Última actualización: 29.10.20

 

Aunque los peces suelen ser más fáciles de atender que otras mascotas, también es cierto que la crianza de estos animales acuáticos puede ser muy delicada, sobre todo porque el acuario y especialmente su filtro necesitan una rutina de limpieza para mantener en buenas condiciones el ecosistema, lo que a la larga permite que los peces estén más sanos y felices.

 

Entre las actividades más importantes del mantenimiento del acuario está el cambio del agua, ya que tanto los peces como los invertebrados y las plantas tienden a generar residuos que son fosfatos y nitratos, que al concentrarse en grandes cantidades pueden ser tóxicos para la salud de los habitantes del ecosistema. Por esta razón, es bueno cambiar el agua para disminuir la presencia de desechos y así prevenir enfermedades.

Consiste en sacar agua con suciedad e introducir agua limpia, pero es importante calcular las cantidades. Por norma general, el máximo de agua extraída es de 50 %, sin embargo, esto depende del tipo de acuario. Esta regla aplica si tienes peces de gran apetito, pues significa también que habrá más heces en el agua, por lo que la concentración de nitratos es alta. Si por el contrario tienes peces muy pequeños que comen poco, entonces deberás extraer solo 30 o 40 % del agua. Aunque puedes hacer esto semanalmente, también puede ser cada 10 o 15 días, pero dependerá de algunas variables como la cantidad de peces y la forma de alimentación.

Ahora bien, el agua nueva que vas a introducir al acuario también necesita un tratamiento especial, ya que por lo general el agua corriente del grifo es tratada, por lo que contiene altos niveles de cloro, que es inofensivo para el ser humano, pero muy perjudicial para los animales acuáticos. En el caso de los peces, el cloro puede dañar las aletas, la mucosa protectora de la piel y las agallas, siendo más propensos a enfermar. El peligro está en que la mayoría de las veces estos síntomas no son visibles para los dueños de los peces, por lo que terminan muriendo a causa del cloro por desconocimiento. 

Antes de colocar el agua en el acuario es bueno añadir un acondicionador para eliminar el cloro, esta sustancia puede ser una solución buena y económica, además, es muy fácil de encontrar en las tiendas de peces y mascotas, pero debes leer las instrucciones del producto para aplicar la dosis recomendada por cada fabricante. Esta agua debe quedar en reposo por unos instantes antes de que puedas introducirla en el acuario.

¿Cómo debo realizar el mantenimiento del filtro?

El filtro es la pieza fundamental para mantener limpio el acuario, pero si este elemento tiene demasiada suciedad es posible que resulte perjudicial para la salud de los peces. Además, las bacterias que colocas en el filtro para realizar la limpieza biológica deben estar en buenas condiciones para realizar su tarea a cabalidad, de lo contrario mueren y no pueden ayudar a los animales acuáticos. 

Lo primero que necesitas saber es que el filtro necesita una revisión periódica como el resto del acuario, para asegurarte de que está funcionando correctamente. Es recomendable que lo revises semanalmente, tratando de fijarte que no tenga fugas, grietas o esté haciendo ruidos diferentes a los normales. Muchas veces, al realizar el mantenimiento del acuario mueves piedras y plantas, rozando el acuario sin darte cuenta, por eso es especialmente importante que lo revises si has estado moviendo piezas en el interior del recipiente.

Es recomendable revisar el acuario unas horas después de haber cambiado el agua o cuando hayas movido algunas piezas en su interior, no solo para que te cerciores de que los peces están bien, sino para saber si el filtro tiene fugas, ya que algunas veces se trata de una gota casi imperceptible, pero que significa una gran pérdida de agua si pasas todo el día fuera de casa.

Otra de las características que debemos tomar en cuenta con relación al filtro para acuario es la fuerza con la que expulsa el agua. Si notas que el filtro ha perdido fuerza es muy probable que tenga exceso de suciedad, por lo que su funcionamiento será muy limitado, esta es una manera sencilla de saber que el filtro necesita una limpieza inmediata, ya que está a punto de colapsar, lo que significa que puede dejar de funcionar completamente en cualquier momento.

Al pasar menos agua a través del filtro, la carga biológica tendrá menos nitritos para eliminar, por lo que el resto de las sustancias tóxicas se quedan en el acuario. Además, el agua transporta el oxígeno, que es vital para mantener las bacterias en buenas condiciones, por lo tanto, dejan de hacer su trabajo y mueren, perjudicando el ciclo del acuario.

Pasos para limpiar el filtro del acuario

Debido a que el filtro contiene la carga biológica, lo primero que debemos tomar en cuenta es que no es recomendable limpiarlo con cualquier agua corriente, lo más recomendable es utilizar la propia agua del acuario, ya que esta tiene el PH adecuado y la temperatura correcta para que las bacterias puedan sobrevivir. Al mismo tiempo, es importante mantener el material de las bacterias sumergido en el agua, para que no se seque en ningún momento. 

Una vez que tienes esto claro, ya puedes apagar el filtro y sacarlo del agua, para poder hacer el proceso con mayor comodidad. Coloca la carga biológica en agua mientras limpias las piezas de goma y plástico. Si están demasiado sucias, entonces sí debes utilizar agua del grifo para una limpieza un poco más intensa, pero sin exagerar. 

En este punto, vale la pena señalar que la limpieza del filtro no debe ser tan profunda como algunos quisiéramos, ya que esto podría afectar el ecosistema y algunos peces y plantas son muy susceptibles a los cambios bruscos. En este sentido, trata de que el filtro no quede impoluto, sino libre de los restos más grandes para que el agua fluya fácilmente a través de él. 

Un vez que hayas realizado la limpieza es hora de montar el filtro y volver a instalarlo en el acuario. Como último consejo, cada vez que realices la limpieza del filtro comprueba que has hecho la instalación correctamente, para evitar fugas o malos funcionamientos. Además, es recomendable hacer seguimiento al comportamiento de los peces en las horas sucesivas, para verificar que el ecosistema no ha sido afectado negativamente.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments