Última actualización: 15.10.19

 

Como bien sabrás, para viajar de forma segura con una mascota en cualquier medio de transporte se deben seguir algunas pautas y recomendaciones para proteger tanto tu integridad como la integridad del animal. En este espacio te daremos algunos consejos y alternativas que podrías emplear para viajar con mayor comodidad y seguridad sin importar tu destino o medio de transporte.

 

Sistemas de seguridad para viajes

Si tienes planeado pronto un viaje con tu mascota, debes tener en cuenta un par de cosas primero: el medio de transporte, la raza de tu perro o gato y las exigencias de la empresa de traslado. Luego de que hayas verificado que cumples con los requerimientos y tengas el papeleo necesario para poder viajar sin inconvenientes ni retrasos, puedes escoger qué método de seguridad vas a emplear para llevar a tu mascota contigo.

Ahora te indicaremos cuáles son los sistemas de seguridad más empleados por algunos usuarios, así como también las ventajas y desventajas que estos presentan:

 

 

1.  Transportín para perro

Puede que la opción más popular y práctica sean los transportines. Estos productos están diseñados para que puedas llevar a la mascota como si fuera parte de un equipaje.

Una de las ventajas que ofrece un transportín para perro o gato, es que el mercado es bastante amplio en esta categoría, por lo que tienes un sinfín de marcas y modelos entre los cuales elegir. Asimismo, también existen diversos tipos de transportines, ya sean según su tipo de material o diseño estructural.

Por ejemplo, puedes optar por un transportín estándar rígido, pero deberás asegurarte de que tiene las dimensiones adecuadas para que tu mascota pueda ir dentro cómodamente, así como también de proveer algún tipo de colchón o sábanas para que se recueste. No olvides verificar que el transportín cuente con rejillas de ventilación que permitan la correcta circulación de aire.

Si no deseas un modelo rígido, también tienes múltiples opciones fabricadas en cuero, materiales sintéticos, tela, etc. Estos puedes hallarlos, de igual forma, en diferentes tamaños y diseños, por lo que, si buscas con cuidado podrás adquirir el más adecuado tanto para ti como para tu mascota.

Además de esto, hace un par de años se han venido popularizando los transportines con forma de mochila, que permiten llevar a la mascota cargada sobre la espalda. Eso sí, generalmente, están diseñados para razas pequeñas.

 

 

 

2. Rejilla divisoria para el coche

Las rejillas divisorias son muy útiles para viajes en el coche. Este producto consiste en una rejilla capaz de bloquear el acceso a los asientos delanteros, de manera que la parte trasera del coche pueda convertirse en una especie de “habitáculo” para la mascota. Suelen ser muy fáciles de instalar y, al igual que otros productos para perros y gatos, también puedes encontrar diferentes opciones según su capacidad, tamaño, materiales de fabricación, etc.

La ventaja que te ofrece la rejilla divisoria es que le permite al animal mayor espacio para moverse, así como también te da la posibilidad de viajar con un perro de gran tamaño, pero no es capaz de mantener al animal en una posición fija en caso de un choque vehicular.

 

 

3. Cinturón con arnés

Por último, nos encontramos con los cinturones con arnés. Estos cinturones pueden tener uno o dos enganches dependiendo de su modelo. Si optas por la primera opción, obtendrás un arnés para tu mascota que podrás asegurar en el enganche de tu coche. En caso de que adquieras el cinturón con dos enganches, su función será usar uno de los ganchos para amarrar al collar del perro o gato y el otro para conectar con el enganche del coche. Este sistema, aunque es fácil de utilizar y puede que sea una de las alternativas más económicas, quizá no sea la más segura para tu mascota, dado que, en caso de una colisión, no estaría completamente protegida y podría golpearse con los laterales e incluso con el techo del vehículo y verse en peligro.

 

 

Limitaciones de algunos medios de transporte

Debes también considerar que, algunos medios de transporte tienen ciertas reservaciones al momento de permitir el ingreso de animales a sus instalaciones. Por ejemplo, si vas a viajar en avión es necesario que antes de siquiera comprar el pasaje, revises en la página oficial de la aerolínea cuál es su política al respecto para viajar con mascotas, así como también los requerimientos. Muchas aerolíneas tienen estipulaciones respecto al peso del animal y al tamaño del transportín, el cual, en su mayoría, no puede superar determinadas dimensiones debido a que, por medidas de seguridad, se debe colocar debajo del asiento.

Si vas a viajar con un animal de raza grande, es probable que éste deba ir en bodega, razón por la que es aún más importante tener en cuenta muy en detalle todos los aspectos del transportín que vas a emplear, así como también asegurarse de que la bodega cuenta con sistema de climatización.

En el caso de viajes por carretera, es necesario que te comuniques con la empresa de transportes para revisar también cuál es su política y qué se necesita para viajar con un perro o gato. No obstante, prácticamente para poder viajar haciendo uso de cualquier medio de transporte, tendrás que presentar certificados de salud que acrediten la buena salud de tu mascota.

 

Recomendaciones generales para viajar con la mascota

Sin importar cuál sea el medio de transporte que elijas o hacia dónde te diriges, es recomendable que siempre tengas a mano la cartilla de vacunación de tu amigo peludo, así como también sus certificados de salud, carnés de identificación o cualquier otra documentación que podría serte solicitada en algún puesto de control.

Asimismo, debes tener en consideración el tiempo que va a tomar el traslado, ya sea un paseo corto o un viaje de larga duración, dado que, para poder saber qué transportín para perro comprar, debes tener en cuenta tanto tu comodidad como la comodidad de tu mascota.

No te olvides también de proveer de agua, alimento y ventilación durante todas las etapas del viaje, así como de asegurar que tiene el espacio necesario para poder estirarse y cambiar de posición si lo desea.