Última actualización: 20.11.19

 

Después de veinte años de controvertida actividad e innumerables fallas que causaron la muerte de diferentes especies marinas, cierra definitivamente el Acuario de la Plaza Nueva de Alicante; decisión tomada por el gobierno local después de evaluar, el alto coste del proyecto de recuperación, la puesta en marcha y el mantenimiento de la instalación.

 

La desilusión se hizo un hueco en los corazones de los niños y adultos, quienes transitaban presurosos a observar las vidrieras del acuario ubicado en la Plaza Nueva al centro de Alicante; la razón es que este atractivo turístico de la ciudad, nuevamente en julio de 2018, se convirtió en un escenario de mortandad de las especies acuáticas que allí vivían. Por esto, el ejecutivo municipal anunció el cierre de esta instalación, la cual funcionó como acuario demostrativo del ecosistema marino del Mediterráneo desde 1998.

El concejal de Medio Ambiente, Israel Cortés, aseveró que el acuario fue una referencia en toda Europa al ser el “único visitable en plena calle” y el cual albergó más de 200 ejemplares de unas 50 especies marinas diferentes. Entre las especies que allí vivían tenemos estrellas de mar, langostas, pintarrojas, cangrejos ermitaños, galateas y castañuelas. Además, era un icono de la ciudad por contribuir durante muchos años al comercio y al turismo. Pero dada la serie de incidentes y el coste excesivo de mantenimiento, no resultó sostenible que permaneciera abierto por más tiempo.

 

Las causas reales del cierre

La ocurrencia de una avería del sistema de refrigeración de la instalación, sería el factor causante del aumento de la temperatura en el agua, lo cual resultó perjudicial y ocasionó la muerte masiva de la población de peces que allí se conservaban. Por este motivo, los técnicos de la Concejalía de Medio Ambiente expusieron la dificultad de seguir garantizando la vida de las especies marinas.

Así mismo, la instalación había sido denunciada por diferentes causas y en reiteradas ocasiones por las diferentes asociaciones ecologistas, ante el Defensor del Pueblo y el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona). Entre las causas denunciadas tenemos, el incumplimiento de la legislación de Conservación de la Fauna Silvestre en los Parques Zoológicos, de la ordenanza municipal sobre Tenencia y Protección de Animales y de la normativa sobre Protección de Animales de Compañía.

 

 

Una muerte anunciada

En el anterior gobierno compuesto por un tripartito de izquierdas (PSPV-PSOE, Guanyar Alacant y Compromís) ya se había presentado un hecho similar.  Específicamente en el verano de 2015, cuando murieron todos los ejemplares marinos que residían allí para el disfrute de propios y visitantes. Sin embargo, la legislatura con supervisión de un concejal de Protección Animal, invirtió cerca de 120.000 euros en reparar el sistema de mantenimiento del acuario, cerrando sus puertas durante 20 meses para la ejecución de los trabajos.

La organización de Ecologistas en Acción calificó para ese entonces, de “descabellado” el proyecto de reapertura de la instalación, después de aseverar que incumplía con la normativa legal, acerca de la preservación de especies y la reproducción de fauna en cautiverio. Además, la ONG argumentó que podría suceder que algunas especies se convirtieran en depredadoras de otras, ya que existía la inadecuada distribución de ejemplares sin criterio alguno y sin verificar su compatibilidad dentro de los estanques.

La edil Marisol Moreno, que ocupó la Concejalía de Protección Animal en el tripartito, expresó su desacuerdo de reapertura del espacio tras lo ocurrido en 2015, cuando murieron todas las especies de peces. También criticó que la Concejalía de Infraestructuras para ese entonces, no hiciera responsable a la empresa contratista por el mantenimiento inadecuado de la instalación.

 

Un nuevo hogar

Los peces sobrevivientes fueron trasladados al Oceanogràfic de Valencia, tal como lo señaló en julio de 2018 el concejal de Medio Ambiente, Israel Cortés; quien abogó por trasladar a los ejemplares del mar mediterráneo de manera definitiva, bajo la supervisión de varias asociaciones animalistas. Estas asociaciones fueron invitadas a estar presentes durante todo el proceso de extracción y transporte de las especies a su hogar definitivo. El traslado se realizó, con el visto bueno de un veterinario municipal de Alicante y otro profesional de este campo, que se trasladó desde el acuario de Valencia. Sin embargo, no se dio a conocer con certeza el número de ejemplares que sobrevivieron a tan lamentable incidente.

Una vez dentro de las instalaciones del majestuoso Oceanogràfic, considerado el mejor acuario de Europa, los sobrevivientes fueron sometidos al protocolo habitual de cuarentena; a fin de evaluar las condiciones en las cuales se encontraban para ese momento y también para ayudarles a recuperarse y aclimatarse a los cambios que les ofrecería su nuevo hogar.

 

 

Un nuevo comienzo para la educación ambiental

A pesar de la tan controvertida historia de la infraestructura que albergaba al reconocido acuario de la plaza de Alicante, el ayuntamiento propuso un nuevo proyecto a fin de convertir este inmueble en un espacio con equipamiento interactivo dirigido a la ejecución de actividades de educación ambiental. Es decir, transformarla en un lugar de intercambio pedagógico, con pantallas interactivas y audiovisuales 3D para todo el público.

El concejal de Infraestructuras, Israel Cortés, señaló que el nuevo proyecto fortalecería la actividad social en este lugar, habitualmente concurrido del centro. El proyecto brindaría una programación permanente, mediante la exposición de documentales relativos tanto al medio ambiente característico de la ciudad, así como de sus costas y otros temas de interés local. De igual manera, brindará talleres y otras actividades de educación ambiental, dirigidas tanto a la población infantil como al público en general.

El objetivo fundamental es convertir el inmueble del antiguo acuario, en una sala biblioteca-ludoteca, en la que se divulgarán contenidos relacionados con el medio natural y la sostenibilidad de la región de Alicante y sus alrededores, especialmente vinculadas con el medio marino y la gestión del agua. Para esto, se tiene previsto que la instalación disponga de pantallas electrónicas en el lugar donde antes existían los estanques, a fin de exhibir vídeos relacionados con la reserva marina de Isla Plana o Nueva Tabarca, la pesca en la provincia de Alicante, el cambio climático, la contaminación del medio marino y el manejo integral del agua.