Última actualización: 20.11.19

 

Hay quienes disfrutan mucho de la jardinería, sin embargo en su hogar no cuentan con el espacio suficiente para recrear alguno. Pero esto hoy en día no debe suponer problema alguno, ya que existen los terrarios en miniatura, la solución ideal para quienes quieran sacar el jardinero que llevan dentro.

 

Los terrarios se encuentran conformados por un recipiente bien sea de plástico o de vidrio donde se intentan recrear las condiciones especiales de un hábitat en específico. De esta manera, estarías conformando un lugar donde poder mantener a salvo y con todas sus comodidades a algunos animales exóticos ya sean anfibios, insectos o reptiles.

Por su parte, contar con el mejor terrario resultaría ideal para quienes disfrutan estar en contacto con diferentes especies de animales logrando observar su comportamiento, características y formas de vida. Es por ello, que para muchas personas, los terrarios parecen interesantes aunque no todos disponen de los conocimientos básicos acerca de su función, tipo de uso y mantenimiento.

Lo mejor de todo es que gracias a la diversidad de terrarios disponibles en el mercado, o que bien podrías fabricar poniendo en juego tu imaginación, sería fácil mantener tu casa bien decorada al mismo tiempo que disfrutas de tus habilidades como jardinero, en caso de que decidas elaborar algunos por tu cuenta, pues los terrarios miniaturas hoy en día han resultado tan atractivos que incluso el hecho de pensar en que no podría haber dos iguales para algunos es fascinante.

De esta manera, a continuación, hablaremos un poco sobre los tipos de terrarios que existen, los elementos más comunes que suelen estar disponibles en su interior y, por supuesto, la forma de realizar uno para disfrutarlo en casa. Por tanto te recomendamos leer cada comentario o sugerencia, para que puedas estar informado sobre el mundo miniatura que podrías tener en casa con respecto a los terrarios.

De acuerdo a tus requerimientos y al tipo de especie animal que desees albergar en el interior del terrario, deberás emplear alguno en específico considerando que existen 4 tipos de estos. Cada uno con características únicas que bien podrían satisfacer las necesidades de cada especie. En este sentido, los mismos son:

 

Terrario de bosque

Este tipo de terrario se caracteriza por recrear un hábitat semi-humedo o semi-seco dependiendo del tipo de planta y la especie animal que quieras mantener en su interior. En este sentido, tendrías que adaptar la humedad y la temperatura según sea el caso.

Por su parte, lo que si no debe faltar a la hora de recrear el hábitat de un animal en este terrario es la existencia de vegetación frondosa, así como ramificaciones y muchos troncos, que le permitan al mismo tener lugares a su disposición por donde trepar, esconderse o descansar si así lo quiere.

 

 

Terrario tropical

Según expertos, este es el más difícil de mantener ya que la humedad deberá estar en un 80% en el interior del terrario. Igualmente, la temperatura que se exige resulta especial para la especie que vayas a incluir en el terrario, ya que los animales que generalmente habitan en este tipo de climas suelen ser muy delicados. De manera que, tendrías que contar con sistemas de lluvia, cascadas o fuentes que permitan generar la máxima humedad posible.

 

Acuaterrario

Este, como su nombre lo dice debe disponer de una zona de baño para aquellas especies que requieren de dicho factor. Cabe destacar, que el mismo se compone de una parte seca y una parte con agua, tomando en cuenta que la proporción de cada zona deberá estar adecuada al tipo de animal que vayas a mantener en su interior y su tamaño.

 

Terrario desértico

Estos, por ser fáciles de mantener, son los más recomendados para quienes desean iniciarse en el mundo de los terrarios. En este caso, no habrá preocupación por la humedad ni la temperatura que deba existir en su interior, ya que las plantas ideadas para dicho tipo de terrario son muy resistentes.

 

Elabora tu propio mini terrario

Si quieres llevar a cabo la elaboración de un mini terrario deberás considerar algunos aspectos esenciales para recrear un hábitat cómodo y adecuado, para la especie animal que decidas mantener en su interior. Aunque cuando hablamos de terrarios miniaturas estos suelen estar asociados con la decoración de la casa. En este sentido, primero se debe tomar en cuenta el tipo de recipiente que vayas a emplear, pues éste tendría que ser totalmente transparente, para que puedas contemplar todas las capas de materiales que vas a necesitar durante su fabricación. 

 

 

Esta característica, además de parecer un poco estética también tiene que ver con el bienestar de las plantas, ya que las mismas deberán recibir la mayor cantidad de luz posible disponible en el exterior. En cuanto a la comodidad de la cual puedas gozar a la hora de recrear tu mini jardín, te aconsejamos que elijas un recipiente de boca ancha para que puedas trabajar con mayor facilidad.

Luego de decidirte por el tipo de recipiente que utilizarás será momento de colocar los elemento que van en su interior, para poder disfrutar de un jardín miniatura duradero y seguro.

Siendo así, la primera capa que deberás crear en el recipiente será la de piedras. Estas deberán ser pequeñas para que actúen como sistema de drenaje. De esta manera, la tierra que incluyas en el terrario solo tomará el agua que sea necesaria mientras que el restante del líquido bajará de manera precisa, para luego ser consumido por las plantas cuando estas lo requieran.

Posteriormente continuarás añadiendo el carbón vegetal, ya que este actuará como filtro del terrario, por tanto, no deberá faltar, puesto que su función principal será la de mantener limpia y purificada el agua con la que has regado las plantas, de manera que las mismas puedan crecer sanas y fuertes.

Continúa con la capa de tierra, considerando que esta deberá ser apta para el tipo de planta que vas a incluir en el terrario. Siendo así, tendrás que buscar la información apropiada para que puedas estar seguro de seleccionar la formulación correcta en cuanto a textura y nutrientes, una buena opción sería consultar a tu invernadero más cercano. Por último, siembra la planta que prefieras en el interior del terrario y listo.