Última actualización: 20.11.19

 

La tendencia a reciclar objetos a fin de sacar el máximo provecho de los materiales usados, es una opción que no solo ayuda a salvar el planeta, sino que también favorece la creatividad y el ahorro de dinero. Si te gustan los peces y deseas un acuario en casa, podrás hacerlo a partir de la caja vieja de tu GoPro.

 

Beneficios que brinda una pecera en casa

Tener un acuario en casa, no solo es un pasatiempo beneficioso para la salud, sino que también te ayuda a conocer y a relacionarte con la flora y fauna marina. Así mismo, es considerado un hobby anti-estrés que ayuda a bajar la presión y a relajarte después de un largo día de trabajo. Es más entretenido observar un acuario, que mirar la tele; además, muchos apasionados de la acuariofilia crean estrechos nexos con los peces que cuidan, por lo que los consideran como mascotas.

Por esto, si te gustan los peces y te has planteado la posibilidad de tener en casa una pecera, pero no dispones del espacio para ello; tienes la alternativa de un acuario en miniatura. En este sentido, si conservas la vieja caja de tu GoPro, sin saber qué hacer con ella, te presentamos una opción muy creativa para reutilizarla y darle un valor que ni te imaginabas: transformarla en un pequeño acuario.

Tratándose de un acuario muy pequeño y con una capacidad de tan solo 0,5 litros de agua, podrías ponerlo como adorno en tu escritorio, en un estante o junto a tu ordenador; allí podrán vivir en óptimas condiciones, de 3 a 5 peces pequeños y algún mini cangrejo.

 

Lo que necesitas tener y saber

Para convertir la caja de plástico de tu GoPro en una pecera, es necesario que realices una transformación, a fin de brindar la mejor calidad de vida a los peces que allí van a vivir. Para ello, es fundamental que cuentes con herramientas especiales y dado que se trata de un procedimiento complejo que requiere de un nivel de destreza elevado, es una labor recomendada para expertos en bricolaje y con conocimientos básicos de electrónica.

Entre las cosas que necesitarás comprar tenemos, una barra miniatura de luz LED (tipo USB) o en su defecto un trozo de cinta LED, un purificador de agua de poca capacidad, una cápsula de CO2 de tamaño pequeño, un contenedor de alimentos a prueba de fugas (con unas dimensiones semejantes a la de la caja GoPro), papel autoadhesivo negro, imanes pequeños y una lámina delgada (que servirá de base al acuario).

 

 

Hazlo tú mismo

 

1-Prepara la caja 

Lo primero que debes hacer es limpiar la caja de la GoPro, a fin de eliminar la suciedad y residuos de pegamento, característico de las etiquetas de identificación del fabricante.  

 

2-Adapta el sistema de iluminación

A continuación, deberás adaptar la lámpara LED de acuerdo al tamaño de la caja y como soporte del sistema de luz que has adaptado, puedes ayudarte con el mango de una simple máquina de afeitar desechable. Para ello, deberás descartar su hojilla y ajustarlo mediante la ayuda de pequeños cortes y tornillos, tanto a la base de la barra led, como de la caja que funcionará de acuario. Una vez fijada la luz LED a su base, no te olvides de soldar los cables que alimentaran posteriormente el sistema de iluminación.

 

3-Coloca un fondo y estabiliza la luz LED

Seguidamente, procede a medir y a cortar el papel de fondo (decorativo) de tu preferencia, en este caso un tono oscuro que le aportará un toque elegante. Fija imanes pequeños tanto a la base móvil del sistema de luz, como al respaldo de la caja de acuario para garantizar una mejor sujeción.

 

4-Provee un sistema de CO2

Un factor importante a tomar en cuenta, es el aporte de dióxido de carbono para las plantas, requerido en su proceso fotosintético; gracias a lo cual se desprende el oxígeno importante para la estabilidad del ecosistema que estás creando. Para ello, puedes apoyarte con una cápsula de CO2 y crear un sistema utilizando algunos elementos, tal como un acople regulador, un trozo de manguera y la base de una aguja de inyectar; a la cual debes acoplar mediante cortes y lijado un trozo de madera porosa e incorporar a un microtubo del largo ideal que permita adaptarse al tamaño de la caja.

 

5-Acondiciona el filtro de agua

Con respecto al sistema de filtración, podrás utilizar un filtro convencional de pequeña capacidad; el cual deberás adaptar al tamaño del acuario, utilizando como soporte el contenedor de alimentos. Procede seguidamente a desmontar el motor de filtro y a cortar el plástico de cobertura, a un tamaño de acuerdo al depósito. Luego, corta a la medida del filtro, la fibra sintética y reserva para el momento del ensamblaje.

 

 

6-Verifica su funcionamiento 

Con ayuda de un taladro, procede a realizar los puntos de entrada y salida de agua del nuevo sistema de filtración. Seguidamente, fija el motor el motor y las piezas internas utilizando silicona, agrega fibras, separadores de las gravas filtrantes, el carbón y cierra la unidad (contenedor) herméticamente. Comprueba su funcionamiento, haciendo pasar agua a través del sistema.

 

7- Construye una base para el acuario

Una vez terminada la adaptación del filtro de agua, procede a elaborar una base o stand; la cual, además de armonizar estéticamente con el acuario, te permitirá resguardar dentro el sistema de filtración y el sistema de CO2. Para ello, utiliza una lámina delgada que se amolde fácilmente a tus requerimientos. Mide, corta, pega e incorpora accesorios que te brinden un mejor acabado.

 

8-Monta los sistemas (de burbujas y de filtración)

Ubica convenientemente el contenedor con los sistemas dentro de la base que acabas de construir y fijándolos con ayuda de imanes; de igual modo, marca los puntos por donde pasarán los cables y mangueras de conexión y procede a perforar con ayuda de las herramientas necesarias. Realiza el montaje, instala y ya tienes listo todo el conjunto.

 

9-Añade el fondo marino y prepara el agua

Finalmente, selecciona la grava, piedras y material vegetal natural de tu agrado para recrear el ambiente marino, los cuales deberás lavar y acondicionar adecuadamente antes de introducirlos al estanque. 

 

10-Incorpora los peces

Una vez montado el acuario y tratada el agua, podrás introducir los pequeños ejemplares a su nuevo hogar. El resultado final, será uno de los mejores acuarios en miniatura que podrás tener en casa y sin ocupar mucho espacio.