Última actualización: 13.11.19

 

La compañía Dinbeat ha lanzado al mercado veterinario un nuevo dispositivo en forma de arnés, denominado Dinbeat PRO, el cual está diseñado para medir las constantes vitales de temperatura, frecuencia cardíaca o las respiraciones por minuto de nuestro perro, cuando se encuentre hospitalizado o en casos en donde sea necesario dar seguimiento especializado.

 

Dinbeat es una “start-up” española, que fue fundada en el año 2016 y dirigida por la barcelonesa Talia Bonmatí, la cual se ha unido a un grupo de veterinarios especializados del Hospital Veterinario Universitario de Murcia y con la Universidad Autónoma de Barcelona, con el fin de crear dos prototipos totalmente funcionales para controlar los signos vitales de las mascotas y monitorear su estado de salud, sin tener que manipularlos constantemente. En este artículo, te invitamos a conocer en qué consiste este gadget y cuál es su utilidad práctica para nuestras mascotas.

 

¿Qué es Dinbeat PRO?

Como explicamos anteriormente, el Dinbeat PRO es un gadget con forma de arnés, que permite controlar las constantes vitales de nuestras mascotas, monitorizando en tiempo real y a distancia la salud de los animales, sin tener que estar encima de ellos todo el tiempo.  

Su uso está destinado principalmente para el animal hospitalizado o en proceso de recuperación, y su funcionamiento se basa en enviar alertas al médico veterinario, al momento de detectar alguna variación en los signos vitales de la mascota, almacenando los datos de forma automática en el historial de salud del paciente y los monta en la nube.

El gadget incluye un arnés con sistema de sensores que miden la frecuencia cardíaca, los niveles de temperatura y la respiración por minuto, e incorpora una unidad central con la electrónica principal donde se almacenan todos los datos recabados. Esta unidad es desenfundable, por lo que puede ser utilizado en los diferentes modelos de tallas disponibles.

Asimismo, hay que destacar que Dinbeat Pro, además, puede registrar otras variables, tales como las calorías quemadas, la posición del perro, la actividad física que realiza, la frecuencia o duración de los ladridos, entre otras. Lo bueno de este dispositivo es que no necesita numerosas homologaciones como en el caso de los dispositivos médicos para humanos, ya que para su comercialización solo necesita el permiso de un aparato con tecnología electrónica convencional.

 

 

Respaldo de esta tecnología ¿Es segura?

En principio, esta tecnología ha sido diseñada para perros, pero los creadores consideran que se trata de un producto que pudiera ser usado para otros animales, como gatos o caballos, y el lanzamiento se está haciendo para médicos veterinarios contemplando posteriormente que pueda lanzarse el producto a la venta para los particulares, donde el dueño del animal controlará las constantes vitales del perro a través de una aplicación.

En este sentido, la compañía destaca que este producto se lanzaría al mercado en el último trimestre del año 2018 y lo que se busca, con este dispositivo tecnológico, es ahorrarle a los veterinarios un 60% en gastos que pudieran estar relacionados con la monitorización constante de los pacientes enfermos. 

Asimismo, prevén que los veterinarios podrían alquilar el dispositivo para los pacientes que no necesitan de hospitalización, pero requieren de un seguimiento médico para saber cuál es su evolución.

En cuanto al respaldo de este proyecto, hay que destacar que la compañía hasta este momento obtuvo de la Comisión Europea el ‘Seal of Excellence’ y ha sido subvencionada por 20 empresas, a través de la “StartUp Capital”, y tienen en su haber un total de 155.000 euros recaudados en virtud de un crédito otorgado por Enisa, de familiares y amigos. Asimismo, está siendo respaldado por un grupo de veterinarios que están convencidos de la importancia médica que tiene un dispositivo de esta naturaleza para la salud de sus pacientes caninos.

Este proyecto se encuentra en fase de pruebas, para su validación, por integrantes del hospital veterinario de la Universidad de Murcia en conjunto con la Universidad Autónoma de Barcelona, y se encuentra en proceso de cierre de una ronda con inversionistas privados que se interesaron en el proyecto con el fin de recaudar fondos para la fabricación y comercialización de los primeros gadgets.

Si todo sale bien, esta empresa aspira convertirse con este implemento en la mejor marca de arneses para perros del mercado español, porque tienen un producto que puede resultar muy útil para controlar médicamente al animal en su fase de recuperación, sin tener que estar encima de sus signos vitales, así que poniendo a la venta los primeros arneses, podrían captar financiamiento de entes privados, para fabricar el producto a gran escala, incluso a nivel internacional.

 

 

Otros “wearables” para las mascotas

Si bien, este dispositivo resulta interesante, no es el único dispositivo tecnológico que existe en el mercado para las mascotas, pues ya existen otros desarrolladores que se han encargado de crear ciertos “wearables” (término que se utiliza para englobar al conjunto de aparatos electrónicos que son incorporados a alguna parte del cuerpo), para atraer a los dueños de mascotas al mundo digital y añadir a los animales a la vida 2.0.

Por ejemplo, en la última celebración del Wearable Expo de Tokio, una empresa japonesa llamada Anicall, diseñó un collar sensor que se conecta a través de un programa para “smartphones”, que propone traducir los comportamientos del perro o del gato en los posibles sentimientos que pudieran estar experimentando para que aparezcan en una pantalla digital, según lo ha señalado Masayoshi Asai, que es su creador.

Según este inventor japonés, el dispositivo electrónico es capaz de reconocer varios estados de ánimo del comportamiento animal y traducirlo para que el humano pueda saber qué está sintiendo su mascota. Pero además de ello, el sensor podría detectar ciertas anomalías en el animal que te permitirán conocer si está en perfecto estado de salud o si se encuentra enfermo, haciendo un seguimiento a sus registros históricos.

Por su parte, el Dr. Gabriel López, médico veterinario, después de analizar este aparato, ha determinado que se trata de una buena herramienta para realizar estudios a las mascotas que pudieran padecer de enfermedades como el cáncer o estrés, pues casi siempre los dueños no llevan registros del caminar de su mascota o si ha reposado, siendo esos datos importantes para determinar si hay progreso en el paciente.