Última actualización: 13.11.19

 

La sensibilidad acústica de los perros es mucho más alta que la de los humanos; por esta razón, sufren cada año con los estallidos de fuegos pirotécnicos en diferentes eventos, lo que les genera fobia, estrés y una aceleración anormal del ritmo cardíaco. Por esta razón, diseñadores de Ford han querido extender la tecnología que utilizan en los coches para beneficiar a nuestros amigos de cuatro patas.

 

En muchos países del mundo y sobre todo en Europa, los fuegos pirotécnicos son muy comunes para la celebración de cualquier evento de importancia, como las fiestas patrias, conciertos, eventos deportivos, políticos, entre otros. 

Pero, estos son un trauma en muchos perros también. Por ejemplo, se dice que en el Reino Unido un 45% de los perros se inquieta al escuchar fuegos artificiales, lo que también preocupa considerablemente a los dueños y familiares. 

Cada año las diferentes denuncias por la molestia del uso de los fuegos pirotécnicos están en constante aumento y no se concreta ningún tipo de solución por parte de las autoridades. Los perros sufren, lloran, se desesperan y estresan solamente con escuchar este tipo de detonaciones.

Los estudios biológicos y de veterinaria demuestran que los perros poseen unos oídos muy sensibles, pues su espectro auditivo se encuentra entre 20-65.000 Hz. Es por ello que cuando las detonaciones de los fuegos artificiales se producen les dañan las células sensoriales que son imposibles de regenerar, produciendo angustia en los perros, afectando su calidad de vida.

Recientemente, una de las empresas más grandes en el sector automotriz decidió enfocar sus esfuerzos a la protección de nuestros amigos, los perros. Es así que Ford y sus ingenieros han diseñado una caseta para perros que anula el escandaloso sonido emitido por las detonaciones de los fuegos artificiales, equipada con una tecnología muy avanzada, capaz de contrarrestar los diferentes ruidos generados por dichas detonaciones que, por lo general, aturden y molestan a los perros.

 

Interventions: la iniciativa solidaria de Ford

Como una forma de expansión y de aprovechamiento de las tecnologías desarrolladas para sus coches, Ford ha establecido el programa Interventions, en el cual este prototipo de caseta para perros con aislación acústica es una de las primeras iniciativas. 

Con sus características, este producto bien puede posicionarse como una de las mejores casetas para perros del 2019, pues busca optimizar la calidad de vida de tu mascota, evitando el estrés y los problemas auditivos que se pueden generar por la exposición a los ruidos altos. 

Esta caseta tiene como principal material de construcción el corcho de alta densidad. Este elemento ha sido utilizado por varias décadas para la insonorización de habitaciones a prueba de ruidos. De igual forma, el refugio seguro de Ford también posee un sistema llamado Active Noise Control, que es utilizado en varios de sus coches, que combina el control de ruido activo con unos paneles especiales de disminución de sonido, para crear un ambiente en el que el perro pueda descansar tranquilamente. 

 

 

Lo que hace este sistema es detectar los diferentes niveles de ruido a través de un software especial de audio que responderá con frecuencias opuestas para eliminar los ruidos completamente. Asimismo, la caseta cuenta con una puerta automática, un sistema de bloques anti vibración y una ventilación que evita que el sonido entre al interior.

Además, el techo y las paredes están fabricados con un material de tipo aislante, algo similar al usado en salas de cines, logrando disminuir el ruido que proviene del ambiente exterior, lo que le permitirá a nuestra mascota disfrutar de un ambiente libre de ruido y un espacio acogedor.

En consecuencia, la propuesta de esta caseta resulta en un ambiente más seguro y tranquilo que ayuda al bienestar de tu perro ante ruidos que no son provenientes de la naturaleza y ellos los toman como una amenaza. 

Es por eso, que con esta tecnología el nivel de vida de los perros aumentaría mucho. Incluso, podrán disminuir muchas de las enfermedades causadas por los sonidos explosivos de los diferentes fuegos artificiales como la ansiedad, el estrés y hasta la sordera, por lo que gozarán de una vida más cómoda y tranquila.

 

Inspiración

La idea de esta caseta está inspirada en la tecnología de anulación de ruido que la empresa Ford aplicó en su vehículo Edge para lograr viajes más silenciosos para los ocupantes del coche. Cuando el sistema de captación de ruido percibe los altos niveles de ruido producidos por el motor, se activan ondas sonoras opuestas que contrarrestan dicho ruido. 

Con la efectividad de esta tecnología, surgió la inquietud de los ingenieros por saber de qué otra forma podrían utilizar estos beneficios más allá de los coches. De allí nació la intención de crear esta caseta para perros, que es la primera en aplicar una tecnología de este tipo, demostrando que también puede darle solución a problemas similares que afectan a los seres humanos por igual, aunque sea a una pequeña parte de la población.

 

 

Diseño y elegancia

No cabe duda de que esta caseta tiene un diseño moderno, elegante y muy funcional, que sirve como muestra para aprovechar la tecnología y beneficiar a muchos seres vivos, en este caso nuestras mascotas más queridas. 

Sin embargo, por ahora no es más que un proyecto, un prototipo, pero que muy pronto podría decidirse si se comercializará, y puede ser el inicio de numerosos proyectos en los que se aplicarán los conocimientos innovadores de la industria automotriz, para solventar problemas de la vida diaria, siendo Ford la empresa pionera en este sentido. La visión de esta compañía es aplicar diferentes tipos de tecnología, en la búsqueda de crear productos más allá de los coches, que mejoren la calidad de vida de los usuarios y contribuyan a una sociedad mejor. 

Los amantes y defensores de las mascotas esperan que esta idea no se quede solo en un proyecto, y que pronto se pueda comercializar a un precio asequible para que las familias puedan darle a sus perros un lugar seguro, sin apartarlos durante las fiestas, garantizando su bienestar y tranquilidad.