Última actualización: 20.11.19

 

El mito de que los peces solo pueden recordar los últimos 30 segundos, ha quedado derribado por la ciencia; ya que diversos estudios revelan que son seres capaces de tener autoconciencia y de recordar eventos pasados hasta 12 días. Esto demuestra que los peces tienen más cualidades de las que hasta ahora pensábamos.

 

Durante años los peces han sido injustamente valorados, se les atribuye la mala fama de que son animales poco inteligentes y que su escasa memoria no llega más allá de los 30 segundos e incluso muchos alegan que no son conscientes de su propia existencia. Sin embargo, la ciencia ha dado un paso adelante a favor de esta especie, por lo que después de varios estudios, los científicos han dado a la luz pública los resultados que avalan la teoría de que los peces son más inteligentes de lo que muchos pueden pensar.

 

Se rompe el mito sobre la memoria de los peces

En el año 2014 un grupo de investigadores canadienses realizó un estudio con el fin de verificar la hipótesis de que los peces tienen memoria. Para este experimento fueron elegidos un grupo de peces favoritos de los acuaristas, por presentar gran colorido y belleza y los cuales están adaptados a vivir en un entorno de cautiverio; nos referimos a los Ciclidos Africanos, cuyo nombre científico es Labidochromis caeruleus. Esta especie se caracteriza por su comportamiento agresivo, territorial y un especial cuidado para sus crías (protegidas dentro de su boca); por lo que, para los científicos resulta una especie idónea para analizar la capacidad de retener recuerdos.

Durante el experimento, cada pez fue debidamente entrenado para posicionarse en un área específica del acuario, por lo que recibían alimento como recompensa. Luego de tres días de experimento, con sesiones de veinte minutos de entrenamiento, todos los peces dejaron de realizar los ejercicios y volvieron a sus respectivos acuarios. Una vez transcurridos doce días, los Cíclidos Africanos retornaron al acuario de pruebas, allí se colocó una cámara a fin de seguir sus movimientos y los investigadores pudieron comprobar, que los peces podían retener el recuerdo de al menos 12 días; ya que (en su mayoría) mostraban una clara preferencia hacia el área donde sabían que recibían el alimento (recompensa).

 

 

Los investigadores no conformes con estos resultados, iniciaron el entrenamiento con nuevas sesiones a fin de modificar esta tendencia y en todos los casos, los peces fueron capaces de memorizar el lugar a donde dirigirse en busca de comida. Para el científico Trevor Hamilton, pieza fundamental de esta investigación, el hecho de que los peces puedan asociar comida con lugares, es una ventaja evolutiva que favorece su supervivencia en estado natural. Por esto, muchos regresan a zonas seguras donde encuentran alimento, sin el riesgo de ser amenazados por algún depredador.

En estado salvaje, cuando disminuye la disponibilidad de alimento, la capacidad de memoria para recordar fuentes de comida, podría ser clave para la subsistencia de la especie. En este sentido, los Cíclidos silvestres tienen una dieta que incluye insectos, caracoles, peces pequeños y plantas y los científicos creen que son capaces de aprender a relacionar zonas específicas del entorno, con fuentes de alimento.

 

¿Los peces tienen autoconciencia? Un estudio con resultados que te sorprenderán

Una vez que se ha roto el mito acerca de la mala memoria del pez, faltaba por develar si es cierto o no, que estos animales son conscientes de su propia existencia. Para determinar la autoconsciencia de los animales, se utiliza el test del espejo, una prueba estándar que muy pocas especies han logrado superar y los que lo han hecho, son animales dotados de cerebros superiores y desarrollados.

El test del espejo consiste en colocar a un individuo testado frente a un espejo, a fin de que pueda ver su imagen y reconocerla como propia; los animales usualmente creen que la imagen reflejada es la de un competidor, por lo que muestran un comportamiento agresivo en su contra.

A fin de poder verificar que el animal es autoconsciente de su existencia, los científicos lo marcan en su cuerpo, de tal manera que solo podrá ver esta marca cuando está frente al espejo. Es así, como un ser humano cuando se le pone una marca en la frente sin que este se dé cuenta, al verse en un espejo instintivamente se llevara la mano a al rostro, para saber qué es o para borrarla.

El investigador Gordon Gallup realizó este test en 1970 chimpancés, para lo cual dormía a los primates y luego les pintaban una marca en la ceja; le ponía un espejo al lado y los dejaba solos. Al despertar y ver su reflejo, tal como lo haría un humano, los chimpancés se llevaban su mano directo a la mancha en la ceja. Este test ha sido realizado en numerosas especies y solo los elefantes, los grandes simios, las urracas y los delfines, han logrado superarlo.

 

 

Para comprobar que esta cualidad está presente en los peces, un grupo de científicos de la Universidad de Osaka en Japón e investigadores del Instituto de Ornitología del Max Planck en Alemania, llevaron a cabo un estudio experimental. Se eligió para ello, a la especie de peces marinos Labroides dimidiatus; este pez de 10 cm y un cerebro de apenas 0,1 g es popular por sus labores de limpieza, ya que se dedica a eliminar los parásitos presentes en otros peces de gran tamaño.

El comportamiento demostrado por el lábrido limpiador azul, ha dejado perplejos a los científicos y a la ciencia; ya que ha quedado demostrado que este pez ha logrado superar la prueba de autoconsciencia. El experimento consiste en marcar a los peces en su cuerpo, con una pequeña marca que sólo podrían ver al estar ubicados frente al espejo.

Efectivamente, una vez que el pez limpiador observó la marca en su cuerpo, trató de quitársela frotándose con las superficies rocosas o duras del acuario; lo que pone de manifiesto que detectó la marca como propia. Sin embargo, el equipo de investigadores realizó otras pruebas para confirmar los resultados y descartar que la tendencia a frotarse fuera producto de la manipulación. Para ello, se colocaron marcas transparentes en los peces y como era de esperarse, no se rascaron ni intentaron quitarse ninguna marca.

Dado los resultados, los científicos coinciden en que estos peces poseen altas cualidades cognitivas y que son conscientes de su reflejo en el espejo. Por esto, hoy en día vemos muchos de los mejores acuarios (Si pulsas aquí, encuentras varios productos para elegir), con espejos incorporados a su decoración; no solo para dar la sensación de amplitud, sino también para brindar a los peces una imagen propia.