el refugio de tu mascota, entonces puedes hacer tu propia comparativa de las mejores casetas para perros del 2019 (Si pulsas aquí, encuentras varios productos para elegir) y elegir la que se adapte a tu presupuesto y a las necesidades del can de la familia.