Última actualización: 20.11.19

 

Si eres amante de las iguanas y deseas tener una como mascota en casa deberás tomar en cuenta algunas consideraciones especiales para brindarle a la misma el bienestar que se merece, tomando en cuenta que podría vivir hasta 30 años, siempre y cuando se encuentre en un terrario de tamaño adecuado, con una alimentación balanceada, a la temperatura que necesita y gozando de una compañía apropiada.

 

La iguana es un lagarto arbóreo que se encuentra en América Central y Sudamérica. Esta misma hoy en día suele ser una de las mascotas exóticas preferidas por las personas, ya que pueden criarse en casa cómodamente. Sin embargo, su cuidado requiere de mucha dedicación, ya que dicha acción no resulta tan fácil como parece.

Tan delicada resulta una mascota de este tipo que incluso podría llegar a morir si no le llegaras a brindar los cuidados que necesita una vez que decides tenerla en casa. Esto sucede principalmente porque estamos hablando de un animal que está acostumbrado a diferentes necesidades ambientales, así como a una alimentación especial en todo momento.

Es por ello que, a continuación, te brindaremos algunos consejos especiales para que alcances a crear un hábitat ideal donde el reptil pueda sentirse cómodo y protegido, de esta manera y brindándole una buena dieta diariamente podrás observar cómo crece fuerte y saludable, sin ningún tipo de anomalías en su desarrollo físico.

 

Ubicación del terrario

El contacto directo que tienen las iguanas con los rayos solares resulta muy importante, ya que solo así dicho animal podría asimilar de manera apropiada la vitamina D disponible en su comida. Algunos expertos mencionan que es muy importante la absorción de los rayos UVB y UVA, ya que terminan siendo los más importantes durante su crecimiento y desarrollo. 

Por su parte, en caso de que mantengas la iguana en el mejor terrario disponible en casa deberás cambiar la fuente de iluminación UVA/UVB cada 6 meses o dependiendo de la marca de los focos una vez por año. Esto se debe a que los focos fluorescentes tradicionales tienden a brindar un número máximo de horas de producción de los rayos anteriormente nombrados. Luego de agotarse las mismas, aunque el foco siga en función ya no le estará aportando al animal los beneficios que necesita. También puedes proporcionarle luz natural, colocando el terrario en un lugar donde los rayos solares alcancen a tu mascota.

 

 

Alimenta a tu iguana adecuadamente

Dependiendo del tipo de alimentación que puedas ofrecerle a la iguana que decidas adoptar, esta podrá gozar de un crecimiento sano y fuerte. Es por ello que se recomienda darle de comer muchas hortalizas, ya que se trata de un animal herbívoro, así como frutas para complementar su dieta convirtiéndola en la más balanceada.

En este sentido, algunas de las hortalizas más recomendadas para darle de comer a la iguana son las hoja de nabo, de mostaza, así como el diente de león, col berza, col rizada o incluso la famosa hoja de lechuga. También la espinaca podría ser una buena opción además del brócoli, coliflor, e incluso el perejil. Cabe destacar que podrías crear hasta una combinación entre varias hojas para aportar a la iguana los nutrientes que necesita cada día.

Por su parte, una manera fácil y cómoda de complementar la dieta resulta colocando frutas en su comida, estas mismas pudieran ser la fresa, el mango, la papaya, la manzana, el melón, los arándanos y las bananas.

Cabe destacar, que algunas personas también optan por comprar en una tienda para mascotas comida especial para las iguanas, que está conformada por unos gránulos secos que fácilmente podrías mezclar con sus hortalizas y frutas.

 

Dispón de un buen terrario donde pueda vivir la iguana

Un lugar adecuado donde vivir también resulta un aspecto fundamental a la hora de tener una iguana contigo en casa. De esta manera, tendrías que optar por un buen terrario con dimensiones considerables tomando en cuenta que una iguana puede llegar a medir incluso dos metros de largo.

En el mercado existen terrarios de todos tamaños, sin embargo uno con dimensiones de 2 metros de profundidad, 2 metros de ancho y 2 metros de largo no estaría nada mal para garantizar un espacio grande y cómodo a la iguana donde poder desplazarse, más aún cuando sabemos que este animal en específico disfruta correr, trepar ramas y moverse constantemente.

Asimismo, no debes olvidar la posibilidad de adaptar dicho terrario de una manera similar a la del hábitat al que está acostumbrada la iguana. Por tanto, incluye en su interior ramas que pueda trepar, así como piedras y troncos donde pueda descansar.

 

 

Asea el terrario constantemente

Además de ofrecerle un buen terrario a la iguana donde vivir con dimensiones apropiadas para que se mueva y pueda trepar, deberás mantener el mismo en las mejores condiciones posibles. De esta manera, retira el sustrato que se encuentre manchado de su interior, así como los objetos rotos sobrantes cada semana. Igualmente, limpia los trozos de comida que puedan quedar después de su alimentación y colócale agua limpia cada día para que pueda mantenerse hidratada. De esta manera, la iguana podrá gozar de la comodidad que se merece.

 

Asegúrate de que goce de la temperatura correcta

Como ya sabemos, las iguanas son reptiles de sangre fría, por tanto, debes contribuir para ayudarle a mantener su temperatura corporal y así evitar que enferme o incluso llegue a morir. Para ello, puedes acudir a una tienda de animales y comprar una luz especial que podrías instalar fácilmente en el terrario. En este sentido, siendo un animal proveniente de climas cálidos y ambientes tropicales deben mantenerse entre los 26 y 30 grados centígrados.

 

Ofrécele una buena compañía

Este animal suele ser muy solitario, por lo tanto, si deseas brindarle una buena compañía deberás considerar la idea de optar por una iguana de sexo opuesto. En el caso de las iguanas macho estas suelen ser muy territoriales y al notar la compañía de otra iguana de su mismo sexo en el mismo espacio, podrían adoptar un comportamiento muy agresivo. Siendo así, deberás optar por una hembra para que esté acompañado y tranquilo.