Última actualización: 13.11.19

 

Estamos acostumbrados a que las personas tienen en casa gatos y perros como mascotas. Sin embargo, los conejos también son unos buenos compañeros. Se trata de un animal amigable, esponjoso, pequeño y que no requiere de cuidados especiales. En este sentido, podrás atenderlo diariamente y continuar con tus actividades cotidianas.

 

Los conejos sin lugar a dudas, son una buena alternativa para quien quiere adoptar una mascota. Si bien es cierto que, como todo animal doméstico, requiere de cierto tipo de atenciones con respecto a su alimentación, ejercicio, salud y descanso, esto definitivamente no es una tarea que escape de nuestras manos.

Los conejos son un buen compañero tanto para los grandes como para los pequeños de la casa, ya que son animales traviesos, juguetones y bastante recíprocos a las muestras de cariño. Al momento de realizar la selección del que llevarás contigo, encontrarás que existen muchas razas con características particulares. No obstante, los pasos a seguir para mantenerlos sanos y felices por lo general no suelen variar.

 

Pasos para cuidar de un conejo en casa

Ten presente que una vez y adoptas a un conejo, inmediatamente se vuelve un miembro activo de la familia, por lo que necesitará cuidado, cariño y atención. No puedes simplemente comprar algún modelo de jaulas para conejos, llenar los contenedores de alimentos y encerrarlo en dicha estructura. Los conejos pueden deprimirse o estresarse, siendo necesario que te mantengas atento a sus cambios de ánimo. 

Además, requieren de una revisión médica anual, alimentación balanceada, hidratación y, aunque en ocasiones les gusta la tranquilidad de su madriguera, también les encanta el contacto con las personas cercanas a su entorno. Si quieres conocer más acerca de la correcta manera de cuidar a tu nueva mascota, no puedes dejar de leer los pasos que hemos preparado para orientarte en tan importante tarea.

 

 

Consigue la jaula ideal

Si pensabas que sólo tenías que seleccionar la mejor jaula para conejos del momento según las opiniones de compra de los usuarios en algún sitio web, debemos decirte que estás incurriendo en un grave error. Claro está, debes tener en consideración los indicadores de calidad de los materiales empleados para la fabricación de la estructura, el método de abertura para limpiar la bandeja y de cierre para evitar que el conejo se escape. 

Sin embargo, lo primero a evaluar son las dimensiones de la jaula, ya que lo que se necesita es que el conejo disponga de una superficie espaciosa en la que pueda estirarse y moverse cómodamente. Por ejemplo, si tu mascota pesa un promedio de cuatro kilogramos, entonces necesitará una estructura con un formato mínimo de alto – ancho correspondiente a 60 x 100 centímetros.

De igual manera, asegúrate de equipar la jaula con un contenedor para los alimentos, otro para la hidratación, un nido para el descanso del animal y un pequeño arenero para que haga sus necesidades. Además, esparce sobre la superficie una capa robusta de virutas compuestas de heno o pino, que le permitan al conejo cubrirse con ella sin ninguna limitación.

 

Contacta un buen veterinario

No puedes esperar a que tu mascota presente algún síntoma de malestar para acudir al veterinario, por lo que antes de llevarlo a casa tendrá que visitar a dicho especialista. En un inicio, evaluará cómo se encuentra el conejo y aplicará las primeras vacunas, que a partir de ese momento serán colocadas en sus revisiones anuales. Esto es de gran importancia, porque con ellas estamos previniendo la mixomatosis,  una enfermedad bastante frecuente que tiene lugar a partir de la picadura de los mosquitos o pulgas, pero que afortunadamente tiene tratamiento y está en tus manos evitar que afecte la salud del conejo.

Por otra parte, está el tema de la esterilización. El veterinario es quien se encarga de determinar la edad a la que es conveniente llevarla a cabo, puesto que de no hacerlo podrían aparecer tumores en la hembra. En el caso del macho, se comenzarían a notar cambios poco favorables en su comportamiento.

 

Proporciona una alimentación balanceada

Al igual que todo ser viviente, los conejos requieren de nutrientes para crecer sanos y fuertes, siendo necesario que les proporciones una dieta balanceada. Se trata de un animal herbívoro que consume hojas de nabo, césped, heno, diente de león, avena, espinacas, hinojo y berros, así como también trozos de zanahoria, manzana y apio. Es importante que evites suministrarle brócoli, porque contiene demasiado calcio y podría producirle cálculos. 

Asimismo, nunca le des golosinas de las que solemos consumir, pues ten presente que los conejos son intolerantes al azúcar refinada. Los especialistas recomiendan complementar su alimentación con una porción diaria de pellets de hierbas.

 

Cuida de su aseo personal

Los conejos, al igual que los gatos no necesitan bañarse, pero sí es necesario que cepilles su pelaje periódicamente. Adquiere en una tienda departamental un peine especial, con el que puedas masajear el cuero cabelludo, desenredar su pelo, y evitar que se lo trague, lo que podría producir la acumulación de pelo en su estómago y provocar vómito. Además, durante la temporada de verano deberás humedecer tanto sus orejas como la nuca para que se refresquen.

 

 

Cuida del crecimiento de sus dientes

Una particularidad de los conejos es que sus dientes nunca dejan de crecer, pero tranquilo que esto no es una situación por la que debas preocuparte. Claro está, siempre y cuando tomes algunas medidas para controlar el crecimiento de la dentadura. Así que corta pequeños trozos de madera virgen y colócalos en la jaula de manera que el conejo los muerda, ayudando así a desgastar la dentadura paulatinamente. El pellet consumido diariamente también cumple esta función, ya que posee dureza media.

 

Promueve la ejercitación del conejo al aire libre

Los conejos son animales que requieren de movimiento y ejercitación. Así que no bastará con proveerlos de una jaula espaciosa en la que puedan moverse de un extremo de la bandeja al otro, pues también es necesario que les permitas salir de dicha estructura a correr y saltar libremente. Pero se cuidadoso, ya que suelen ser bastante traviesos y no querrás encontrar tus zapatos favoritos con algunos mordiscos. También, ten presente que la falta de ejercitación promueve la obesidad en el animal e incluso podría deprimirse debido al encierro.