Última actualización: 20.11.19

 

Según un reciente estudio elaborado por psiquiatras estadounidenses dormir con el perro en la misma cama, podría ser relativamente beneficioso para los humanos, pues las personas estudiadas dormían sin trastornos cuando su mascota estaba en la habitación. Aunque si eres alérgico, probablemente no sea la mejor idea dormir con tu mascota.

 

Como sucede con muchos temas, este es uno de los que resultan controvertidos, mientras que algunos opinan que tu amigo peludo debe tener su propia cama para perro, otros son de la opinión de que bien puede compartirse la del propietario en beneficio de ambos. Para revelar datos más objetivos, se realizó un estudio en la Clínica Mayo, por psiquiatras especializados en medicina del sueño, ubicada en la ciudad de Phoenix, Estados Unidos de América, dirigidos por la Dra. Lois E. Krahn. En el análisis se estudiaron un total de 40 perros adultos y sus respectivos dueños, que tenían por costumbre dormir con sus humanos en la misma habitación.

Para la recolección de los datos en este trabajo de investigación se usó en los perros un dispositivo electrónico denominado Fitbark. Se trata de un aparato rastreador que se instala en el collar del animal y se encarga de registrar cuando el perro se encuentra en reposo y dormido, así como cuando está jugando y activo. Mientras que, en los humanos se empleó un gadget llamado Actiwatch 2, que es un monitor que registra la actividad, los movimientos de la persona y cuando están dormidos profundamente o no.

 

 

Del estudio y sus antecedentes

En el estudio, los dos monitores utilizados fueron configurados para que la recolección de los datos de movimiento se registre por minuto y, adicionalmente, las personas analizadas debían llevar un diario para registrar eventos durante el sueño. Estas pruebas duraron 7 días en total, y en ese tiempo, los investigadores llegaron a la conclusión de que los humanos y los perros podían dormir tranquilamente estando en el mismo dormitorio.

Según el análisis de los datos, la eficacia de la actividad del sueño en los humanos, entendido esto como el tiempo que estuvieron dormidos sin trastornos del sueño, llegó a un 81%. Por su parte, los perros alcanzaron un 85% de eficacia al dormir, siendo consideradas ambas cifras como satisfactorias, tomando en cuenta que el nivel superó el 80%. 

Como antecedente a este estudio, la Dra. Krahn y sus colegas realizaron un trabajo previo en el año 2015, en el cual le hicieron preguntas a personas que asistieron como pacientes a la Clínica Mayo, relacionadas con la presencia de perros o gatos en su casa y su incidencia en el sueño de las personas, obteniendo como resultado que cerca del 50% de los encuestados dijeron que sí tenían y en algunos casos, eran varias las mascotas. 

Para el 41% de los entrevistados en este estudio, es indiferente el hecho de que su mascota durmiera en la misma habitación, alegando que eran beneficiosas para dormir con ellas o que no eran percibidas en el lugar; mientras que, un 20% de los entrevistados manifestó que eran molestas. 

Sin embargo, para la Dra. Krahn, este estudio no era muy confiable, porque estaba basado en las opiniones personales de los pacientes, así que no era muy objetivo en cuanto a la apreciación que tuvieran las personas de sus mascotas. Por tal motivo, ella consideró que el siguiente estudio debía ser realizado con monitores que detectan la actividad de la persona, para poder obtener datos más precisos y objetivos.

 

Riesgos de dormir con tu perro

Según el veterinario Carlo Siracusa, director de etología animal en el centro Penn Vet de la ciudad de Filadelfia, el lugar del perro dependerá del temperamento de éste, ya que a su parecer, los perros suelen reaccionar mejor al estímulo. Para este médico veterinario, dormir con el perro puede ser un riesgo, porque al estar en la misma cama con la mascota, al darnos vuelta puede suceder que lo golpeemos con una pierna sin querer y puede asustarse, reaccionando bruscamente como consecuencia del miedo, gruñendo, ladrando y despertando a el durmiente. Aunque puede ser que haya perros que ni se inmuten por el hecho.

Para este especialista, perros viejos o cachorros no deberían dormir en la misma habitación con sus amos, porque es probable que no duerman profundo durante la noche, al igual que los perros nerviosos o si están enfermos, porque ellos podrían ponerse agresivos en caso de asustarse o que se despierten de súbito, lo que resultará peligroso para los durmientes. 

 

 

Asimismo, piensa el especialista en veterinaria Siracusa, que ante la llegada de un bebé, que seguramente podría dormir con sus padres en la habitación, no sería adecuado que el animal duerma con sus amos, ya que el espacio podría convertirse en un serio problema con tantas personas y mascota en una sola habitación. 

En caso de que tu mascota, que se ha acostumbrado a dormir en la misma cama contigo o dentro de la habitación, interfiera con tu buen dormir, recomienda Siracusa, que se le debe sacar del lugar. Claro que esta transición debe hacerse de forma gradual para no afectar al perro, por lo que primeramente podrías pasarlo de tu cama a un lugar confortable dentro del mismo dormitorio y posteriormente, sacarlo hacia la puerta de la habitación, hasta que entienda que ese sería su lugar.

Este experto recomienda que se trate de crear un lugar confortable de descanso para nuestra mascota, pues los perros buscan las camas, porque son elevadas, cómodas y le brindan una visión estratégica de su alrededor, lo que es adecuado para que puedan vigilar el entorno, siendo aconsejable buscarle la mejor cama para perros del momento (puedes encontrar en este enlace unas opciones de compra) o un lugar parecido, con frazadas, que esté algo elevado y que sea cálido.

Por otro lado, podemos encontrar perros que no duermen con sus amos, bien porque el humano tenga problemas de ronquidos o porque se mueve constantemente mientras duermen, pues los perros al dormir buscan un lugar seguro en donde poder descansar sin nada que los moleste, según afirma Siracusa.

En todo caso, dormir con tu mascota dependerá de tu gusto y será beneficioso si para ti no representa ningún malestar o que pueda interrumpir tu sueño durante la noche, por lo que es una decisión que queda en tus manos.