Última actualización: 20.11.19

 

La caseta para perros debe ser un lugar confortable para ellos, en donde se sientan seguros y con buenas condiciones higiénicas. Por ello, para escoger el refugio más adecuado para nuestra mascota es importante tener en cuenta varios factores, y por tal motivo hablaremos sobre esos elementos que son imprescindibles para proporcionarle una buena caseta a tu perro.

 

Sin importar la raza de tu perro, es fundamental que este cuente con un espacio apropiado para descansar, resguardarse del frío, estirarse y sentirse protegido; sobretodo si está acostumbrado a vivir en el patio o jardín de la vivienda. 

En este lugar debe estar protegido de la lluvia, sol y otras inclemencias climáticas sin tener que estar dentro de una jaula o encadenado, ya que esto puede afectar el comportamiento de la mascota. Por esta razón, comprar una caseta es una inversión en pro de los perros, especialmente cuando las temperaturas en el verano  y el invierno atenten contra ellos.

 

El mejor lugar

La ubicación adecuada para colocar la caseta es un factor importante, pues tiene que ser un lugar fresco, que al perro le guste y en donde tenga espacio para correr, echarse y moverse con libertad.

En este sentido, el diseño de la caseta tiene mucha influencia, pues si has decidido comprar una para el exterior, esta debe tener buena ventilación para los días de verano, pero también un buen aislante térmico para los días más fríos, así como una buena cobertura para drenar el agua de la lluvia sin afectar la comodidad del perro. 

 

La mejor caseta para perro puede ser construida por ti mismo o si prefieres puedes adquirida en cualquier comercio especializado en estos productos, ya que están disponibles en muchas formas y estilos.

En la actualidad, el diseño de estas casetas encaja con la estética de nuestra vivienda. Las hay de diferentes materiales, diseños y precios, algunas con un estilo decorativo pero igual de funcionales, otras conservan el formato tradicional y cumplen eficientemente su propósito, así que tienes un abanico de opciones para escoger entre las mejores casetas para perros del 2019. 

Sin embargo, para hacer una buena inversión en el refugio de nuestro perro, debemos considerar varios aspectos importantes de los que hablaremos con precisión en los siguientes apartados.

 

 

Las medidas correctas

Lo primero que debemos hacer a la hora de escoger una caseta para nuestro perro es tener en cuenta cuál es el tamaño apropiado para este, si es un cachorro pronosticar por su raza qué tanto crecerá, y así evitar la compra de una caseta muy pequeña para él. 

Las casetas tienen la particularidad de permitirle al perro entrar y salir sin ningún tipo de problema, poder estar de pie dentro de la misma y dar vuelta o acostarse a su gusto. Si tu perro no puede hacer esto, se sentirá incómodo. 

Por otra parte, la caseta tampoco puede ser mucho más grande de lo que es el perro, pues de esta forma será muy difícil mantener un ambiente cálido durante el invierno.

 

Ancho y largo

Con respecto al ancho de la caseta, este no puede ser menor a la longitud de tu perro, es decir, si tu perro mide de largo 60 centímetros (desde la punta de la nariz hasta su parte trasera sin incluir la cola) la caseta debe tener 25% más que la longitud del animal, es decir unos 75 cm, lo mismo aplica para la altura de la casa, tomando en cuenta la altura desde las patas hasta la cabeza del perro. 

 

Abertura 

Con respecto a la puerta de la caseta es recomendable que esté ubicada a un lado, ya que de esta forma evitará la entrada de fuertes ráfagas de aire frío. Pero, para saber el tamaño ideal de la puerta de la caseta se sugiere que esté a la altura de su pecho. y tenga entre 5 o 10 cm más de ancho que el del perro. 

 

Calidad de los materiales

Como en cualquier construcción, los materiales son determinantes para garantizar la resistencia y durabilidad de las casetas para perros. Aquí hablaremos de los más comunes. 

 

Casetas de madera

Es una de las opciones más populares en los diseños para exteriores, porque la madera es resistente, siempre y cuando tenga un tratamiento de impermeabilización. Estas casetas son térmicas y aislantes, por lo que ofrecen protección del frío y el calor. 

Además de ser resistentes, si llegaran a dañarse se pueden reparar con facilidad. Sin embargo, es importante recordar que estas casetas necesitan mantenimiento constante para evitar la humedad, de la misma forma se aconseja que cuente con patas que eleven la base para no tener contacto con el suelo, así como un mantenimiento preventivo contra la infestación de termitas.

 

 

Casetas de plástico o PVC

Los modelos de plástico destacan en el mercado por ser resistentes y más baratos que los de madera. Su principal ventaja es que son fáciles de limpiar y solo se necesita jabón y agua. 

Además, los olores del perro no penetran en sus paredes, y es mucho más fácil para cambiarlas de lugar porque son livianas. 

Este modelo es apto para interiores y exteriores, y su apariencia emula la mayoría de las veces, las clásicas casetas de madera con tejados a dos aguas. Lo importante de estos diseños es que tengan una buena ventilación y aislamiento térmico, para evitar concentrar mucho el calor durante los días de verano, así como abrigar lo suficiente en el invierno. 

 

Comodidad

La estructura de la caseta es muy importante, pero en su interior es indispensable que tenga el confort que el perro necesita. Por ello, se recomienda incluir mantas o un cojín para mascotas, que brinde una superficie suave y acolchada. 

Este elemento debe ser desenfundable para poder lavarlo con frecuencia y dejarlo secar, con la intención de proveer siempre un espacio higiénico para la mascota. 

Asimismo, es un extra que la caseta tenga un espacio en su exterior para colocar los envases de agua y comida del perro; así, este asociará su refugio con el lugar para comer e hidratarse. 

Estos son los principales elementos que debe tener una caseta de perro para ser cómoda para su morador, sin embargo hay numerosos modelos más que puedes revisar antes de decidir cuál es la mejor para el miembro canino de tu familia, recuerda que su confort debe ser tu prioridad, para retribuir todo el cariño y la alegría que brinda al hogar.