Última actualización: 13.11.19

 

Como dueño, es tu deber acatar la normativa sobre tenencia de mascotas y el uso del bozal debe ser un acto consciente y responsable, sobre todo en los casos de perros potencialmente peligrosos. Aquí hablaremos sobre cuándo usar el bozal y en qué razas se hace obligatorio este accesorio.

 

De la misma manera en que le compras diversos objetos a tu perro, tal como los juguetes, la cama, el comedero, el bebedero, el collar con chapa identificativa o la correa; de igual modo, el bozal debería ser un accesorio más en esta lista. Esta herramienta, usualmente mal vista por muchos, se utiliza para cubrir todo el hocico del perro y así, se le impide que pueda ladrar, comer o morder.

 

Situaciones en las que es obligatorio el uso del bozal

Cuando se trata de espacios privados de uso común y en los lugares públicos, es aconsejable que los perros utilicen correa. Sin embargo, en la mayoría de las grandes ciudades no solo es obligatorio el uso de la correa, sino también el uso del bozal, especialmente cuando se trata de caninos catalogados como PPP.

En este sentido, cuando hablamos de un PPP, nos referimos a perros cuya tipología, características morfológicas, grado de agresividad y acometida, suponen una amenaza tanto para los bienes de las personas, como para su integridad física. Por ello, estos animales deberán permanecer siempre cerca de sus dueños y bajo ninguna circunstancia podrán salir de sus casas sin supervisión.

De igual modo, también deberán llevarlo todos los perros que manifiesten un temperamento abiertamente agresivo o que presenten antecedentes de agresión a otros animales o a personas. Así mismo, cuando las autoridades municipales así lo exijan, bien sea por motivos sanitarios o por seguridad. Además, en el caso de viajar en transportes públicos con el animal, siempre que el perro no vaya dentro de un trasportín, es obligatorio que lleve un bozal; bien sea que se trate de un barco, autobús, tren o en el metro.

El uso del bozal no solo repercute en la seguridad de las personas y de otros animales. También es usado por adiestradores para la educación del animal y también favorece su salud en ciertas circunstancias, ya que con el bozal puesto, el perro no podrá comer alimentos o cosas en la calle cuando sale de paseo, ni tampoco podrá ingerir heces (actividad muy usual en muchos perros que afecta gravemente su salud).

Por otro lado, cuando el perro es llevado a la peluquería canina o de visita al veterinario, para evitar que muerda alguna persona debido al estrés o al nerviosismo provocado por esta situación en particular, el uso del bozal ayuda a facilitar la tarea. Además, gracias a este accesorio se evita el problema de que en el perro realice actividades no apropiadas, tal como mordisquear y romper cojines, muebles, zapatos, etc.

Sin embargo, el bozal no deber ser utilizado como única vía para la gestión de conductas inapropiadas, por lo que es aconsejable buscar la ayuda de un especialista en comportamiento canino y seguir las pautas que señale para modificar la conducta indeseada.

 

 

Conoce las razas de perros potencialmente peligrosos (PPP)

Indistintamente del perro que tengas, debes tener presente como dueño, que todo lo que haga tu mascota, es tu responsabilidad. Por esto, en lo que respecta al uso del bozal, deberás tener presente que, si tienes un PPP, deberás actuar responsablemente y evitar que tu perro ataque o muerda y se convierta en una amenaza tanto para las personas como para otros animales.

A continuación, te presentamos las razas de perros consideradas por ley como animales peligrosos, según el Real Decreto 287/2002 de España, el cual contiene la ley sobre la tenencia de estos caninos. Por su temperamento y nivel de agresividad, deberán llevar un bozal siempre que se encuentren en espacios públicos o privados. Así como también, deberán llevarlo todos los cruces genéticos con las siguientes razas.

 

1. Pitbull

2. American Staffordshire Terrier

3. Dogo Argentino

4. Akita Inu

5. Staffordshire Bull Terrier

6. Rottweiler

7. Fila Brasileiro

8. Tosa Inu

 

De igual modo, existen algunas razas con características morfológicas y anatómicas, que no pertenecen a los perros mencionados anteriormente ni a sus cruces y que sin embargo, también deberán usar bozal de manera obligatoria en áreas públicas.

En este sentido, debe considerarse como peligroso a todos los perros con un peso igual o superior a los 20 kg, con una anchura de pecho de hasta 80 cm y una altura hasta la cruz que oscile entre los 50 y 70 cm. Estos animales usualmente presentan fuerte musculatura, un aspecto robusto y atlético, gran resistencia, agilidad y fuerza física.

Dentro de este grupo se encuentran los perros de gran valor, tenacidad, vigor y con un carácter fuerte y agresivo. Son caninos que poseen generalmente el pelo corto y tienen una cabeza cuboide y robusta, con un cráneo grande y ancho. Sus mandíbulas son poderosas y presentan mejillas abombadas; así mismo, tienen una boca ancha, profunda y un cuello corto, musculoso y ancho. También se caracterizan por presentar costillas arqueadas, pecho macizo y lomo musculoso.

Con respecto a las extremidades de estos caninos, estás presentan un aspecto que denota gran musculatura y suelen ser generalmente largas y rectas. Además, son perros de gran resistencia al dolor. Muchos de ellos han sido protagonistas de ataques a personas o a otros perros, en cuyo caso, es necesario que el veterinario emita un certificado que señale el grado de peligrosidad del animal.

 

 

De acuerdo a estas características y según los expertos en este ámbito, se incluyen en la lista de perros potencialmente peligrosos, a las siguientes razas caninas: Mastín napolitano, Doberman, Dogo de Burdeos, Bull terrier, Bullmastiff, Bóxer, Dogo del Tíbet, Presa canario (o dogo canario).

Por esto, como dueño o propietario de mascota, si tienes en tu poder cualquier perro que pertenezca a una de estas razas, tienes la obligación de hacerte con el mejor bozal, un modelo cómodo y a la vez resistente, a fin de proporcionar la máxima seguridad posible cuando salgas a pasear a tu mascota.

Así mismo, deberás solicitar una licencia especial de tenencia a las autoridades municipales, sin la cual no será posible la inscripción en el censo municipal. Además, recuerda que si tu perro ha sido robado o se ha extraviado, deberás notificar inmediatamente a las autoridades pertinentes.