Última actualización: 20.11.19

 

Tener un perro puede ser muy importante en la vida de muchas personas, hasta el punto de dormir juntos en la misma cama. Pero es necesario tomar en consideración que ese hábito puede ocasionar problemas en la conducta del can, puede ser un foco de enfermedades para los humanos y hasta puede alterar nuestro sueño.

 

Si eres de los que piensan que no es tan malo dormir con tu mascota, sobre todo si es un tierno cachorrito, o si vives solo y tienes a este compañero de hogar, entonces debes saber que esa opción no es muy recomendable, pues cuando crezca el cachorro y adopte sus hábitos de sueño pudiera ser incómodo dormir con él en la misma cama; o en el caso de encontrar pareja, el hecho de haber acostumbrado a tu perro a dormir contigo pudiera ocasionar un conflicto conyugal; sin olvidar que, quizás, después venga un tercero a ocupar su espacio; por lo que sería una buena idea optar por una cama para perros.

Ahora bien, podemos observar que existen muchas opiniones respecto a los beneficios y desventajas de dormir con un perro, pero todo dependerá de nuestra decisión de querer compartir la cama con nuestro amigo canino, ya que probablemente no sea tan malo, siempre que el can se encuentre en un buen estado de salud, libre de parásitos y totalmente limpio. Aunque, si el perro pasea por la calle de forma rutinaria, es inevitable que se ensucie o que pueda adquirir alguna enfermedad contagiosa. En las siguientes líneas, abordaremos 3 razones que consideramos explican de forma sencilla el por qué no deberíamos dormir con el perro en la misma cama. 

 

1. Problemas de conducta en el perro

Según opiniones de especialistas en conducta canina, dormir con el perro puede generar problemas en su comportamiento, ya que pudiera volverse ansioso, inseguro, agresivo y hasta puede deprimirse, incluso pretenderá marcar su territorio en ese espacio orinando en las sábanas, lo que probablemente va a enojarte y le llamarás la atención, pero el perro no entenderá. 

Adicionalmente, dormir con el perro puede generarte problemas con tu pareja, debido a la falta de espacio y de privacidad en tu habitación, lo que de seguro te proporcionará algunas discusiones familiares. En este orden de ideas, te aconsejamos no tomar esta decisión de dormir con tu mascota, ya que no es la opción más adecuada para la salud emocional del perro; así que, lo mejor sería que buscaras qué cama para perro comprar para darle su propio espacio a tu mascota, para evitarte problemas de esta índole.

 

 

2. Foco de infección y enfermedades para los humanos

Es importante saber que los perros tienen en su cuerpo una cantidad considerable de microorganismos los cuales no son visibles al ojo humano, tales como virus, bacterias, polvo, hongos, etc. Recuerda que estos animales al momento de salir de paseo fuera de casa, suelen husmear por todo su entorno o salen para hacer sus necesidades. 

Si eres una persona alérgica, los ácaros o las células muertas en la piel, son un foco de alergias, que se pueden producir en cualquier momento sin importar la edad, por lo que no es aconsejable dormir con el perro en la misma cama. Además, las pulgas y garrapatas son los parásitos externos más comunes que anidan en el cuerpo y pelaje del perro, los cuales son un gran foco de infecciones ocasionadas por dichos parásitos y que pueden producir graves enfermedades, siendo esta otra razón para no dormir con el perro.

Otra situación que puede ocurrir mientras el perro duerme, es su instinto de arañar, por lo que pudiera herirte sin querer y esa herida pudiera llegar a infectarse. Por otro lado, es oportuno destacar que en el caso de aquellas personas que cuentan con un sistema inmunológico débil, tales como niños pequeños, adultos mayores y mujeres embarazadas, por razones obvias no pueden dormir con estas mascotas, ya que pueden contraer enfermedades de forma más rápida.

 

3. Alteración del sueño

Hay quienes consideran que la mejor forma de descansar se consigue durmiendo solo, sin animales ni personas a nuestro lado. Si tienes pareja, probablemente no acepte que duerman en habitaciones separadas, pero tampoco es recomendable que tu mascota se acueste en la cama con ustedes. 

En tal sentido, debes saber que los movimientos corporales, las pesadillas y hasta los ronquidos, son capaces de impactar en la calidad de nuestro sueño, lo que evita un buen descanso debido a que nos despertaremos durante la noche. Pero si adicionalmente sufres de insomnio, tu sueño es muy ligero o si tienes otros problemas para dormir, el hecho de que tu perro duerma contigo puede agravar tu situación.

 

 

Así que, ten presente que el hábito de dormir con nuestro amigo canino podría alterar las horas de descanso, porque se interrumpirá el tiempo que tienes para dormir. También, durante los fines de semana será un problema dormir con el perro, porque probablemente querrás quedarte más tiempo en tu cama, pero el can te lamerá para que despiertes y lo lleves a hacer sus necesidades fisiológicas.

Otro aspecto que pudiera afectar nuestro sueño es el hecho de la temperatura corporal que presentan los animales y personas durante la noche, ya que en ambos casos la temperatura corporal de uno es muy diferente a la del otro, las cuales descienden en estado de reposo. Si hace mucho calor, probablemente no querrás que tu perro lleno de pelos se acerque a tu cama, porque la misma será un horno, sobre todo si está acostumbrado a dormir junto a ti, aunque en épocas de frío quizá te parezca divertido y cálido dormir con el perro.

 

Otros consejos

Si a pesar de estas razones esbozadas, consideras una buena idea dormir con tu perro, es aconsejable que visites al veterinario por lo menos cada 6 meses, para que evalúe a tu mascota y pueda descartar cualquier enfermedad. 

Es importante tener un control de su calendario de vacunación y cumplir con todas sus vacunas. Te recomendamos desparasitar regularmente a tu perro, tanto interna como externamente; limpia sus patas después de ir de paseo; baña a tu mascota todos los meses y cepilla bien su pelaje para que pueda eliminarse el pelo muerto, lo que ayudará también en la prevención de los parásitos.