Última actualización: 09.12.19

 

Si te gustan las aves como mascotas pero no sabes qué jaula para pájaros comprar, te invitamos a seguir leyendo para que conozcas los principales aspectos a tomar en cuenta antes de iniciar la aventura de tener aves en casa, priorizando siempre el confort y la higiene del pequeño animal. 

 

Tener un ave de mascota no es igual que tener un perro o un gato, pues estos delicados animales necesitan de un espacio adecuado, según la especie a la que pertenecen, así que debes estudiar primero sobre las necesidades del ave que quieres cuidar antes de proceder a comprar la jaula.

De lo que sí estamos seguros es de que las aves de compañía pueden armonizar cualquier espacio dentro del hogar, ya que el observar su brillante plumaje y escuchar su cantar te conectarán con la naturaleza en cualquier hora del día, así que lo mejor que puedes hacer es ofrecerle un espacio confortable. 

 

Presta atención a los materiales

Al hacer una comparativa de jaulas para pájaros te darás cuenta de que existen cientos de modelos que varían según el material de fabricación. Entre estos los más comunes son los de metal, madera y las de plástico, siendo las jaulas de acero inoxidable las más recomendadas por su resistencia, pero también son las más caras.

De igual forma, están las jaulas metálicas que tienen algún revestimiento especial para aumentar su durabilidad, además de los modelos bonitos y resistentes fabricados en acrílico. 

En este sentido, es importante acotar que las jaulas metálicas son más fáciles de limpiar, pues resisten mejor un lavado profundo para retirar los restos de heces y suciedad acumulados en ellas, así como también permiten el uso de desinfectantes aptos para las aves, con la finalidad de favorecer la higiene del espacio.

 

 

Tamaño y separación de barrotes

Si generalizamos, las jaulas grandes son las mejores, ya que permiten mayor movilidad al ave. Como regla básica, para la elección del tamaño adecuado, es necesario conocer la medida del pájaro con las alas desplegadas y multiplicarla por 1,5. 

El resultado obtenido será la medida mínima de alto, largo y ancho del espacio libre dentro de la jaula, es decir, el espacio que no incluye la percha, juguetes, nidos, platos y demás accesorios dentro de la jaula.

Si el espacio en casa y tu presupuesto lo permiten, lo mejor para el ave sería que la jaula sea 3 veces más grande que la envergadura, pues una jaula pequeña genera estrés en el pájaro hasta desencadenar conductas poco saludables como gritar, picotear o arrancarse las plumas. Algunas de estas conductas pueden terminar en la muerte del ave. 

De igual forma, la distancia entre los barrotes dependerá del tamaño del ave, siendo recomendable un espacio de 1,5 cm para especies pequeñas como canarios, periquitos y similares. Para aves de porte medio como loros, ninfas, aratingas o lorito senegalés es apropiada una distancia de 2 cm entre los barrotes, mientras que para especies más grandes como los guacamayos y cacatúas el espacio puede ser de 3 cm.

 

Formas y diseños variados

Ahora bien, con respecto al formato de la jaula, si tienes aves grandes se recomienda que los barrotes estén dispuestas de forma horizontal porque esto les permiten trepar con mayor comodidad, recordando que estos deben ser fuertes para soportar el peso, picoteos y maltratos de las aves.

Sobre el diseño, puedes encontrar jaulas rectangulares, cuadradas y circulares, siendo las dos primeras más espaciosas para favorecer la salud emocional del ave. En este sentido, es importante evitar aquellos ángulos que complican una limpieza profunda del espacio.

Entre los diversos tipos de jaula podemos distinguir los modelos para reproducir que son como dos jaulas separadas por un panel que se retira en la época de apareamiento. También, están las jaulas con cúpula, las jaulas de viaje y las de juego, en fín, hay un modelo adaptado para cada necesidad de tu ave, tu espacio y presupuesto.

 

Hallar el lugar ideal

Conseguir el mejor lugar para la jaula de tu mascota dependerá de varios factores. Para empezar, debes buscar un espacio ventilado e iluminado, que reciba sol, pero también sombra. En caso de estar cerca de una ventana, evita que le lleguen las corrientes de aire directamente, por tanto en invierno y verano debes evitar las temperaturas extremas.

Otra recomendación es que uno de los lados siempre esté hacia la pared, para que el pájaro tenga una sensación de mayor seguridad. Asimismo, hay quienes afirman que la sala o el comedor son el mejor lugar para colocar la jaula, pues allí se produce la mayor interacción familiar y así el ave no se sentirá sola. 

En este sentido, debes saber que la cocina no es el lugar más idóneo para la jaula, ya que allí el pájaro está expuesto a la grasa, vapores y gases que son nocivos para su salud. 

 

 

Limpieza de la jaula

Veterinarios y cuidadores de aves coinciden en que una buena higiene de la jaula es sinónimo de salud en los pájaros, así que recomiendan una limpieza diaria de la bandeja recogedora de heces y restos de comida, así como de los accesorios como balancines, platos de comida, juguetes, entre otros. 

Lo más fácil para los cuidadores es tener uno o dos pares de estos elementos internos de la jaula para hacer el recambio mientras los otros se secan bien. De igual forma, es recomendable tener una jaula sencilla en la que el ave pueda estar resguardada mientras se realiza la limpieza a la jaula principal.

Por otra parte, no podemos olvidar mantener desinfectado el espacio con los productos aptos para las aves que se venden en tiendas especializadas. Pero, si prefieres un desinfectante natural, puedes preparar una solución con una parte de bicarbonato de sodio por dos partes de agua y utilizar un rociador para impregnar la jaula de esta mezcla. 

Es importante recordar que si usas papel periódico o absorbente para la bandeja extraíble de la jaula, cambies diariamente dicho papel, porque la acumulación de las excreciones del ave pueden favorecer la colonización de bacterias y microorganismos que eventualmente llegan a causar enfermedades en tu mascota.