Última actualización: 12.07.20

 

Mucho de los amantes de los felinos suelen apreciar el uso de collares para gatos, debido a los grandes beneficios que pueden ofrecer. Sin embargo, su elección debe satisfacer no solo a gustos y apariencias, también debe procurarse la salud de sus pequeños amigos.

 

Por años hemos visto cascabeles en los collares de los gatos. Es una costumbre  que muchas personas suelen apreciar y disfrutar, dado que les permite conocer la ubicación de sus mascotas y al mismo tiempo aportarles un toque de estilo. Aunque, no son conscientes de los severos daños que podrían acarrear con su uso.

Los gatos suelen ser animales que disfrutan el trasladarse con total libertad y sigilo, pero el portar objetos como el cascabel les podría dificultar su objetivo, así como también puede afectar su salud auditiva. Es por ello, que pesar de lo hermoso que nos parezca el escuchar un tintineo mientras que el felino juega y camina, es necesario conocer la siguiente información, antes de hacer una elección errada.

 

Un poco de literatura  

La idea del uso del cascabel en el cuello del gato se ha afianzado a lo largo de los años con los ilustres cuentos infantiles, obras literarias, teatrales, así como también a través de producciones cinematográficas y campañas publicitarias.

Pero sus referencias originarias se atribuyen a Esopo, un griego del siglo VI a.C., ya que fue quien postuló la fábula del gato y los ratones. La misma relata la historia de unos ratones que vivían bajo el control de un gato, él los mataba si salían de su agujero. Pero después de varias disputas, quisieron darle fin a la situación y por ello, uno de los ratoncitos se le ocurrió la brillante idea de ponerle un cascabel al gato, para saber su ubicación y así evitarlo en el camino.

Así pues, con el pasar de los años muchos dueños tomaron la idea de la fábula y, con el uso de los cascabeles, buscaron evitar que sus gatos hicieran estragos en la vida silvestre, en especial a los pájaros.

Fisiología auditiva del gato

No es ningún secreto que todos los animales se relacionan con su entorno a través de los sentidos. Partiendo de esta premisa es comprensible que por medio del olfato, el gusto, la visión y el oído puedan explorar y codificar la información que está a su alrededor. Los gatos, por su parte, no se quedan atrás, pero entre esos sentidos, el oído es uno de los más desarrollados en su anatomía.

Esta especie de la familia felidae, dispone de una gran agudeza auditiva. Muestra de ello es que sus ejemplares son capaces de percibir sonidos desde largas distancias, así como también de diferenciarlos. Para lograrlo, sus orejas cuentan con una gran movilidad, la cual se presta precisamente para localizar el origen del sonido. Esto se debe a la gran cantidad de músculos que se encuentran recluidos en ellas, ya que son los que permiten el movimiento independiente de ambas aurículas, teniendo incluso la posibilidad de girarlas alrededor de unos 180°.

Por otro lado, el sistema auricular interior de estos felinos es el responsable de su equilibrio y, por lo tanto, se presta para que logren ser hábiles en las alturas. Así mismo, es el aparato que guía al gato para que caiga al suelo con sus cuatro patas.

El formato de las orejas de estos pequeños peludos es tan particular, que les proporciona una frecuencia audible alrededor de los 50.000 hercios, a diferencia del ser humano, que tiene una percepción de unos 20.000 hercios. Una razón por la que a estos animales no les gustan los sonidos altos.

 

Ventajas vs desventajas del cascabel

A pesar de que desees que tu mascota porte un collar con cascabel, es adecuado que analices sus pros y contras, ya teniendo unas buenas bases informativas podrás elegir un buen collar para gato.

Dentro de sus ventajas, podrás notar que el cascabel llega a funcionar como un sistema localizador. Al ser un animal muy discreto estarás propenso a perder su rastro, pero con la ayuda del sonido de este objeto, lograrás percibirlo auditivamente. Así mismo, es una herramienta que permite la coexistencia entre los gatos, las aves y otros animales, ya que al portarlo el felino les dará aviso cuando se encuentren en situación de presa. Una técnica que resulta ser de utilidad para cuando no se desean alimentos extraños dentro sus dietas.

Los collares con cascabel, también llegan a realzar la belleza natural de los gatos, pero no es suficiente motivo para contrarrestar sus fuertes desventajas. El ruido que este provoca resulta ser perjudicial para su audición, dado que al estar ubicado muy cerca de su órgano auditivo, provocará la pérdida de dicha habilidad sensorial, en especial si es un cascabel grande.

De igual manera como hace ecos repetitivos, podría ser molesto para el gato y por lo tanto su estado psíquico se llega alterar fácilmente. Es una situación que incluso les podría provocar estrés o un cuadro nervioso, ya que, además de ser molesto, no les deja rascarse o cazar tranquilamente.

¿Cuál es la mejor solución?

Si el dueño del pequeño felino desea mantener su ubicación bajo control, la mejor opción será adquirir un collar que incluya un chip de rastreo, o bien, si su deseo por tener un collar con una campanilla es muy grande, podría recurrir a dos opciones: La primera es colocárselo por unos pocos ratos, para evitar que le moleste. La segunda alternativa será mucho más segura, ya que bastará con quitar el objeto en el interior del cascabel, que es el que provoca el sonido, para que deje de sonar y estéticamente mantenga la apariencia deseada.

Notarás que en el mercado existen muchas alternativas, pero es indispensable que al realizar una comparativa de collares para gato no te inclines por las opciones que incluyan estos objetos sonoros. Busca cualquier otra opción que te ofrezca una funcionalidad antiparasitaria, identificativa, estética o incluso localizadora, ya que así evitarás afectar su salud auditiva y su estado emocional.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments