Última actualización: 29.10.20

 

Los filtros para acuario no siempre brindan la efectividad que esperas y los de mayor calidad suelen tener un precio considerable, por lo que puede ser complicado escoger el modelo correcto, sobre todo si tienes una pecera muy grande con peces que requieren cuidados delicados. Por esta razón, vale la pena revisar los pasos para construir un equipo de funcionamiento óptimo.

 

  1. Elige los materiales en función al tamaño de tu pecera

Lo primero que necesitas es una bomba sumergible que servirá como filtro. Al comprarla debes asegurarte de que sea capaz de bombear dos veces la cantidad de agua que tenga tu pecera por cada hora. El siguiente paso es conseguir un tubo de plástico rígido, que tenga el grosor suficiente para encajar de forma correcta en la boquilla de la válvula de la bomba. No es necesario que el tubo sea muy largo, ya que la bomba va en el agua y no debería ocupar demasiado espacio en el interior del acuario.

Si tienes una pecera elaborada con materiales delicados o frágiles, entonces son recomendables los filtros de carga mecánica. Es importante adquirir una esponja que esté indicada específicamente para filtros de pecera, ya que estas son las que tienen las cualidades de absorción que necesitamos. Puedes conseguirla en cualquier tienda para mascotas, en un lugar donde vendan accesorios para acuarios o simplemente en una tienda virtual.

La marca no es tan importante en este caso, pero es recomendable que la esponja de tu elección sea triangular, para que pueda encajar fácilmente en una de las esquinas de la pecera. En caso de que sea muy grande, puedes cortarla, tomando en cuenta que su tamaño final debe ser mayor al diámetro del tubo de plástico anteriormente seleccionado. También, es recomendable que la esponja tenga poros grandes, ya que esto aumenta la capacidad de absorber las bacterias, garantizando la limpieza del agua.

 

  1. Crea agujeros en el tubo

Los agujeros servirán para dejar pasar el aire y ayudarán a la esponja durante la absorción. Para esto debes medir la altura de la esponja con el tubo de plástico, realizando una pequeña marca donde llegue el borde la esponja. Ahora es momento de crear los agujeros en el tubo por debajo de la marca.

Para este paso puedes necesitar un taladro eléctrico que facilite la tarea y en caso de no contar con uno puedes utilizar un clavo caliente para realizar los agujeros. Es importante destacar que los agujeros deben tener una distancia de 2,5 cm entre ellos a través de la superficie del tubo. Puedes crear entre 8 y 10 agujeros según la longitud de la esponja.

  1. Introduce el tubo en la esponja

Toma el tubo por la parte que no tiene los agujeros y tapa el extremo inferior con una tapa para tubo PVC o en su defecto con un pedazo de poliestireno. Esto mantendrá bloqueada la esponja. Para introducir el tubo debes crear un pequeño agujero en la esponja previamente, facilitando de este modo su deslizamiento. El tubo debe llegar a la base de la esponja y es importante que todos los agujeros del mismo queden en el interior de la esponja, para esto hay que medir su altura cuidadosamente.

 

  1. Incorpora el tubo a la bomba y crea una salida para el agua limpia

Es momento de unir el otro extremo del tubo con la boquilla de la válvula, de esta manera, la bomba absorberá el agua y esta pasará a través de la esponja, que a su vez concentrará toda la suciedad de la pecera para mantenerla limpia. No obstante, para que el agua limpia sea expulsada es necesario cortar un pedazo de tubo y conectarlo a la salida de la válvula. El tubo no debe ser demasiado largo, por lo que se recomienda una medida entre 7 cm y 10 cm.

En este punto, solo debes colocar el filtro en el interior del acuario, es bueno que quede en los bordes para evitar obstaculizar el paso de los peces. En caso de que la bomba incluya ventosas, puedes utilizarlas para fijar el filtro a las paredes internas del acuario. Trata de que quede lo más cerca de la superficie posible, ya que de esta manera el agua limpia será expulsada de manera más eficiente.

Otra forma sencilla de elaborar un filtro de acuario

Un método económico para crear un filtro de acuario (en este enlace puedes encontrar algunas opciones de compra) es utilizar una simple botella de plástico. El pico de esta debe encajar de manera adecuada con la boquilla de la válvula de la bomba. Debes tomar en cuenta que mientras más sea la potencia de la bomba mayor deberá ser el tamaño de la botella. Por lo general, el método de la botella es recomendado para acuarios grandes.

Haz un corte en V en la parte inferior y superior de la botella sin dañar el fondo, esta abertura servirá para dejar entrar y salir el agua. El siguiente paso es llenar un tercio del interior de la botella con vellón, indicado para ayudar a atrapar los residuos contaminantes. También, puedes agregar un poco de carbón activado, que resulta efectivo para filtrar las bacterias y toxinas. Termina de llenar la botella con el vellón y envuelve con alguna especie de malla, preferiblemente de nailon. Debes cubrir principalmente los agujeros superior e inferior, de esta manera evitarás el paso a peces pequeños.

Después puedes encajar el pico de la botella con la boquilla de la bomba sumergible. Esta boquilla es la que succionará el agua contaminada e insertará la suciedad en la botella, al mismo tiempo, el material de filtración limpiará el agua. Para este método también es necesario recortar un tubo de aproximadamente 7 cm de longitud, que va unido a la válvula y servirá como salida para el agua limpia. Por último, solo debes introducir la bomba en el acuario y pegar con ventosas en caso de que las tenga. Es recomendable colocarlo en una de las paredes céntricas del acuario, ya que de esta manera podrá distribuir el agua con mayor eficacia en caso de que sea una pecera muy grande.

 

Suscribir
Notificar de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments