Última actualización: 13.11.19

 

El conejo cabeza de león es una raza poco conocida, que debido a sus características es totalmente apto para tenerlo en casa. Al adoptarlo, es importante tener presente que necesitará de algunos cuidados, por lo que lo primordial es familiarizarnos con él e indagar acerca de todo lo referente a esta peculiar especie.

 

La familia de los conejos tiene muchos miembros entre los que destaca el cabeza de león, que es una especie con una peculiar melena salvaje. Se trata de un ejemplar que se caracteriza por ser muy dócil, amigable y cariñoso con las personas, por lo que es el candidato indicado para ser una mascota familiar. Su cuerpo es pequeño, el pelaje cambia con la edad, tiene una dieta vegana bastante sencilla de seguir y si cuidas correctamente de él, te acompañará durante un período de 10 años.

Además, no es un animal que requiera de mucho espacio, bastará con que acondiciones algún modelo de jaulas para conejos con un formato espacioso en el que pueda alimentarse, hacer sus necesidades, descansar y moverse para así ejercitarse diariamente.

Sin duda alguna, este tipo de conejos son una gran opción al momento de pensar en adoptar una mascota. Sin embargo, es necesario conocer acerca de su fisionomía y cómo cuidarlos para extender su longevidad.

 

Acerca del conejo cabeza de león

“Lionhead” o en español “cabeza de león” es el nombre que recibe esta especie de conejos, que posee algunas características distintivas con respecto a sus otros parientes. Se trata de un animal completamente doméstico del que no se tienen muchos registros con respecto a sus orígenes. Sin embargo, lo que está confirmado es que es una raza desarrollada tanto en Inglaterra como en Bélgica, así como también, que es producto del cruce realizado entre un Swiss Fox y un Belgian Dwarf.

Este conejo cabeza de león es bastante llamativo, debido a que su cuerpo suele ser robusto pero pequeño, llegando a pesar un máximo de dos kilogramos. Cada una de las patas del animal destaca por ser más gordas y cortas que las de otras especies. Por su parte, las orejas se hacen notar debido a que son bastante prolongadas, alcanzando un largo de aproximadamente siete centímetros. Además, debemos mencionar que el color de los ojos puede variar entre rojo, pardo o azul.

Con respecto al pelaje del cuerpo de los conejos cabeza de león, tenemos que suelen ser uno de los aspectos más representativos en ellos. Al nacer, el pelo que recubre su piel es bastante grueso, pero este muda y comienza a salir con un grosor mucho más fino pasados alrededor de seis meses de vida. 

En el área de la cabeza, destaca una frondosa melena de pelo largo similar a la de un león. De ahí el nombre adoptado para esta raza de conejos. Sin embargo, al alcanzar la adultez este pelaje lastimosamente se cae. La pigmentación tanto del pelo del cuerpo como del área de la cabeza puede llegar a variar, ofreciendo en ocasiones una apariencia bicolor bastante interesante.

 

 

¿Cómo cuidar de un conejo cabeza de león?

Al igual que el ser humano requiere de nutrientes, vitaminas y minerales para tener una buena salud, los conejos cabeza de león también necesitan de una dieta balanceada. Según los especialistas esta especie debe ingerir, en primer lugar, al menos la medida de 1/8 de taza de pienso para conejo, que puedes conseguir en cualquier tienda departamental o a través de la web. Asimismo, no pueden faltar algunas hojas frescas de acelgas y/o lechuga, pequeños trozos diarios de zanahoria, manzana y plátano.

Es importante que sepas que estos conejos son intolerantes al azúcar, por lo que bajo ninguna razón podrás suministrarle ningún tipo de golosina de las que las personas normalmente consumen. De igual manera, no debes darles brócoli debido a su alto porcentaje de calcio, que a largo plazo causará cálculos a nivel renal.

Como dato final está el tema de la hidratación, siendo fundamental instalar un bebedero en la jaula para que el animal pueda beber cuando lo desee.

 

Escoge la jaula para conejos adecuada

Las jaulas para conejos son productos de fácil adquisición con formatos variados, por lo que no tendrás inconvenientes para seleccionar un modelo en el que el conejo se sienta cómodo y que además se adapte al espacio que tienes dispuesto para él.

Lo que debes tener siempre presente es que la jaula debe ser lo suficientemente espaciosa para que el conejo se pueda mover de un lado al otro, así como también que la estructura incorpore un área oscura para su descanso, ya que estos animales suelen ser fotosensibles. 

De igual manera, se hace necesaria la presencia de un contenedor para los alimentos y bebedero para la hidratación. No olvides que debe poseer un método de cierre seguro y acceso al área de la bandeja para así limpiarla, eliminando los desechos dejados por el conejo sobre el aserrín. Si cumple todas estas características, podrás estás seguro de que se trata de la mejor jaula para conejos (Puedes encontrar aquí unas opciones de compra).

 

Mantén la higiene del conejo

Si bien los conejos no necesitan ser bañados para mantener su higiene, también es cierto que deberás tratar de conservar su hábitat lo más limpio posible. Para ello, tendrás que retirar frecuentemente los desechos de la bandeja, lavar la jaula y secarla correctamente, para volver a revestir la parte inferior con papel periódico y aserrín.

Con respecto al conejo, es de gran importancia que adquieras un cepillo especial para peinar todo su cuerpo, especialmente la característica melena que lo acompaña. Así eliminarás los nudos y te desharás del pelo que generalmente se va cayendo, evitando que el animal se lo trague, así como la sucesiva formación de bolas de pelo en el estómago, al igual como sucede con los gatos.

 

 

Acerca de su dentición

Asegúrate de colocar en su jaula trocitos de madera virgen para que diariamente la mastiquen, ya que esto ayuda a que los dientes se desgasten, lo que es completamente necesario, teniendo en consideración que sus dientes nunca dejan de crecer.

 

Cumple con la respectiva vacunación

La visita anual al veterinario para una revisión de rutina y colocación de las vacunas de rigor es algo que no puedes dejar pasar desapercibido, ya que es la salud de tu conejo cabeza de león lo que está en juego. Asimismo, tendrás que estar atento a cualquier cambio en su comportamiento como decaimiento, una baja en el peso o diarrea, entre otros.